X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

panel de opinión

Calma, precaución y confianza en los bancos centrales para capear la crisis del 'Brexit'

25/06/2016 - 

De izq. a dcha: Christophe Donay (Pictet), Rafael Romero (Unicorp), Víctor Peiró (Beka Finance), Dominic Rossi (Fidelity), Léon Cornelissen (Robeco) y Gero Jung (Mirabaud)

VALENCIA. Al final, y contra todo pronóstico, los británicos votaron en su mayoría abandonar la Unión Europea. Y la reacción no se hizo esperar: solo el Ibex 35 presentó la mayor caída de toda su historia en un auténtico 'viernes negro' en los mercados financieros de todo el planeta

No faltaron los apocalípticos de turno, que con sus soflamas del fin del mundo provocaron la estampida de no pocos pequeños ahorradores para que vendieran a cualquier precio. Algo que suele suceder en situaciones de crash bursátil y más en una como la de ayer que nunca se había producido.

Nada mejor conocer la opinión de media docena de reputados gestores de firmas de talla mundial para tener más referencias sobre la mesa a la hora de tomar una decisión y, sobre todo, mantener siempre la cabeza fría, no precipitarse y confiar en la actuación de los bancos centrales, que ya están preparados para actuar -sino lo hicieron ayer- porque el periodo de salida del Reino Unido de la UE se antoja largo.


Para Gero Jung, economista jefe Mirabaud Asset Management, aunque el impacto económico final de la decisión dependerá del nuevo acuerdo que rija las relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea, el efecto inmediato será impulsado por tres factores que convergen:

  1. El canal comercial: se reducirán de forma gradual las relaciones comerciales entre el Reino Unido y cada estado miembro de la UE, al margen de cualquier acuerdo comercial que se alcance. En la actualidad, alrededor del 50% de las exportaciones del Reino Unido se envían a Europa. El impacto inmediato a corto plazo será una reducción de la demanda externa y un menor gasto de inversión. A más largo plazo, el impacto económico es más incierto y, posiblemente, podría ser positivo, dada la libertad para negociar de forma proactiva los acuerdos de libre comercio.
  2. El impacto de la incertidumbre: la incertidumbre aumentará a medida que nos adentremos en escenarios sin precedentes. Negociar un nuevo acuerdo con la UE podría necesitar varios años y cada estado miembro tendrá que ratificar el acuerdo final a nivel nacional. Los nuevos acuerdos comerciales también tendrán que ser negociados con los estados que no pertenecen a la UE. Como consecuencia, los hogares y las empresas podrían retrasar el gasto y las inversiones.
  3. El impacto financiero: es probable que la volatilidad del mercado aumente, al igual que lo es  que se endurezcan las condiciones financieras. La depreciación de la libra generará inflación importada,  con importantes consecuencias en materia de política monetaria. En la actualidad, el déficit por cuenta corriente del Reino Unido sigue siendo enorme, ya que la economía se basa en la "buena voluntad de los extraños” 'para financiar ese déficit. Los principales bancos centrales tienden a proporcionar una amplia liquidez a los bancos para asegurar un funcionamiento adecuado de los mercados financieros.

A pesar de estos contratiempos, advierte que en la casa "seguimos siendo optimistas sobre las perspectivas a medio plazo para la Unión Europea. En particular, el BCE lleva a cabo una política monetaria expansiva para mantener las tasas de interés bajas y para estimular la inversión privada en la zona euro. Esta política también incluirá estrechos márgenes para las tasas de interés para los países periféricos. Con respecto a las perspectivas económicas, el crecimiento del crédito seguirá siendo un apoyo y un euro a la baja beneficiará a los exportadores".


Dominic Rossi, director mundial de inversiones del área de renta variable de Fidelity International

“Las implicaciones de la salida del Reino Unido de la UE son dobles. Nos encontramos en medio de una conmoción económica y política, y creo que la conmoción política será mayor que la económica. Desde un punto de vista económico, cabe esperar un menor crecimiento en el Reino Unido y en Europa y eso es lo que están descontando actualmente las bolsas. También esperamos una recesión moderada en el Reino Unido durante este año y parte del próximo. Sin embargo, lo que más importa es que la prima de riesgo político subirá en todo el mundo y eso tirará a la baja de las valoraciones. El resultado tendrá un efecto dominó en el riesgo político. Ya sean las elecciones estadounidenses a finales de este año o las francesas el próximo, los inversores van a ser mucho más cautos".

