GRUPO PLAZA

Entrevista al diputado de Compromís en Les Corts y portavoz de Sanidad de su grupo

Carles Esteve: "Es evidente que el mestizaje no funciona en Sanidad"

Foto: KIKE TABERNER
29/06/2021 - 

VALÈNCIA. Farmacéutico de profesión, Carles Esteve se afilió a Iniciativa poco antes de que se constituyera formalmente la coalición electoral A la Valenciana para las elecciones generales de 2016 y que integraron Compromís, Podemos y EUPV. Una cita en las urnas en las que los valencianistas lograron situar a cuatro diputados en el Congreso, la mayor cifra a lo largo de su historia. 

En las elecciones de 2019, Esteve logró un escaño de diputado en Les Corts Valencianes que, además, compatibiliza con su profesión. Desde entonces, ha asumido las cuestiones relacionadas con sanidad o servicios sociales en su grupo parlamentario. Valencia Plaza se reúne con él para conocer cómo ha vivido Compromís la negociación del decreto de la Empresa Pública de Salud (EPS), en qué punto se encuentran las relaciones con el PSPV después de que Sanidad claudicara a esta cuestión o la preocupación de la coalición por la continuidad de Podem ante la inviabilidad de reformar la ley electoral.  

-¿Le sorprendió que Ana Barceló anunciase el pasado jueves que Torrevieja pasará a la gestión directa de la Conselleria? ¿Conocía Compromís que se iba a hacer este anuncio?
-No, no sabíamos nada. Encantados de que ocurra de la manera que sea porque llevamos trabajando meses para que esto se solucionara, pero es cierto que no teníamos constancia de que se iba a hacer así, de esa manera y en ese momento, en esas condiciones. Ni idea. 

Esteve durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-En Compromís lo leyeron como una victoria. ¿Qué peso creen que tuvo la reunión del otro día de Mónica Oltra con los sindicatos?
-Yo creo que más que esa reunión en concreto, que es parte de todo un proceso muy amplio, ha pesado sobre todo que no había nadie a favor de la EPS. No había nadie más que el PSPV detrás de esa propuesta. Tanto los sindicatos, como el comité de empresa, la mayoría de los trabajadores de los departamentos que están privatizados o los dos grupos que dan soporte al Gobierno, aparte del PSPV. Quizá esa reunión fue el detonante final, pero no había nadie a favor de la EPS y por tanto era una cosa que iba a caer por su propio peso.

-¿Cree que las relaciones entre PSPV y Compromís se pueden resentir más a raíz de esta decisión? Porque los socialistas siguen diciendo que la EPS era una "buena opción". 
-Yo creo que en la manera de entenderlo se equivocan. En Compromís desde hace meses hemos planteado que era un tema complicado y que cuanto antes nos pusiéramos a trabajar, más fácil nos sería para evitar que se desmadrara, y al final la manera de gestión que hemos tenido es un poco esta. ¿Que genera más o menos fricción? Bueno, al final es más sencillo si hacemos los procesos dialogando desde el principio que si lo hacemos al final. Y el resultado de ahora deja claro cuál es la mejor manera de hacer las cosas. 

-¿Por qué cree que Sanidad desoyó las alegaciones que hizo Compromís al decreto en su momento?
-Es raro, porque las alegaciones ni siquiera aparecen en el expediente que llega al consellet. Y eso que estaban registradas, siguieron todo el camino que debían seguir, y es raro. ¿Por qué lo hacen? No lo sé, habría que preguntárselo a ellos. 

-¿Cree que el PSPV fue desleal a Compromís y Podem al presentar este decreto sin que lo supieran sus socios hasta el final?
-Seguramente fueron tácticos más que desleales. Deslealtad hubiera sido que dijeran en algún momento que no van a revertir Torrevieja por lo que fuera. Sería una deslealtad de calado profundo porque el Acuerdo del Botánico lo dice claramente. 

Carles Esteve en Les Corts. Foto: KIKE TABERNER

-¿Entiende que los radiólogos se opusieran a la EPS cuando esta todavía no se había descartado por completo?
-Sí. No lo entendía al principio y reconozco que aquí he cambiado de opinión después de hablar con la gente que lo está haciendo. Cuando te explican que tu puedes tener dos equipos, con dos máquinas pero que no pueden compartir trabajo estando en el mismo recinto, llegas a la conclusión de que no tiene ningún sentido. Atomizar no es la vía para mejorar el sistema sanitario. La solución debe ser unificarlo. Es verdad que ahí tenemos la herencia envenenada de las privatizaciones y ahora devolver a lo público es complicadísimo, pero tendremos que buscar la fórmula. En definitiva, que cambie la titularidad no cambiaría el mayor de los problemas que tiene este servicio, que es que hay dos sistemas que no aportan el uno al otro, no se pueden complementar. Si la empresa pública no solucionaba esto, entonces la empresa no era la solución que buscábamos y así lo debía entender también la Conselleria. 

-¿Sabía usted o alguien de Compromís que el proyecto de la EPS iba a retirarse este lunes, tal y como anunció Sanidad?
-Hasta donde yo sé, nadie sabia en Compromís que iban a retirar el 100% del decreto. ¿Lo esperábamos? Seguramente sí por cómo ha sido todo y porque para lo que quedaba no había nadie a favor.

