X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Un juez y el consell Jurídic consultiu dan la razón a las afectadas

La Universidad Politécnica rechazó a cuatro mujeres para un empleo por su embarazo

24/07/2017 - 

VALÈNCIA.  Una embarazada son demasiadas embarazadas para la Universitat Politècnica, pero cuatro... casi se convierte, por la sorpresa, en una de esas bromas que parece que sí, pero no, y al final resulta que sí. 

Cuatro fueron las mujeres que solicitaron plaza de monitora de la Escola d'Estiu y obtuvieron un no por respuesta. Las cuatro sufrían, a juicio de la universidad –que apoyó su decisión en informes médicos–, el mismo contratiempo incapacitante: eran gestantes. 

De las cuatro afectadas, dos decidieron denunciar y dos acataron el dictamen que las declaraba no aptas para ese trabajo. Sobre las dos impugnaciones presentadas, una ya ha quedado anulada por un auto del juez del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Valencia, que considera la resolución del rector "contraria a derecho". Además, reconoce en el texto el derecho de la demandante a recibir los honorarios que le hubiesen correspondido como empleada, más intereses.

El segundo caso conocido es idéntico. La mujer se encontraba en la bolsa de trabajo y el Rectorado de la UPV consideró apropiado que corriera el turno, al entender que la candidata "no cumplía el requisito de no padecer enfermedad ni estar afectada por limitación física o psíquica que sea incompatible con el desempeñó de sus funciones".

El Consell Jurídic Consultiu (CJC) ha estudiado las alegaciones de esta segunda demandante y estima que la UPV debe revisar y anular "de oficio" su resolución e indemnizar a la trabajadora. A juicio de este órgano, los motivos por los que las mujeres no fueron contratadas son "abstractos" y "genéricos" y la realidad no corresponde con la voluntad confesa de la institución universitaria de proteger a la gestante y a su bebé.

Según el Sindicat de treballadors i treballadores de l'ensenyament (STEPV), la Politècnica escogió la opción más fácil y, por tanto, la menos comprometedora. En lugar de realizar una evaluación de los riesgos para la salud que pudiera conllevar el puesto de trabajo y comprobar si requería de algún tipo de adaptación, "se quitaron un problema de encima". En este caso, cuatro. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email