Para el experto, "lo vivido ayer por la mañana fue un movimiento reflejo en los mercados, que estaban mal posicionados de cara al resultado del referéndum. El final podría estar lejos todavía; cuando la polvareda se asiente y los fundamentales se reafirmen, probablemente la libra esterlina siga depreciándose frente al dólar estadounidense y el euro". 

De ahí que advierta que la diversificación a la hora de invertir sea clave. "Eso significa alcanzar un equilibrio entre los activos en libras esterlinas y en otras monedas, junto con activos de renta fija, que actuarán como depósito de valor. También es importante recordar que siempre habrá grandes organizaciones internacionales con balances muy grandes que ofrezcan cierta protección a los ahorradores en estos tiempos".

Y para termina un consejo a tener muy en cuenta a la hora de invertir: “Como inversores, aprovechamos los momentos difíciles como estos para comprar negocios sostenibles saneados con descuento que nos parecen atractivos. Sin embargo, los mercados seguirán siendo volátiles a corto plazo, por lo que es esencial moverse con precaución”.


Víctor Peiró, director de análisis de BEKA Finance

A su juicio la reacción de ayer en los mercados tras conocer el desenlace del referéndum en Reino Unido fue lo esperado: fuertes caídas en todas las bolsas, el dinero refugiándose en los activos considerados más seguros, el petróleo cayendo con fuerza y la libra depreciándose. "Probablemente se verán rebotes en algún momento, pero lo normal es que entremos en un periodo de volatilidad, ya que las consecuencias son difícilmente predecibles y el tener un horizonte claro va a llevar mucho tiempo. Todo dependerá de cómo se gestione la situación".

Peiró tiene claro -como todos- cómo va a reaccionar la UE y de ahí que se pregunte si se va a proteger de una libra débil que puede inundar el mercado europeo con sus importaciones o se van a exacerbar todos los nacionalismos que hay en Europa. El tiempo lo dirá. Pero lo que reconoce es que el movimiento que puede perdurar más es la depreciación de la libra que estimamos podría ser del 10% en los próximos días aunque la volatilidad será elevada por las intervenciones de los bancos centrales. 

Finalmente recomienda algunos valores españoles que no están expuesto al doble riesgo actual -Brexit y elecciones en España- como son Viscofán, Inditex, Amadeus, Acerinox, Repsol (solo por la debilidad del petróleo), Dia Supermercados y Ence aunque recomienda vigilar la evolución de las commodities.


Rafael Romero, director del departamento de Inversiones de Unicorp Patrimonio

"Ya sabemos todos que los ciudadanos de Reino Unido han decidido no permanecer en la Unión Europea. Representa una decisión trascendental cuyas implicaciones van más allá del Reino Unido y de Europa y que afectará a los inversores de todo el mundo. El Parlamento británico debe decidir ahora si confirma el sentido del voto a favor de una salida de la UE". 

Sin embargo recuerda que el voto a favor de la salida del Reino Unido de la UE no es el final del proceso "sino el inicio de una nueva fase de negociación que puede durar como mínimo un par de años". De ahí que se entre en un periodo de transición a lo largo del cual habrá que analizar muchos aspectos a su juicio como las implicaciones, los detalles y el calendario de esta salida". Y no le falta razón porque conviene apuntar que de momento las leyes y normativas existentes de la UE continuarían siendo vigentes en el Reino Unido.

Para Romero, "las implicaciones a largo plazo  son difíciles de medir en la fase actual. No obstante, si la salida es amistosa, es decir, que pudiera implicar reducidas pérdidas de acuerdos comerciales, su impacto económico y de mercado en el largo plazo debería ser limitado. Eso lo iremos viendo con el tiempo. A nadie le interesa una salida especialmente caótica", advierte.

