GRUPO PLAZA

OPINIÓN

Semana huérfana de datos macro, resultados y reuniones de banqueros

La negativa correlación entre la inflación americana y el dólar parece erigirse como una de las principales que han comenzado a establecerse tras la pandemia

19/10/2021 - 

MADRID. La negativa correlación entre la inflación estadounidense y el dólar parece erigirse como una de las principales que han comenzado a establecerse en el mundo post pandemia. De nuevo, y por quinto mes consecutivo, el informe sobre el IPC ha mostrado una inflación superior al 5%. Los rendimientos no se movieron mucho como respuesta, pero el dólar perdió terreno a lo largo de la semana frente a todas las principales divisas. Las únicas excepciones han sido el yen japonés, lastrado por la incesante subida de los precios de las materias primas y el apetito por el riesgo, y la lira turca, que ha vuelto a sufrir por los planes de Erdogan sobre los tipos de interés.

Esta semana no habrá demasiadas publicaciones a nivel macroeconómico ni anuncios sobre políticas económicas. El miércoles estaremos atentos al informe sobre la inflación de septiembre en Reino Unido, que podría reforzar las expectativas de una subida de tipos en 2021. Por otro lado, la publicación el viernes de los índices PMI de actividad empresarial de la Eurozona nos permitirá conocer en qué medida se está atenuando su recuperación económica; no obstante, las expectativas del mercado siguen siendo de fuerte expansión.

Perspectivas de las principales monedas

Euro

El euro fue una de las divisas más rezagadas de la semana pasada entre el resto de monedas y activos de riesgo en general, que en su mayoría se comportaron mejor que el dólar. Parece que el BCE irá por detrás de sus principales homólogos en la eliminación de las políticas monetarias acomodaticias, y los mercados no prevén subidas hasta bien entrada esta década. En este contexto, hemos rebajado nuestras previsiones para el euro frente a otras monedas del G10 y de los mercados emergentes. A corto plazo, las expectativas del mercado para los índices PMI de octubre parecen ser bastante moderadas, por lo que hay margen para una sorpresa que pueda favorecer a la moneda común.

Dólar estadounidense

Otro mes con el índice general de inflación por encima del 5% y el subyacente por encima del 4% nos hace pensar que las presiones inflacionistas no serán tan breves como esperaba la Fed durante el verano. Con el déficit fiscal de EE UU en dos dígitos y los tipos reales muy por debajo de cero, creemos que el repunte de los activos de riesgo en general y de las materias primas en particular todavía tiene mucho margen de maniobra. Esto no es necesariamente favorable para el comportamiento del dólar estadounidense, y seguimos recomendando la venta del billete verde frente a la mayoría de sus pares, en particular frente a las monedas de los mercados emergentes exportadores de materias primas.

Libra esterlina

Los buenos datos del mercado laboral y las cifras de producción industrial de Reino Unido nos acercan a una subida en 2021 por parte del Banco de Inglaterra, que parece que actuará antes que la Reserva Federal. Los mercados estiman que hay aproximadamente un tercio de posibilidades de que esta primera subida se produzca en noviembre, durante la próxima reunión del Comité de Política Monetaria. Por lo tanto, el informe del IPC de esta semana será clave, ya que será el último dato importante para fundamentar la decisión del Comité. Se espera que tanto el índice general como el subyacente se sitúen por encima del 3%, incluso antes de que la eliminación de los topes de los precios de la energía eche más leña al fuego de la inflación. En nuestra opinión, esto debería ser suficiente para justificar una subida en 2021 y brindar un fuerte apoyo a la libra esterlina.

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email