Hoy es 18 de junio y se habla de coronavirus sprinter Gasolina evha conselleria de vivenda paredes
GRUPO PLAZA

mar abierto / OPINIÓN

Regreso al futuro: TIC-TAC

8/06/2021 - 

Como si fueran Marty McFly y Doc en la película de Robert Zemeckis, Back to the future, Pedro Sánchez e Iván Redondo, fingiendo en su interpretación que el preocupante presente está ya solucionado, han dado una patada al balón lanzándolo fuera del estadio, con su Plan España 2050. O sea, para dentro de 30 años. Ahí es nada.

Utilizando como acelerador de la máquina del tiempo, su particular herramienta ‘flux capacitor’, que es la propaganda. Continua en su ya cansina -e ineficaz- política de escaparate y escapismo. Y, además, nos dibujan un futuro que, la verdad, mucho no anima: sin contrato fijo, sin coche, sin pensiones y sin casa. Con más impuestos, escasez de aguas, plagas, menos viajes y más restricciones vitales.

Tenemos un presidente del Gobierno que tanto huye hacia adelante como hacia atrás. Que parece estar siempre corriendo, pero lo hace sobre una cinta estática: así que, mucho aparato y aspaviento pero, en realidad, no se mueve del sitio. Con un enfoque cortoplacista, que no ve más allá de la siguiente elección o, como atajo favorito, de la  próxima moción de censura.

Porque no les hablen de 2050 a tantos españoles que no llegan a final de mes. De éste: junio de 2021. No pongan el foco dentro de tres décadas, cuando no sabemos cómo estará la economía y el empleo en el próximo trimestre. Aunque es claro que, con esta maleta de doble fondo atestada de trucos, trampas y efectos especiales, Sánchez pretende esconder los auténticos dramas del ahora, su estrepitoso fracaso personal en las últimas elecciones de Madrid y el declive progresivo que vaticinan, ya con marcada tendencia, las encuestas.  

Y más grande va a ser la caída, si consuma la decisión, rechazada entre muchos españoles por un número significativo de votantes del PSOE e insignes socialistas como el mismísimo Felipe González, de indultar a los condenados por sedición y malversación de caudales públicos. El pago porque ERC, PdCat y Bildu le hayan mantenido -y mantengan- en el sillón presidencial. Y a pesar de haber asegurado el propio Sánchez, en campaña y  solemnemente, lo contrario.

Decisión que, además, va a tomar el Gobierno, cuando aquéllos apenas han cumplido una cuarta parte de la condena, en contra del criterio de Fiscalía y el propio Tribunal Supremo y mientras desafían abiertamente al sistema democrático asegurando que lo van a volver a hacer. ¿El qué? Delinquir. Y no es cierto que así vaya a pacificarse la convivencia, que rompieron ellos infringiendo la Constitución y el Código Penal. Al contrario, se les carga de razones cuando el propio Presidente afirma que cumplir las Sentencias no es Justicia, sino “revancha y venganza”.

La presidenta de les Illes Balears, Francina Armengol y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Foto: EUROPA PRESS

Lamentablemente, entre los barones socialistas, Ximo Puig y la presidenta Armengol se han sumado a “cooperar” con los independentistas condenados. Lo cual no es casualidad, si lo enlazamos con su imaginario eje político Catalunya-País Valencià-Le Illes.

Eso sí, Puig ya ha trasladado al Diari Oficial de la Generalitat, los instrumentos para adelantar las elecciones autonómicas. Porque esta vez no quiere coincidir con las generales de un Sánchez en proceso de deterioro.

Y porque -según me cuentan- tiene miedo, y mucho, a un tándem tan potente como el que va a dirigir el PPCV, al que no quisiera dar tiempo. Con dos líderes matrícula de honor, empáticos, sintonizados y muy solventes: Carlos Mazón como Presidente y sólido candidato a recuperar la Generalitat para el centro derecha, y María José Catalá como Secretaria General, cada vez más apuntalada -ya lo verán- para ser la próxima, y brillante, Alcaldesa de Valencia. Con un Ribó nervioso ante esta evidencia -lo demuestra en los Plenos- ausente, asténico y en retirada. Más preocupado por apoyar al Frente Polisario o por convertir la Plaza del Ayuntamiento en un contenedor donde se amontonan maceteros y ocurrencias inconexas, que por acercarse, de verdad, a resolver los problemas de la gente.

Así que, mientras Sánchez -con sus compañeros y socios, también aquí- nos quiere tener entretenidos teletransportándonos a un futuro de atrezzo para desviar la atención de lo que pasa hoy, otros confiamos en esa nueva, y consistente, alineación ‘popular’, con la ilusión, y la convicción, de que es un proyecto ganador.

Una apuesta muy arraigada en el presente y con mucho futuro. La cuenta atrás, ha comenzado. Lo sabemos y lo saben. Así que, como diría Iglesias, TIC-TAC.

Noticias relacionadas

Foto: EDUARDO PARRA/EP
la nave de los locos

Con la minoría, siempre

Alguna vez habrá que saldar cuentas con las élites culturales del país. Su silencio es atronador en esta crisis histórica. Se echa en falta una minoría selecta, a la manera orteguiana, que encabece la imprescindible regeneración nacional. Nada de esto se dará. Porque en España se persigue la excelencia en nombre de la siniestra igualdad

Foto: E. Parra. POOL/Europa Press
XEITO I ESPENTA

Prisas y nervios

Cuando se busca la rentabilidad con prisas, puedes no acertar. Pedro Sánchez quiere conceder cuanto antes los indultos a los condenados del procés para minimizar el desgaste que le va a ocasionar. Prisas atropelladas para vacunar a la selección y no hacer más, el ridículo internacional y marcha atrás con el ocio nocturno porque se revelan las comunidades. Y eso que no hay convocatoria electoral a la vista

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email