Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

#ritagate

Un proveedor de la campaña de Barberá declara que le hicieron cambiar facturas para borrar "Ayuntamiento"

Un proveedor de la campaña de Barberá declara que le hicieron cambiar los conceptos de las facturas para borrar "Ayuntamiento"

28/03/2017 - 

VALÈNCIA. El primer informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre la campaña del PP en las municipales de 2007 ya ha llegado al juzgado. Son 189 páginas en las que se detalla el presunto dopaje electoral que permitió a Rita Barberá arrasar en las urnas que no dejan indiferente a nadie.

Ya en las primeras declaraciones de los testigos, se puede encontrar la de uno de los proveedores que afirma que "las dos facturas de la campaña del ayuntamiento, se las volvieron a remitir para que modificara el concepto. Inicialmente era ‘campaña ayuntamiento’ y se cambió por ‘campaña’".

Pero no solo queda claro que sí, que se cambiaron los conceptos de las facturas para evitar ser detectados. La desconfianza era tal que, otra de las testigos, empleada de la firma, asevera en su declaración que: “Vicente Sáez (dueño de LPC) nombraba los proyectos con nombres que no guardaban relación con el trabajo realizado, tales como ‘cebolla’ o ‘azafrán’, y tan solo ciertas personas cercanas a Vicente Sáez tenían conocimiento de en qué consistían dichos proyectos”.

En el informe de la UCO, al que ha tenido acceso Valencia Plaza, hay varios correos electrónicos en los que a las órdenes de trabajo de la campaña de Rita Barberá, a las reuniones o a cualquier otra referencia a la campaña se puede leer como se habla de ‘proyecto azafrán’. Pero, además, en dichos correos no se ponen los nombres completos sino siglas. Así, a Alfonso Grau se le nombra como AG en dichas comunicaciones.

Además, en el informe se refleja el testimonio de una de las trabajadoras de Laterne, la firma que se encargó de la campaña. La empleada, que estaba encargada de contratar con los medios de comunicación, afirma con rotundidad que tenía "un presupuesto de un millón de euros, pero que no tenía acceso a los documentos de contabilidad".

Y por si eso fuera poco, más teniendo en cuenta que se contrató por 150.000 euros toda la campaña, la mujer explica: "Se superó ese límite, que hubo presión en los últimos momentos de la campaña, pareciendo que no querían escatimar en medios".

El 'RitaGate'

La UCO está investigando dentro de la pieza A o pieza del pitufeo, las donaciones de empresas con contratos con el consistorio y empresas públicas para la campaña de la exalcaldesa en el año 2007. El conocido como RitaGate muestra los papeles y las facturas en las que las empresas con contratos con el consistorio valenciano pagaron la campaña, una campaña 20 veces superior a lo que el grupo municipal firmó (150.000 euros), y como se amañaron las facturas para evitar que el presunto delito electoral fuera detectado.

Entre los supuestos ‘donantes’, que figuran en una relación en la documentación aportada, se encuentran Secopsa, que presuntamente realizó dos entregas de dinero, de 225.000 y 150.000 euros; Sociedad de Agricultores de la Vega (SAV), que primero entregó 300.000 euros y después otros 150.000; Rulv Valencia (UTE de Secopsa), 100.000 euros; el Grupo Rover Alcisa (60.000); Urbana Ducat (30.000); Nou Litoral (360.000); PKL Real State (30.000); Pavasal (dos entregas de 90.000 y 150.000 euros); Luján (20.600); Lubasa (200.000 y 150.000 euros); Edival (30.000 y 20.000); FCC (200.000), y Ágora Patrimonial (30.000).

Con dichas donaciones, según las facturas de LPC, en actos electorales el Grupo Municipal se gastó más de 665.000 euros, a los que hay que sumar otros 450.000 euros en medios de comunicación y cientos de miles de euros más en conceptos tan variados como grabar spots publicitarios, merchandising o comidas. 

La imagen de Rita Barberá y sus propuestas llegaron a todos los valencianos a través de radio, televisión, periódicos, internet, autobuses, marquesinas y vallas publicitarias. No quedó un barrio de Valencia sin su cartel. Los eslóganes Tu Valencia con Rita y Rita, que Valencia no pare llegaron hasta el último rincón de la ciudad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email