X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de noviembre y se habla de unconvercity grupo siro caso fórmula 1 TORRE EÒLICA Torre Eòlica
GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

Emoji-Análisis del G-7

23/05/2017 - 

Que dice el G-7 que este fin de semana se reúne en Taormina (Italia), para “cumplir las expectativas de los ciudadanos”. Pues vamos a ver, primero, quién es el G-7 y, después, si está preparado para este loable cometido. Pero antes que nada, y como ya lo habrán visto sobre estas líneas, denle una segunda ojeada a la foto del G-7: los líderes de la economía mundial representados en tres filas por 19 hombres y dos mujeres. ¿Ven? Así es. Ésta es la representación que aún tiene la mujer en los puestos de poder, donde se decide la way of life del hombre medio, el que paga los impuestos para que estos prohombres pasen un nice weekend en la bella isola italiana. 

Por cierto, hablando de igualdad de género, chapeau por la Primera Dama norteamericana y la hija del Presidente de Estados Unidos. Melania Trump e Ivanka nos han sorprendido gratamente en la visita oficial a Arabia Saudita, sin velo y vistiendo —casi— a la moda occidental.

Una vez detenidos en esos “pequeños” detalles, vamos a ver qué o quién es el G-7. Como su nombre indica, es una cumbre mundial en la que se reúnen los dirigentes de siete países y sus ministros de finanzas “para tratar la economía mundial, la política exterior, la seguridad de los ciudadanos y la sostenibilidad medioambiental”, según su nota de prensa. Como habrán notado, deliberadamente no he utilizado el adjetivo calificativo “importantes”, porque no están muchos de los importantes, como Rusia o China, por ejemplo. Pero da igual, hay algunos. Y está el nuestro.

No, no está Mariano Rajoy. España no está representada para dirigir los hilos de la economía mundial. Je… (emoticono sonriendo irónicamente). Está Estados Unidos —valga la cacofonía—, está su vecino Canadá, están Alemania, el Reino Unido, Japón —en eterna crisis—, Francia y, ¡ah! Italia. ¿Y los nuestros? La Unión Europea: con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, como podrán comprobar en la instantánea. Un inciso, entre las señoras de la foto está la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde

El tema de la presidencia italiana del G-7 es: «Sentar las bases de una confianza renovada». Y los deberes que se les encomienda a estos gobiernos —recuerden, también a todos los de la Unión Europea— serán adoptar políticas destinadas a cumplir las expectativas de los ciudadanos. El programa de trabajo de la presidencia se basa en tres pilares: seguridad de los ciudadanos; sostenibilidad económica, medioambiental y social, y reducción de las desigualdades, innovación, competencias y trabajo en la era de la próxima revolución productiva.

¿Qué han dicho, Revolución? ¿Revolución productiva? Recuperación global, crecimiento y empleo, transparencia… Nobles palabras y deseos. Ahora se han dado cuenta de que la economía global no funciona para todos por igual, que “ha aumentado las desigualdades y que afecta de forma negativa a la clase media y trabajadora”, dicen. ¿Ahora? Llevamos diez años perdiendo capacidad adquisitiva, empleo, ahorros, devaluando las pensiones, las vidas y las esperanzas.

En su documento de trabajo para el fin de semana hablan de otras muchas cosas, como promover la igualdad de género —algo que no se verá reflejado en la reunión—, el crecimiento de las desigualdades regionales, la lucha contra el fraude fiscal, los ataques del ciber-terrorismo y del terrorismo en sí, y otros muchos buenos deseos… Como diría Miss Universo: “Y la paz en el mundo”.

Pues de revolución productiva nos habla hoy también la jefa, la Comisión Europea, en su informe del Semestre Europeo 2017, donde realiza una serie de recomendaciones país por país, con el apoyo del resto de instituciones comunitarias. Las que nos competen tienen que ver con las desigualdades educativas para colectivos marginales y de origen inmigrante, la necesidad de acometer otra reforma laboral —ya no se sabe en qué sentido— con el fin de aminorar el desempleo, activar las políticas sociales y revolucionar el sistema productivo para alcanzar un mercado laboral más cualificado  que haga frente a las políticas de innovación.

Muy bonito…, si tenemos en cuenta además, las recomendaciones específicas para España, dentro de su programa nacional de estabilidad y reforma. El primer tirón de orejas es por el excesivo déficit, que debe seguir bajando aunque ello implique duras medidas fiscales —aumentar impuestos—. Je… (emoticono sonriendo sarcásticamente). Otro cachete se lo da a las Comunidades Autónomas, que no han sabido utilizar con eficacia los servicios sociales y la oficinas de empleo para dar una respuesta a los parados, pide ayuda para las guarderías y que se potencie el mercado laboral para los trabajadores más cualificados. Que dice que la Universidad es muy rígida y no permite un intercambio fluido con el mundo empresarial. Je… (emoticono sonriendo lacónicamente). 

Además, da la voz de alarma sobre el abusivo y excesivo número de contratos temporales y de corta duración, lo que implica una baja productividad y una alto riesgo de pobreza. Al mismo tiempo, aconseja subir el IVA, es decir, que todos, incluidos los más pobres de la primera línea de este párrafo, paguen impuestos igual que los ricos, porque del IVA no nos salvamos nadie. Je… (emoticono sonriendo resignadamente). Y, como la fama nos precede, se permite el lujo de alertar sobre el alto grado de corrupción y la escasa protección tras el cambio legislativo que supuso la modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal por parte del Gobierno de Mariano Rajoy en 2015, limitando en el tiempo el periodo de investigación. Ja… (emoticono sonriendo rabiosamente).

A todo ello, hay que tener en cuenta que el comunicado que resulte de la cumbre será políticamente vinculante para todos los miembros del G-7. Es decir, tendrán que implementar las políticas necesarias para alcanzar estos objetivos… ¡y la paz en el mundo!

Noticias relacionadas

al otro lado de la colina

¿Y si plagiamos a Trump?

No se asusten, no les propongo plagiar los trabajos universitarios del presidente norteamericano ni adoptar sus toscas maneras, incluyendo la actitud altanera ante la prensa, ya sean mujeres u hombres; me refiero a otro tipo de plagio

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email