GRUPO PLAZA

críticas al gobierno de españa por pedir un plan de ajuste a andalucía

Casado se pasa de frenada y pide una penitencia para la Comunitat que sufre desde hace años

17/12/2019 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana irrumpió este lunes en el debate nacional de una manera colateral que disgustó notablemente al Consell que lidera Ximo Puig y que, en general, tampoco dejó en un gran lugar en el ámbito autonómico al líder del PP, Pablo Casado.

Dentro del fuego cruzado del debate nacional, el presidente de los populares pidió este lunes la comparecencia en el Congreso de la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, para que explique –la mal llamada– 'intervención' de la Junta de Andalucía. "Si tuviera un mínimo de coherencia el Ejecutivo tendría que tomar la misma medida con la Comunitat Valenciana y otras comunidades gobernadas por el PSOE", señaló Casado, según recogieron las agencias.

Lo hizo tras conocerse que el ministerio ha comunicado a la Junta de Andalucía que no podrá salir a los mercados a captar financiación en 2020 por haber incumplido el objetivo de estabilidad, deuda pública y regla de gasto del ejercicio 2018, cuando estaba bajo el gobierno socialista y la consejera de Hacienda era precisamente, María Jesús Montero.

Esta situación ha llevado al Gobierno de Pedro Sánchez ha reclamar al Ejecutivo andaluz, ahora en manos de PP y Ciudadanos, que presente un plan de ajuste que incluya medidas que garanticen el cumplimiento de los objetivos de estabilidad y de deuda pública.

Casado consideró esta medida un "agravio comparativo" respecto a otras comunidades y se comprometió a llegar "hasta las últimas consecuencias" para evitarla. El problema para el presidente del PP es que, en su enfado por la medida adoptada hacia una autonomía donde gobierna su partido y en su afán por trasladar el problema a regiones del PSOE, trató de implicar a la Comunitat en la misma penitencia que a Andalucía, cuando la realidad es que al Consell, tanto al anterior del PP como ahora del Botànic, ya se le exige un plan de ajuste al incumplir la Ley de Estabilidad.

Acogida al FLA

La Comunitat, con una deuda en torno a los 48.000 millones de euros, lleva años sin disponer de la capacidad para financiarse en los mercados, concretamente desde 2011, precisamente un año antes de que se pusieran en marcha los préstamos por parte del Gobierno de España con el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), por los que la Generalitat ha ingresado más de 30.000 millones de euros.

En la actualidad, Madrid es la única comunidad que acude a los mercados para financiarse y solo alguna otra como Galicia tiene la capacidad aunque no lo ha solicitado, según informa El Confidencial.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Foto: KIKE TABERNER

Andalucía, por su parte, también se ha acogido al FLA durante varios años, pero no así en los dos últimos. De hecho, tal y como informa el Ministerio de Hacienda, en 2018 y 2019 ya no le fue requerido un plan de ajuste.

Sin embargo, esta circunstancia ha variado al incluir en el cálculo definitivo de 2018 nuevas variables que han hecho pasar a Andalucía de comunidad cumplidora a incumplidora en ese ejercicio. Este es el motivo por el que ahora el Gobierno de España sí le reclama el plan de ajuste, dado que a través de una carta ha rechazado que pueda sumarse al Fondo de Financiación y, por tanto, deberá acudir al FLA. 

Nada nuevo para la Comunitat, que lleva acogiéndose a esta herramienta desde 2012 y presentando cada año su correspondiente plan de ajuste, 2019 incluido, porque este año volverá a incumplir el objetivo del déficit y el techo de gasto.

La situación responde, en gran medida, al reparto establecido en el sistema de financiación autonómica caducado desde 2014 que perjudica gravemente a la Comunitat Valenciana, tal y como han admitido todos los ministros de Hacienda de distinto signo en los últimos años. Una reforma que ni Mariano Rajoy (PP) ni Pedro Sánchez (PSOE) han acometido conscientes de las dificultades políticas de abrir un melón que, indudablemente, complicará la vida a cualquier presidente del Gobierno que se atreva a hacerlo.

Curiosamente, Casado demostró en su mitin central de campaña en València conocer en profundidad los problemas de la Comunitat y, aunque su partido evita comprometerse con la exigencia de la deuda histórica, sí ha insistido en que reformará la financiación si en algún momento alcanza el poder. Así pues, y al margen de ser palabras utilizadas en el fragor político, el líder del PP patinó al utilizar a la Comunitat Valenciana como arma contra el Gobierno de Pedro Sánchez, dado que las exigencias planteadas a Andalucía son las que vienen aplicándose a la Generalitat desde años atrás. 

Arrimadas lo ve "demencial" y Vox, "absurdo"

Por otro lado, el socio del PP en la Junta de Andalucía, Ciudadanos, así como su apoyo parlamentario Vox, también criticaron la decisión del Ministerio de Hacienda, si bien no focalizaron su ataque en una autonomía, sino que la dirigieron a "comunidades gobernadas por el PSOE" en general.

Así, la portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, calificó de "demencial, sectario y vergonzoso" que la ministra de Hacienda tome esa decisión respecto a Andalucía mientras "mira para otro lado" ante comunidades gobernadas por el PSOE que tienen índices de déficit mucho mayores.

En esta línea, el portavoz del grupo parlamentario de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, tachó de "absurda" la 'intervención' por parte de la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, de la Junta de Andalucía, una medida que, desde su punto de vista, demuestra "lo mal que funciona el sistema autonómico".

Por su parte, el presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, acusó a Casado de "intentar confrontar a las comunidades autónomas" y querer "romper la convivencia". "Es el peor servicio que le puede hacer a España", reprochó el jefe del Consell, quien acusó al líder del PP de "antivalenciano" por sus manifestaciones.

Noticias relacionadas

el tintero

A dos velas

Así llevamos los valencianos toda la vida cuando aparece la palabra mágica: financiación. Gobierne quien gobierne, siempre nos dedican buenas palabras y nada más. Mucha empatía, pero el dinero para las comunidades conflictivas que chantajean con el gobierno por un puñado de votos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email