GRUPO PLAZA

La Unió de Periodistes insiste en reclamar la derogación la norma

Mireia Comas, Premi Llibertat d'Expressió, critica el "conflicto" que crea la Ley Mordaza

Foto: ROBER SOLSONA
10/12/2021 - 

VALÈNCIA. (EP) La fotoperiodista Mireia Comas, que recogerá este viernes el Premi Llibertat d'Expressió 2021 que entrega la Unió de Periodistes Valencians y que en esta edición reconoce a los profesionales que "han sufrido las consecuencias de la aún vigente" Ley de Seguridad Ciudadana --también conocida como 'Ley Mordaza'--, critica "el poder discrecional" y el "conflicto" que crea esta norma. "Al final, llega un punto que, si estoy haciendo un reportaje y viene la Policía, me voy a la calle de al lado y dejo de fotografiar", ha expresado.

El galardón, que tiene en esta ocasión un "espíritu colectivo", lo recogerá la fotoperiodista --que fue detenida el pasado mes de octubre de 2020 cuando cubría un desahucio-- durante el acto que la Unió celebra este viernes a las 19.00 horas en el Paraninfo del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València y que coincide con la conmemoración del aniversario de los premios.

Así lo han destacado en una rueda de prensa este viernes la presidenta de la Unió de Periodistes Valencians, Noa de la Torre, junto a la galardonada con el Premi Llibertat d'Expressió 2021, Mireia Comas.

La gala también acogerá la presentación del libro '40 anys de la Unió de Periodistes Valencians. Cròniques per a un aniversari' y el estreno del documental 'Història d'una lluita'. Unió de Periodistes Valencians: 40 anys per la defensa de la llibertat d'expressió', una pieza audiovisual en la que las voces protagonistas, algunas de ellas de "la primera generación" de profesionales de la información valencianos, explican "la historia del periodismo valenciano y apuntan al que queremos para el futuro".

El Premi Llibertat d'Expressió 2021 debía de haberse entregado el pasado 3 de mayo, coincidiendo con el día de la libertad de prensa, pero las circunstancias sanitarias obligaron a posponer el acto, que ahora se ha aprovechado para hacer coincidir con la celebración del 40 aniversario de estos galardones que entrega anualmente la Unió de Periodistes.

Noa de la Torre ha manifestado que los premios, en 2021, "continúan teniendo toda la vigencia, desgraciadamente, y Mireia Comas es uno de los ejemplos de las profesionales que sufren la aplicación de la 'Ley Mordaza' y que explican la petición de la Unió de derogar una ley que nos afecta directamente como colectivo profesional".

Por su parte, Comas, que ha recordado cuando fue detenida el pasado 30 de mayo de 2020 mientras cubría un desahucio, un episodio que le supuso "una sensación de impotencia muy grande", ha considerado que los Premis Llibertat d'Expressió son "muy necesarios" para que los profesionales que han sido "represaliados" puedan "seguir informando y haciendo nuestro trabajo" y que, a la vez, suponen "una fuente de energía para continuar".

La fotoperiodista ha incidido en que estos "hechos puntuales" como su detención hace algo más de un año "afectan más de lo que se puede imaginar, creando episodios de ansiedad y angustia durante muchos meses". Para Comas, estos casos en los que los agentes policiales "no quieren verse retratados", "cuestan emocionalmente" de asimilar.

Al respecto, ha subrayado que el "principal problema" de la 'Ley Mordaza' es el "poder discrecional" que otorga a los agentes de la autoridad, una atribución que "utilizan de manera intimidatoria basándose en esa norma", una situación que "genera un conflicto".

"Cuando te dicen que no puedes trabajar y tú tienes el valor de decirles que sí, aunque ellos digan que no, es donde hay enfrentamiento. Y en mi caso el 30 octubre de 2020 este enfrenamiento acabo con una detención. Y además de esa detención encima se inventan un relato, con evidencias que lo contradicen", ha remarcado.

En este sentido, Comas ha denunciado el "acoso" y las "malas maneras" hacia los fotoperiodistas, especialmente cuando se trata de reportajes documentales sobre temas de denuncia social, cuando algunos agentes de la Policía tratan de "poner palos en las ruedas" de los profesionales de la comunicación.

"Al final, si siempre vas al mismo barrio, la Policía te conoce y constantemente vienen de malas maneras y de forma intimidatoria a acosarte. Se ponen a un palmo a cada lado, hasta que llega un punto que si estoy haciendo un reportaje y viene la Policía me voy a la calle de al lado y dejo de fotografiar", ha concluido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme