GRUPO PLAZA

Los 'selfies' y la ortodoncia invisible incrementan la demanda de una sonrisa perfecta

Una mordida incorrecta puede derivar en una desviación de mandíbula u otras patologías sino se corrige a tiempo con ortodoncia, señala la doctora de IMED Valencia Carla Sáez.

28/09/2020 - 

VALÈNCIA. ¿Cuántos de sus amigos o conocidos llevan ahora ortodoncia? ¿Será que se ha puesto de moda o quizá hemos descuidado demasiado tiempo nuestra boca y por fin nos hemos dado cuenta que tener una sonrisa bonita y cuidada es nuestra mejor carta de presentación? La doctora Carla Sáez Martínez, especialista en ortodoncia por la Universidad de Valencia ha explicado en Plaza Salud hasta qué punto es importante que cada diente esté en su sitio.

En ocasiones gastamos mucho dinero y tiempo en planear qué ropa nos ponemos o el coche que nos compramos sin darnos cuenta que la boca nos acompaña siempre a todos los sitios: “Hablamos con ella, nos relacionamos, sonreímos y, sobre todo, comemos”, señala la doctora Sáez, quien añade que la gente se cuida mucho más ahora debido a las redes sociales. “La sociedad ha cambiado mucho. Ahora vienen a la consulta y los pacientes me señalan el diente torcido que no les gusta porque se les ve demasiado en los selfies”.

Este es uno de los motivos por el se ha incrementado muchísimo el número de pacientes de mediana edad que se quieren realizar ortodoncia, según la propia especialista de IMED Dental, la unidad especializada en odontología de IMED Hospitales. A partir de los 35 años, tanto hombres como mujeres, se realizan la ortodoncia invisible o digital. Este sistema tiene la ventaja que el paciente se los puede quitar y poner, algo que no se puede hacer con la ortodoncia tradicional, con los brackets de toda la vida. “Siempre recomiendo que se lleven unas 22 horas al día. Pero no ocurre nada si se los quitan en ocasiones especiales”.

Además, el conocido como “Invisalign”, es prácticamente invisible y no existe límite de edad. La doctora de IMED Dental comenta que el número de niños y adolescentes que se realizan ortodoncia es similar al de adultos. Muchos padres vienen a la consulta con sus hijos o parejas y se lo hacen todos a la vez”.

La ortodoncia invisible permite planificar de manera tridimensional los movimientos que se desean en cada diente para que queden en perfecta oclusión, función y estética. Además, se puede mostrar al paciente la simulación de lo que será su tratamiento y el resultado final del mismo. Se realiza con escáneres intraorales, las radiografías en 3D y los diferentes softwares de procesamiento.

Sin límite de edad

Carla Sáez  nos cuenta el caso de una señora. “Tengo una paciente de IMED con 75 años que se ha realizado una ortodoncia invisible, no solo por estética, sino también por salud. Una dentadura correcta es sinónimo de salud, higiene y una digestión más fácil”.

Por otra parte, defectos que, cuando eres niño o adolescente, pueden pasar desapercibidos, con la edad se notan cada vez más: “Uno de los casos que más se ve en la consulta son los dientes apiñados. Este problema se agudiza con la edad. Los dientes se mueven durante toda la vida y lo que en un principio no se ve, con la edad empeora, así como los problemas de sarro y caries ya que la comida se queda entre los dientes y no permite una correcta higiene dental. La ortodoncia consigue poner esos dientes rectos y mejora la salud”.

Sin embargo, no solo la salud bucodental es la que está en juego: “Una mordida incorrecta puede derivar en otras patologías. Si se tiene este problema, la persona desvía la mandíbula para poder morder con todos los dientes. De esta forma, desgasta más una parte que otra y si se está en un momento de crecimiento se puede producir un desvío de la mandíbula”. Otro defecto muy común, continúa la doctora, es la mordida abierta que se produce cuando los dientes de arriba no se juntan con los de abajo. “Como no se pueden cerrar los labios se termina respirando por la boca y no por la nariz y la lengua se posiciona en un lugar incorrecto. Todo el cuerpo está relacionado”.

"No sé sonreír"

Asimismo, una dentadura poco favorecedora puede coartar la vida de una persona y afectar a su felicidad. La doctora explica que muchos pacientes que llegan a su consulta no les gusta sonreír. Recuerda con especial cariño el caso de una señora que fue a su consulta y le dijo: “No sé sonreír”. La especialista de IMED Valencia resalta que “si no te gustan tus dientes no sonríes. Te acostumbras a no hacerlo ni siquiera con las personas de confianza. Le pedí a la paciente que sonriese, pero realmente no sabía, era como una sonrisa forzada. Su evolución fue increíble cuando se puso ortodoncia invisible. Cada seis semanas venía a las revisiones y poco a poco se convirtió en una mujer contenta que se había pasado toda una vida sin sonreír. Le cambió la vida”.

Por otra parte, siempre existe la duda de cuál es el momento idóneo para poner ortodoncia a un niño en caso de que sea necesario. ¿Cuándo le salen los dientes definitivos o cuando ya vemos que existe algún problema? La odontóloga explica que cada niño es un mundo e incluso varia muchísimo la edad en la que a cada niño le salen los dientes definitivos. “Es muy importante que los niños se hagan revisiones desde los cinco o seis años. No es lo mismo la ortopedia que la ortodoncia ya que en un caso afecta más a la anatomía y en otro a los dientes. También hay momentos importantes que marcan un punto de inflexión en el desarrollo de la dentadura como, por ejemplo, la llegada de la menstruación”.

Carla Sáez incide en la importancia que IMED Dental esté ubicado en un ámbito hospitalario. “Es una ventaja porque se encuentran todos los especialistas con los que se puedan realizar interconsultas como, por ejemplo, el otorrino. Las pruebas diagnósticas se realizan en el mismo lugar y al momento aparecen en la ficha del paciente”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email