GRUPO PLAZA

Desayuno organizado por Banca March y Valencia Plaza

Más allá de la tradición: la innovación en la empresa familiar para no perder competitividad

17/11/2022 - 

VALÈNCIA. Innovar se ha convertido en un factor clave en la supervivencia de las empresas. La alta competencia en el mercado obliga a agilizar procesos y transformarse y más para las pymes que se enfrentan a grandes multinacionales. Pero en esa carrera, las empresas familiares han sabido adaptarse no solo innovando en el producto final, sino acometiendo cambios en sus procesos productivos. Porque tradición e innovación van también de la mano. 

Así se puso de manifiesto en un desayuno organizado por Banca March y Valencia Plaza, en el que se puso de manifiesto cómo las firmas familiares valencianas están transformándose y liderando procesos innovadores para ganar músculo y ser más competitivos. A la cita asistieron Francisco Vallejo, presidente de Ivefa; Paco Gavilán, presidente y director general de Nunsys; Pedro Ballester, CEO de Logifruit; José Luis Vilar, director general de Grupo Gimeno; Ricardo Climent, director general financiero en Baleària; y Maite Marín, cofundadora y directora del complejo educativo Mas Camarena.

También participaron Jesús Navarro, director general de Carmencita; Mauro Cardona, director general de sistemas, seguridad y estandarización en Grupo Ubesol; José Javier Celdrán, director de desarrollo de Levante en Veolia; José Manuel Arcenegui, director general de banca corporativa de Banca March; Juan Valero, presidente de Grupo Firmus; y Bernardo Gregori, director de sostenibilidad, RRII, compliance y riesgos en Grefusa.

Foto: KIKE TABERNER

El debate arrancó de la mano de José Manuel Arcenegui, director general de banca corporativa de Banca March, quien puso en valor el papel de la innovación en la empresa familiar para ofrecer valor, calidad y ser más competitivo en un mercado cada vez más atomizado. "¿Por qué hay que innovar? A veces por cuestiones de regulación, rentabilidad, para ser pioneros o simplemente por presión social, pero al final se trata de mantenerte competitivo en el mercado", incidió. 

Pero, también, quiso dejar claro que solo a través de este proceso se consigue atraer talento, aunque, eso sí, hay que saber financiarlo para ser "muy selectivo en las decisiones que se toman".

Francisco Vallejo, presidente de Ivefa, señaló que las empresas familiares cuentan con menos recursos que las grandes corporaciones y, por ello, tienen que ser "muy selectivas" en sus acciones apuntando al "público adecuado" para no comprometer el futuro de la organización. "Nosotros miramos a largo plazo y tenemos que ser pacientes", señaló. También, subrayó la importancia de la cultura empresarial y que sea el propio equipo directivo y la parte alta del organigrama la que "impulse un cambio de mentalidad" al resto del equipo para marcar la hoja de ruta a seguir.

Encontrar referentes

Otra clave que destacó fue el hecho de contar con referentes para ver qué demanda el mercado y conseguir mejorarlo. En este sentido, señaló que desde hace años en su empresa Pinturas Isaval empezaron a priorizar la sostenibilidad y, aunque en esos inicios no obtuvieron resultados, con el tiempo y "paciencia" esa innovación logró cumplir unos objetivos. "Lo primero de todo son los valores, lo segundo un liderazgo clave de la familia y que el equipo esté alineado. Y, por último, es necesario tener unos buenos compañeros de viaje porque hay que financiar el proceso", defendió Vallejo. 

Desde el ámbito educativo, Maite Marín, cofundadora y directora de Mas Camarena, apuntó a las conclusiones de un informe de EY, que señala que las firmas familiares son más innovadoras porque tienen una visión a medio y largo plazo. "Las empresas tenemos que innovar. Y, en ese proceso, lo más importante son las personas y transformar las organizaciones. Y, para ello, el liderazgo es fundamental", resaltó.

También, destacó como ventajas la cultura y valores que las compañías en manos de una familia tienen a la hora de poner en marcha cambios frente a aquellas que dependen de unos accionistas con unos objetivos de rentabilidad muy marcados. En su caso, explicó que se fijan objetivos y planifican muy bien porque en educación "no se puede errar". "Tienes que conocer mucho lo qué se hace y cuáles son los mejores sistemas para ir hacia esa línea", subrayó. 

