GRUPO PLAZA

la compañía acusa los efectos de la pandemia pero mantiene números

Ice Cream Factory aumenta sus ventas hasta los 124,6 millones de euros tras la entrada de Ferrero

21/09/2021 - 

VALÈNCIA. La compañía alzireña ICFC (Ice Cream Factory Comaker) ha aumentado sus ventas hasta los 124,6 millones de euros en 2020 tras la entrada del Grupo Ferrero con una participación mayoritaria en 2019. Así lo recogen las cuentas de la compañía del pasado ejercicio, que a día de hoy es referencia en el sector de los helados de marca de distribución tanto a nivel nacional como en Europa, además de fabricar productos con las marcas de la multinacional italiana 'Rocher Classic', 'Rocher Dark' y 'Raffaello'.

Presente en más de 15 países con más de 600 trabajadores, la compañía facturó un 8,5% más que en 2018, el anterior ejercicio comparable al ser año completo. Y es que el ejercicio 2019 se cerró con 8 meses de actividad tras reajustar el inicio del año fiscal con la entrada del grupo Ferrero. Desde ICFC recuerdan que el ejercicio 2020 reúne unas "características especiales" ya que, a pesar de que en los primeros seis meses -de septiembre de 2019 a febrero de 2020- la evolución de la actividad estaba alineada con los objetivos y los proyectos previstos, a partir de marzo se vieron truncados por la crisis sanitaria. 

"La irrupción imprevista de la crisis sanitaria ha provocado un alteración en el ritmo decrecimiento que estaba consiguiendo la sociedad, retardando la excelente evolución de los negocios y enturbiando los avances conseguidos hasta esa fecha", señala el informe de gestión que acompaña a las cuentas. Un impacto que ha hecho especial hincapié en la cuenta de resultados, que bajó hasta los 311.000 euros de beneficio. 

La compañía apunta a unos ingresos por venta que se han visto afectados por retrasos en el lanzamiento de pedidos de nuevas líneas de producto que ya estaban concertados con los clientes de la sociedad y que se han visto demorados como consecuencia de la crisis, a lo que se añade la disminución de las operaciones en los canales de venta de la marca propia, tanto horeca como impulso, provocado por el cierre temporal de la restauración y de las ventas de helados al por menor.

"El efecto conjunto de estos dos factores ha provocado una reducción de los ingresos por un importe superior a los 8 millones de euros, que se ha traducido en una disminución del margen bruto inicialmente previsto del orden de los 2,3 millones de euros", señalan. A esto, suman un impacto en los beneficios de 3,1 millones de euros a causa de la pandemia. 

No obstante, señalan que los efectos han sido acotados y controlados durante los meses transcurridos desde el inicio de la crisis hasta la fecha, habiéndose reflejado puntualmente en las cuentas. Y es que, los efectos de la covid han supuesto un incremento de gastos y la disminución de ventas y márgenes, lo que ha afectado negativamente a los beneficios con 3,1 millones de euros. Mientras, la pandemia también ha generado gastos extraordinarios en medidas de protección, actuaciones o turnos que se han elevado a los 789.000 euros. 

ICFC nació como tal en 2003, después de que su fundador, Guillermo Lamsfus, adquiriera a Nestlé las instalaciones de Avidesa, de la que era director general. Fabricar helados para las marcas blancas de los supermercados ha sido la base de la estrategia de la compañía, cuyo máximo accionista desde 2010 hasta la entrada de Ferrero era el fondo Portobello.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email