X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de agosto y se habla de EL SELFIEMATÓN torrecid emprendedoras PPCV CIUDADANOS Vox
GRUPO PLAZA

La firma adelanta su desvinculación para evitar "perjuicios"

Bonnysa se resiente del desenganche de Mercadona con una caída en las ventas del 27%

La empresa pasa de facturar 103,8  millones a 75,7 e incurre en unas pérdidas de 2,4 millones de euros

5/03/2016 - 

VALENCIA. La desvinculación de Mercadona por parte de Bonnysa Agroalimentaria SA, productora de frutas y hortalizas -principalmente de tomates-, está teniendo un fuerte impacto en las cuentas de la compañía alicantina, que achaca a este proceso una caída en sus ventas del 27%.

Así consta en el informe de gestión correspondiente a su último balance depositado en el Registro Mercantil, en el que la sociedad lamenta "haber tenido que vender en mercados secundarios con precios inferiores", circunstancia que se ha traducido en "una repercusión muy negativa en los resultados de las ventas".

La mercantil, presidida por Jorge Brotons, se encuentra inmersa en "un proceso de cambio de negocio de modelo comercial" tras anunciar su desenganche de la cadena de Juan Roig, una desvinculación "que supone pasar de vender el 80% a un sólo cliente en el mercado nacional a vender el 80% a diversos clientes de exportación".

El acuerdo con Mercadona, anunciado en septiembre de 2013, contemplaba una desvinculación progresiva de tres años hasta dejar de servir a la firma de distribución, un pacto que, sin embargo, ha sido renegociado a petición del otrora interproveedor para adelantar el mencionado desenganche, según consta en sus cuentas. 

"En el presente ejercicio 2014-2015 se han producido desajustes en la programación de las plantaciones para el cliente principal, lo que nos ha impedido programar adecuadamente con los clientes de exportación. Para evitar nuevos perjuicios en la siguiente campaña, hemos acordado con el cliente principal no seguir con plantaciones futuras, lo que nos permite programar convenientemente con los demás clientes", resume Bonnysa.

Un horizonte complicado

Por lo que respecta a los resultados, la caída en las ventas de la mercantil asciende al 27% tras pasar de 103,8 millones de euros en el periodo 2013-2014 a los 75,7 de 2014-2015. Hace dos ejercicios la facturación fue de 126,8 millones de euros, 51 millones por encima de la actual.

El resultado neto de la empresa, que en el ejercicio 2012-2013 había sido de 1,2 millones y en el 2013-2014 de 660.000 euros, en el último balance se derrumbó hasta suponer unas pérdidas de 2,4 millones de euros.

Según recoge la auditora de la mercantil en un párrafo de énfasis, Grupo Bonnysa ha elaborado un plan de negocio a cinco años "cuyas principales medidas se basan en la contención de costes, la venta de activos no productivos, la reorganización interna de su producción y venta así como la renegociación de las deudas con entidades de crédito".

"La continuidad de la sociedad dependerá del éxito de sus operaciones comerciales futuras, de la consecución de acuerdos de reestructuración de deudas con entidades financieras y del cumplimiento de las medidas adicionales previstas en su plan de negocio", agrega la auditoría.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email