GRUPO PLAZA

Luz verde a 30 millones para regenerar las playas del Saler afectadas por el Puerto de València

11/01/2022 - 

VALÈNCIA. EL Gobierno de España ha dado luz verde definitivamente al proyecto de regeneración de varias playas del sur de València, afectadas por la regresión de la arena por el efecto adverso del Puerto de València. La Dirección General de Costas y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera, aprobó el pasado 3 de diciembre la iniciativa tras superar el proceso de alegaciones y haber integrado alguna de ellas.

La ejecución del proyecto se licitará con un presupuesto base de 30 millones de euros y se centrará en recuperar las playas de L'Arbre del Gos, El Saler y Garrofera de València, en un terreno con una longitud de cerca de 7.000 metros. En ellas, la previsión es llevar a cabo una recarga artificial de 2,9 millones de metros cúbicos de arena, además de prolongar los dos espigones de la Gola de Pujol.

Entre otras cosas, el Ministerio ha aceptado incluir en el proyecto definitivo un sistema de captadores para la fijación de la arena y favorecer así la generación de embriones dunares tras alegar la concejalía de Devesa-Albufera del Ayuntamiento de València. Por otra parte, y en respuesta a la Conselleria de Emergencia Climática, se monitorizarán las especies silvestres presentes durante la realización de las obras para "evitar y minimizar el impacto" de las actuaciones en la fauna y flora del lugar.

Asimismo, el Ministerio se compromete a contemplar el listado de especies marinas de la zona y sus hábitats como condicionantes durante la ejecución de la obra para "evitar cualquier vertido" de la draga durante el trayecto entre el yacimiento de arena y el tramo de costa a regenerar. Y también efectuará un estudio de patrimonio arqueológico en la gola de Pujol que, si es necesario, modificará el plan de vigilancia ambiental.

Foto: EVA MÁÑEZ

Con estos condicionantes, el Gobierno llevará a cabo estas obras de regeneración en un tramo que, según recoge la propia memoria del proyecto "se encuentra en un estado de regresión grave debido principalmente a la falta de aportes sedimentarios del río Túria y de la costa al norte del puerto" y "al efecto sombra y de difracción que provocan las obras de abrigo" del Puerto de València. Algo constatado ya por diversos estudios que se vienen haciendo por el ministerio desde 2007.

En este sentido, dice la memoria, por ahora la administración ha acometido actuaciones de "sucesivos aportes de material" con "carácter puntual", pero explica que "únicamente han supuesto soluciones a corto plazo, sin llegar a abordar globalmente el problema". Este no es otro que el peligro que supone la regresión de las playas, que "amenaza de forma especial a los ecosistemas de la Dehesa, por estrechamiento de la restinga que cierra la Albufera".

Inicialmente se habían planteado tres alternativas diferenciadas para este proyecto: una pretendía recuperar la costa a su posición en el año 1965, otra planteaba además prolongar la Gola de Pujol para reducir el material transportado hacia el sur, y otra añadía la construcción de apoyos intermedios que retuvieran los materiales. 

Finalmente, se eligió la segunda opción, de manera que se restituirá la línea de orilla actual a su posición en el año 1965 y se prolongará la Gola de Pujol, lo que permitirá a su vez el apoyo del material vertido. Ahora que ha sido aprobado el proyecto, sólo queda que el Ministerio saque a concurso público los trabajos y adjudique el contrato para empezar con las labores.

El Saler

La regeneración consistirá en recargar artificialmente la playa hasta conseguir un ancho entre 40 a 70 metros según las zonas, aumentado la protección frente a temporales y para ello se utilizarán cerca de 3 millones de metros cúbicos de material procedente de un yacimiento submarino ubicado frente a la costa valenciana (Sueca/Cullera) a una profundidad de entre 60 y 80 metros, alejado de la fachada litoral.

Por otra parte, se prolongarán los dos espigones actuales: el norte con una longitud de 161,1 metros para permitir que pase un 40% de transporte longitudinal de sedimentos, y el espigón sur tendrá 172,3 metros de longitud, según especifica la evaluación. La forma en planta de ambos espigones arranca continuando la traza de los espigones actuales, y se adentran en el mar siguiendo una alineación recta hasta alcanzar las cotas batimétricas indicadas. Estas alineaciones forman un ángulo de unos 125 grados respecto a la línea de costa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email