X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de financiación autonómica rnb retail Caso Alcàsser
GRUPO PLAZA

el billete / OPINIÓN

La Alcaldía, en un pañuelo

26/05/2019 - 

Los rifirrafes de última hora entre dos partidos favoritos de las encuestas para la Alcaldía de València, Compromís y PSPV, han sido la excepción en una campaña muy saludable, tan pacífica que uno teme que pueda hundir la participación aún más de lo que ya lo harán, sospecho, el hartazgo con tanta fiesta de la democracia, la final de la Copa –¡enhorabuena, VCF, ¿tendrá la victoria algún efecto sobre el voto?– y el caloret que se anuncia para este domingo en el que el día continúa ganando terreno a la noche y cuando crees que son las siete de la tarde se han hecho las nueve.

Hay que felicitar a los contendientes del Cap i Casal por una campaña con mucho fair play en el que lo único censurable, ya ves, ha sido la veintena de amonestaciones de la Junta Electoral acumuladas por Compromís por mezclar los papeles del alcalde Ribó y del candidato Ribó.

Nada que ver con lo ocurrido hace cuatro años, cuando en medio de una tensa campaña, saltó la 'noticia' de que Rita Barberá estaba siendo "investigada por la Fiscalía", una fake news –el término aún no era popular, al menos en España– muy bien orquestada por Compromís que pudo ser definitiva para lograr la Alcaldía. El Ritaleaks, como fue bautizado, no era más que la apertura de una investigación tras una denuncia de Compromís que el fiscal del Tribunal Supremo archivó en cuanto llegaron a sus manos las pruebas recabadas ¡durante dos años! por el fiscal Anticorrupción valenciano Vicente Torres.

El asesor de Rita Barberá Luis Salom tomó nota y ha dedicado la legislatura a denunciar a buena parte de los concejales del Govern de la Nau, con las consiguientes aperturas de investigación y a veces con imputación. Empezó por Joan Ribó por un viaje a Galicia que parecía más de partido que institucional y continuó con otros miembros del equipo de gobierno por decisiones heterodoxas al menos desde el punto de vista administrativo que Salom, todavía hoy asesor del Grupo Popular y todavía imputado en el caso del pitufeo, denunció en los juzgados.

Luis Salom, asesor del PP municipal. Foto: EVA MÁÑEZ

La mayoría de esas denuncias ha acabado archivadas, pero todavía hay ocho investigaciones abiertas, con algunos imputados en el Govern de la Nau y en las listas electorales de los tres partidos que lo forman. Por eso apenas hemos oído hablar de corrupción en esta campaña, no hemos oído al PP porque no le interesa que le recuerden su pasado reciente –Ritaleaks no era nada, pero el caso Taula sí– y al tripartito porque ya no toca pedir la dimisión de los concejales imputados, no vayan a señalar a los 'nuestros'.

Fernando Giner, el único que podía aprovechar el tema de la corrupción, ha preferido un perfil más institucional en una meritoria campaña con chaqueta y corbata para dar una imagen opuesta a Ribó –las otras dos alcaldables son mujeres–; una campaña muy centrada en los problemas de dos colectivos, autónomos y familias, donde Ciudadanos tiene su caladero de votos.

Giner en realidad se disputa la Alcaldía con María José Català, cuya campaña ha sido más televisiva –probablemente más eficaz–, colándose en varios programas prime-time y algún debate de las televisiones nacionales. Si la derecha logra los 17 concejales que dan la mayoría, la vara de mando será para quien más votos saque de los dos. En las generales y autonómicas del 28 de abril, Ciudadanos obtuvo en la ciudad 1.400 votos más que el PP –hablamos de en torno a 85.000 cada uno–, y ahora es previsible un descenso de Vox que ya veremos a quién beneficia.

En el otro lado, Joan Ribó ha visto lastrada su campaña con el hándicap de tener que defender su gestión, como le pasa a todos los alcaldes. Las encuestas apuntan que pudo tocar techo en 2015. Su rival Sandra Gómez ha completado la mejor campaña que uno recuerda del PSPV, cosa que tampoco era muy difícil. La candidata socialista, con el viento de cola de la victoria de Sánchez y Puig el 28A, acaricia la idea de ser alcaldesa y parece que su partido también, visto el goteo de ministros en funciones que han venido a apoyarla.

Con todo, puede que la clave esté en la representación que obtengan Podem-EUPV y Vox. Las encuestas les dan entrada casi segura en el Consistorio, con alguna duda en el caso de Vox.

La porra

No puedo acabar el artículo sin la porra que, si has llegado hasta aquí, estarás esperando después de que en las autonómicas acertara más que las encuestas, incluida la de Valencia Plaza. Ahí va:

Compromís 8

Ciudadanos 7

PSPV 7

PP 7

Podem-EUPV 2

Vox 2

Me da que ganará la izquierda por un puñado de votos, imagina si es importante el voto. ¡Suerte a todos!

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
el tintero

La política es poder

Esa frase o muy similar recuerdo del breve y fortuito encuentro que tuve con el actual vicepresidente segundo del Consell y líder de Podemos, Rubén Martínez Dalmau. Y ha cumplido fielmente con su palabra y ha reclamado y logrado ese poder que anhelaba, una vicepresidencia y una conselleria para sus socios

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email