Además, recuerda la estampida inversora de ayer donde "muchísimos inversores han decidido salir de forma totalmente desordenada de toda posición de riesgo, generando una salida de posiciones que pueden ser positivas a medio plazo. Los primeros momentos no suelen ser los mejores para tomar decisiones". Pero explica que "la precipitación no es buena consejera cuando todos están en el mismo lado porque si todo el mundo vende, solo se ponen posiciones de compra en precios especialmente alejados del valor razonable".

Para acabar recuerda que estos episodios no son nuevos -basta remontarse a los trágicos atentados del 11-S, el 11-M, París...-; mientras señala que "la volatilidad es algo normal, consustancial con la inversión en activos de riesgo, especialmente en las bolsas. Normalmente estos episodios permiten generar también oportunidades muy atractivas con una mirada de largo plazo. No esperamos un escenario catastrofista".

Léon Cornelissen, Economista Jefe de la gestora holandesa Robeco

El experto predice una recesión para el Reino Unido, perspectiva que ya se planteó durante los cuatro meses de la campaña por la OCDE. Se predijo una contracción económica a largo plazo de entre el 2,7% y el 7,7% en el período previo a 2030, con un escenario base de -5,1%, aunque el lado del Brexit lo llamó "alarmismo".

"Para la economía del Reino Unido, esto es, sin duda, una mala noticia", afirma. "Ya estaba sufriendo debido a la incertidumbre Brexit, demostrado por el aumento del déficit por cuenta corriente del Reino Unido que ha subido al 7% del PIB, que es enorme para una economía desarrollada. Por lo que el Reino Unido es ahora vulnerable a la fuga de capitales, y hace que el desplome de la libra sea una reacción comprensible".

"Las inversiones, por el momento, continuarán sufriendo. La confianza del consumidor también será afectada por las turbulencias en los mercados, por lo que una recesión en el Reino Unido parece probable. El sentimiento empresarial en Europa también podría verse obstaculizado debido a los crecientes temores de contagio - ahora podíamos ver a otros partidos euroescépticos en toda Europa pidiendo nuevas votaciones de salidas. La primera indicación de las consecuencias políticas llegará este fin de semana con las elecciones generales en España. El riesgo más grande es Italia, y la posible aparición del nacionalismo en Francia y Alemania. Todo esto es en general malo para el clima de negocios.”

Finalmente barrunta que la renuncia de David Cameron, y la elección de un nuevo líder del partido conservador gobernante, que bien puede ser el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, que era una fuerza importante en el campo de Brexit. Nigel Farage, líder de la lucha contra la UE, y del Partido Independiente Reino Unido (UKIP) también puede tener un papel en el gobierno.


Christophe Donay, director de macroeconómica de Pictet WM

De entrada advierte que a corto plazo pueden subir de precios los llamados 'activos refugio' como franco suizo, dólar, yen, oro y bonos soberanos de países centrales. "Si la salida es 'suave' Reino Unido puede perder alrededor de 4% de crecimiento del PIB los próximos cinco años. El impacto mundial puede ser menor".

Por otro lado entiende que "las consecuencias políticas serán significativas aunque Reino Unido y Europa tienen tiempo para negociar mecanismos de salida. El Artículo 50 del Tratado Europeo establece un período de negociación de dos años y en este tiempo el Parlamento británico tendrá que decir". Sin embargo, si hay una salida 'dura', es decir, sin acceso preferencial para las exportaciones a la Unión Europea "puede caer en recesión a corto plazo y perder 8% de crecimiento de PIB en cinco años. 

En cualquier caso también va por la línea de que los bancos centrales tomarán medidas coordinadas para evitar una crisis de liquidez. "Pero, a pesar de las intervenciones, como los mercados financieros no habían descontado el Brexit y dado el rebote estos días, es previsible que la volatilidad aumente significativamente y que los activos de riesgo estén bajo presión los próximos días. Tras el shock los activos de riesgo pueden estabilizarse mientras el mercado asimila la forma del Brexit. Esta estabilización puede ser temporal y ceder a renovadas presiones".

Para acabar, y como aviso a navegantes, incide en que "el resultado del referéndum proporciona aire al populismo (y al proteccionismo económico) en el mundo occidental. Seguirá en el centro del escenario de la política europea un tiempo, aumentando la incertidumbre y haciendo incómoda la vida de los legisladores. Está en riesgo el futuro de la Unión Económica Europea".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email