-Por lo que está diciendo, la comunicación entre PSPV y Compromís no parece la mejor, por no decir que es prácticamente nula. Al menos en este tema, pues desconocían que el anuncio se iba a producir, tampoco esto... 
-Desde Compromís hemos dicho una y otra vez que el Botànic funciona mejor cuanto más dialoga. Y este no ha sido el caso. Al no ser así, claro, nos vemos al final en estas conclusiones y en esta situación, que no es la más agradable del mundo ni la que todo el mundo esperábamos. Creo que hay que volver a poner en marcha los mecanismos de diálogo que teníamos en otro momento y que funcionaban muy bien. Ahí vamos a ser mejor Gobierno.  

Carles Esteve. Foto: KIKE TABERNER

-¿A partir de ahora cuáles son los pasos a seguir? ¿Se llegará a tiempo?
-Yo creo que llegamos a tiempo seguro. El proceso de reversión es irrenunciable, y sabemos desde hace meses que el 15 de octubre terminaba la concesión con Ribera Salud. Eso sí que es acuerdo del Botánico y ahí no hay ninguna duda ni ninguna de las patas puede tener ninguna duda. No admitimos ninguna otra opción que no sea llegar a tiempo. Y lo que hay que hacer ahora es aportar las mayores certezas a los trabajadores y trabajadoras, así como aprender de las cosas que no funcionaron bien en la reversión de Alzira. 

-¿Qué opina de que después de dos años las resonancias sigan sin revertirse?
-Opino que nos lo tenemos que hacer mirar porque el mismo borrador de decreto de la Conselleria de Sanidad reconoce un sobrecoste de 21 millones desde que se acaba el contrato en 2018. Si miras el presupuesto, piensas que cuántas cosas podríamos hacer con 21 millones de euros... es una barbaridad. Esto nos tiene que hacer ver qué ha estado ocurriendo muchos años con las privatizaciones, que al final han sido una lluvia de millones al sector privado para gestionar cosas que la pública hacía por mucho menos.  

-En líneas generales, ¿cree que en Sanidad, el PSPV ha aprovechado la lealtad de Compromís en la pandemia para arrinconar sus siglas?
-Puede ser. A mí me gustaría pensar que en un tema tan serio como este la táctica pesa poco. Entiendo que nunca va a desaparecer, pero debe pesar poco sobre todo cuando se trata de temas tan gordos como este, una pandemia. Sí que es cierto que las tensiones o fricciones que pueden ser normales en el modelo de mestizaje que ha defendido el primer y segundo Botànic no se han reducido en Sanidad durante la pandemia, sino que seguramente se han ampliado. Por lo que es más probable que responda a una cuestión más táctica. 

Carles Esteve en su despacho de Compromís en Les Corts. Foto: KIKE TABERNER

-Con todo esto, ¿cree que el mestizaje está funcionando en Sanidad? Hace unas semanas Aitana Mas decía en Les Corts que la secretaria autonómica de Salud, Isaura Navarro, no había tenido conocimiento del decreto de la EPS, ustedes desconocían el anuncio de esta semana...
-No, es evidente que no. Es evidente que si hay una persona en un segundo escalón, que es una Secretaría Autonómica, que no tiene conocimiento de un tema tan troncal, Botánico y de fricción como es este hasta una vez ya se ha consumado la publicación del borrador, es evidente que hay algo que no está funcionando el mestizaje. El mestizaje tiene un componente humano, personal, de si nos llevamos mejor o peor. Eso se va a dar siempre. Pero políticamente debería haber unos mínimos comunes que se dieran en todas las consellerias, y quizá hemos desaprendido del primer Botánico al segundo. Y este es quizá un caso de desaprendizaje. 

-Ley electoral enterrada. ¿Les preocupa que nos se pueda aprobar y los resultados que obtenga Podemos en las próximas elecciones?
-Nos preocupa sobre todo porque es un compromiso del Botànic cuando presentó su proyecto de Gobierno. Es una cosa que seguramente ya no va a depender de nosotros, ya no hay números y es complicado. Yo soy optimista, pero claro que nos preocupa. A mí me gusta, independientemente de Compromís los gobiernos de coalición, porque creo que ponen encima de la mesa prácticas democráticas que nos han hecho avanzar un montón. Obligan a hablar mucho más que los rodillos a los que estamos acostumbrados, y por eso prefiero un gobierno de coalición. Esta ley electoral también lo facilitaba, no solo en el caso de Unides Podem, también de Ciudadanos. A mí me encantaría que Cs continuara, como quieran, pero que continuaran y que hubiera más opciones. En general soy optimista, pero ¿preocupados? Claro que estamos preocupados. 

-Con la financiación autonómica, ¿hay que montar un pollo?
-La financiación autonómica tiene que dejar de ser un elemento táctico de los partidos y convertirse en un objetivo real, y eso Compromís lo tiene claro. ¿Si hay que montar un pollo o no? Yo sí que daría pasos adelante más valientes, más atrevidos. 

Carles Esteve en el patio ficus de Les Corts. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email