X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

memoria del periodismo valenciano

La trastienda periodística de los años de masclet y plomo

En una época sin móviles ni internet, en la que solo había una televisión y las delegaciones de los diarios nacionales eran mínimas, María Consuelo Reyna (Las Provincias) y Ferran Bleda (Levante-EMV) se repartían los lectores en función de sus simpatías políticas. Fueron tiempos duros, de enfrentamiento a cara de perro, de los que ahora, con el tiempo como escudo, se puede hablar con tranquilidad

14/08/2018 - 

VALÈNCIA.El poder y los despachos. Alcaldes que esperan en el zaguán. Rotativas. Masclet y plomo. Amenazas y artefactos. Trincheras. María Consuelo Reyna y Ferran Belda fueron protagonistas de un tiempo —del que somos hijos— en el que la batalla, los regueros de tinta y las posiciones enfrentadas polarizaron agriamente a una sociedad. Fueron primero jefa y redactor, más tarde compitieron al volante de Las Provincias y Levante-EMV. Hoy se rebaten sobre si su desempeño fue contextual o fundamental.

Escucharles hablar en una tarde calurosa de Ruzafa —en mitad de un bullicioso local— es escuchar a qué suena la trastienda de una historia que pese a los espejismos sigue rondándonos.

Del Búnquer Barraqueta a las alianzas políticas al calor de los despachos. Tras las puertas de los suyos propios, bullía el caldo de cultivo, algunas de las claves que encendieron el futuro que estaba por llegar. Causa o efecto, dar voz a la voracidad de la calle o articularla, son también reflejo de las relaciones asimétricas entre periodismo y política. 

Esta cita despuntó en los últimos años setenta en la redacción de Las Provincias, en la Alameda de València: «María Consuelo Reyna se ha ido un momento a lavarse el pelo…» 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

— MC: Sabía que sería periodista contra toda la voluntad familiar; me destinaban a ser farmacéutica. Hice el bachillerato de Ciencias pero llegó el momento y dije: periodista o nada. Mis padres se enteraron a los dieciséis años, pero yo lo sabía desde casi siempre. 

— FB: Llegué a la profesión de pura chamba. Una noche entré en un bar donde estaba Toni Mestre, que necesitaba a alguien con una dicción valenciana correcta. ¡Ah pues este chico es de Xàtiva! Fui a la radio (Radio Nacional de España). Y de la radio comencé a colaborar para Valencia Semanal, luego Las Provincias 

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email