Foto: KIKE TABERNER

En este sentido, Paco Gavilán, presidente y director general de Nunsys, apuntó que una de las virtudes de no tener a ningún fondo detrás es que la mirada no es "tan cortoplacista" porque no se buscan retornos rápidos de cuatro o cinco años. "En nuestro caso en ningún desarrollo hemos tardado menos de cuatro años", señaló el directivo de la tecnológica. 

Así, a su juicio, la "correlación entre el estadio tecnológico y su innovación es muy alta y va muy ligado a cómo de digitalizada está la empresa". "Eso provoca un espíritu innovador casi constante y más en el momento actual en el que la transformación digital también ha acelerado los procesos. Percibimos que las empresas han dado pasos y se han transformado en innovadoras casi sin darse cuenta", indicó.

Innovación "disfrazada"

Para Jesús Navarro, director general de Carmencita, la innovación "no es algo más en la empresa, sino clave y tiene que ir en el ADN". De hecho, aseguró que de no ser así compañías como la suya no celebrarían su centenario. En su caso, además, comentó que durante cerca de una década, de 1991 a 2003, en su accionariado había un fondo que, por miedo al fracaso, asumía menos riesgos. "No son ogros, pero me di cuenta de que una multinacional es menos innovadora porque tiene miedo al fracaso. Ese miedo era tal que no se innovaba porque al final todo es prueba y error. En cambio, la empresa familiar no tiene ese temor", ensalzó.

Eso sí, quiso dejar claro que también existe un tipo de "innovación falsa y disfrazada" en la que se "copia" lo que hacen otros. "Al final innovar no es solo sacar un nuevo producto, sino todo el proceso en el que la cultura empresarial y las personas tienen una actitud de riesgo para lograr una diferenciación en el mercado. Si no destacas, no progresas", reivindicó. 

Una opinión compartida por Juan Valero de Grupo Firmus, quien coincidió en señalar que innovar no únicamente se refiere al producto final, sino a las mejoras de procesos en la que debe haber unos métodos de medición. "Eso hay que distinguirlo de la innovación disruptiva, que es más poética", afirmó. También, destacó la importancia de que sean los propios equipos directivos los que crean en la idea de ir mejorando y progresando para que eso cale en el resto de la organización. "La innovación tiene que venir de arriba a abajo para que llegue a todas las áreas", defendió Valero.

Foto: KIKE TABERNER

Anticipación, responsabilidad y fijación de objetivos fueron algunos de los retos a los que durante estos últimos años se ha enfrentado Grefusa. Su director de sostenibilidad, RRII, compliance y riesgos, Bernardo Gregori, defendió que la organización lleva por bandera la innovación y aseguró que hay que "romper el mito" de que las pymes no se han subido a ese tren. "Nosotros lo llevamos en el ADN y nos hemos anticipado sacando la pipa más grande o lanzando las de sabores. Tenemos el objetivo de sorprender al consumidor y que se divierta. Pero no solo innovamos con productos diferenciados, sino también en los procesos de comunicación", comentó.

Tanto es así que no siempre su mercado fue el del snack, sino que en sus inicios se dedicaban a tostar frutos secos. "Mi tío supo darle un nuevo rumbo a la empresa para seguir navegando. Y eso también es innovación porque marcó un nuevo camino", destacó. Y es que, a su juicio, la empresas tienen la responsabilidad de dejar un mejor legado a las siguientes generaciones.  "Los clientes no solo valoran un precio y un producto final, sino todos los valores que envuelven a las empresas. Si, además, eres sostenible, el mercado lo valora", remarcó. 

Fijar objetivos

Por su parte, José Javier Celdrán, director de desarrollo de Levante en Veolia, apuntó que el foco debe ponerse en el futuro para ir "más allá". Así, valoró la importancia de fijar unos objetivos para lograr seguir adelante. "Tener un proceso bien estructurado te lleva al éxito. Y eso conlleva apoyarte en otros departamentos y ver qué necesidades hay", apuntó. También, incidió en la necesidad de colaborar tanto con otras empresas como con los centros tecnológicos para generar sinergías y generar mayor conocimiento. 

 "Nosotros nos transformamos continuamente. Innovamos por necesidad y para abrirnos un hueco en el mercado. Además, ahora mismo hay un cambio constante y diario, por lo que debemos ser rápidos", manifestó Pedro Ballester, 

 "Nosotros nos transformamos continuamente. Innovamos por necesidad y para abrirnos un hueco en el mercado. Además, ahora mismo hay un cambio constante y diario, por lo que debemos ser rápidos", manifestó Pedro Ballester, CEO de Logifruit. Así, la sostenibilidad y la transformación continua son los ejes sobre los que se asienta la empresa que nació bajo la máxima de reducir, reciclar y reutilizar.

Asimismo, apuntó a la legislación como otro foco que lleva a las compañías a tener que agilizar procesos. "Ahora todo el mundo habla de los Perte, pero lo importante no son solo los recursos sino las iniciativas que salen de las nuevas normativas y que pueden llevar a que surjan nuevos negocios", defendió. Ese fue su caso. Según detalló, la compañía nació al calor de la legislación medioambiental europea de los años noventa. "Ahora todo va orientado hacia una legislación que propugna sostenibilidad. Y esas leyes llevan a innovar de forma trasversal", remarcó. 

Foto: KIKE TABERNER

También, José Luis Vilar, director general de Grupo Gimeno, hizo alusión al momento actual y cómo los procesos cambian de forma vertiginosa. "Estamos en una revolución tecnológica y la capacidad de adaptarse, tener recursos y tamaño para mantener el ritmo conlleva que la innovación no solo sea en tu casa, sino abierta. Se trata de generar complicidades con el ecosistema y tener estructura", esgrimió.

Apuntó, de igual modo, a las nuevas normativas como palanca para impulsar los cambios en las organizaciones. De hecho, resaltó la importancia de mirar hacia el mercado y detectar las tendencias para anticiparse y ver dónde contribuir. En su caso, la sostenibilidad es un pilar fundamental y, por ello, hace años que empezaron con plantas de biogás cuando todavía no eran una realidad como empieza a ser en estos momentos. 

Mauro Cardona, director general de sistemas, seguridad y estandarización en Grupo Ubesol, destacó el valor de las relaciones personales dentro de las pymes capitaneadas por familias y cómo esa cercanía facilita la mejora de producto y los procesos para "hacer las cosas más sencillas". En estos momentos de cambios, apuntó que todo vira hacia "los servicios, la innovación y la sostenibilidad". "Estamos en un momento de ir hacia la innovación, con las personas y es muy importante escuchar a la gente. En las líneas de producción hay pequeños cambios que nos ayudan. Y eso es innovación dentro de la casa y supone un potencial que muchas no tienen", remarcó.

Foto: KIKE TABERNER

También en Baleària tienen muy clara la importancia de la innovación y más en estos tiempos de transición energética. "La llevamos en nuestro ADN y desde hace varios años que se ha desarrollado esa política", destacó el director general financiero de la compañía, Ricardo Climent. Y es que, a diferencia de las firmas en manos de grandes capitales que toman decisiones más ágiles, Climent valoró que las pymes familiares tienen "contacto muy directo con la prestación del servicio y saben lo que necesita el consumidor para poder desarrollarlo".

Así, en su caso, destacó el uso del gas natural licuado (GNL) en su flota, en línea con lo que iba a demandar en un futuro el mercado. "Empezamos con cinco barcos y ahora son nueve. Se trata de algo novedoso que supone una verdadera reducción del combustible fósil. En Baleària pensamos que son las personas las que tienen que innovar", defendió Climent.

A modo de resumen, José Manuel Arcenegui, de Banca March, reflexionó sobre la importancia de la innovación en las organizaciones. "Hemos hablado de que la empresa familiar es más innovadora por su visión a largo plazo y con persistencia en los objetivos y capacidad de atraer talento. Las fuentes pueden ser muchas, pero intentamos huir de modas, aunque no siempre es fácil, pero hay que jugar con el equilibrio y generar ecosistemas", concluyó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme