Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de vacuna covid-19 hostelería coronavirus DESCONFINAMIENTO retail
GRUPO PLAZA

El coste de cancelar las fiestas: el coronavirus priva a los ayuntamientos de sus ingresos extra

La arcas municipales sufren con la suspensión de festejos como la Fira de Xàtiva, la Mare de Déu de la Salut de Algemesí o la Mostra Internacional de Mim de Sueca

13/08/2020 - 

VALÈNCIA. Plazas y calles a rebosar de vecinos y visitantes. Esta suele ser la estampa típica durante las fiestas, ferias y festivales de los municipios. Cada rincón se llena de vida y también lo hacen los bolsillos de comerciantes, hosteleros y demás trabajadores relacionados con el sector. Así como las arcas municipales que encuentran en estos días de celebración una fuente de ingresos extra y de riqueza para su municipio. Sin embargo, la crisis sanitaria producida por la pandemia ha trastocado este idílico escenario.

La alerta sanitaria y las dificultades para mantener la distancia de social, así como las normas sanitarias establecidas para evitar la propagación del coronavirus ha obligado a muchos ayuntamientos a cancelar sus celebraciones más destacadas. Más allá de las repercusiones emocionales que pueda despertar este revés en la sociedad, el impacto económico puede ser notablemente superior. Especialmente, si se trata de fiestas históricas que mueven a miles de personas y crean un impacto económico municipal significativo.

La Fira de Xàtiva: adiós a la semana grande de la capital de La Costera

La Fira d’Agost de Xàtiva es una histórica celebración que, de no existir el coronavirus, entre el 15 y el 20 de agosto, llenaría las calles de la ciudad de curiosos y veteranos. La festividad cuenta con una partida presupuestaria valorada en 860.000 euros, sin embargo, la inversión total del evento supera el millón de euros. Teniendo en cuenta que en 2019 la visitaron entorno a 250.000 personas, el concejal de Fiestas, Pedro Aldavero, lo tiene claro: “Prevemos que el golpe para la economía municipal sea muy grande”.

Con estas cifras, el impacto económico para la ciudad ronda los 25 millones de euros, “representa casi el presupuesto total del Ayuntamiento”, recuerda Aldavero. La Fira d’Agost es el evento por excelencia de Xàtiva: “tiene una repercusión económica mucho mayor que las Fallas o que otras temporadas como la Navidad, las consecuencias de que no se celebre este año serán muy notables para la ciudad”, admite el concejal.

Más allá del dinero que deja la Fira en Xàtiva, esta festividad también incrementa la creación de empleo. Es el caso de los comercios y establecimientos de la ciudad que contratan a más trabajadores debido al aumento de la carga de trabajo, y de los más de 200 puestos de feriantes y vendedores ambulantes que llenan las calles y avenidas durante la segunda quincena de agosto.

“Para los bares, restaurantes y comercios de la ciudad, la Fira es la semana grande. La cancelación de las fiestas supondrá una debacle para la economía municipal”, asegura el responsable de Fiestas. “Cuando planeas el año, haces cálculos y cuentas con esta riqueza añadida que se genera durante estos días, pero esta situación imprevista, nos destroza los planes”, lamenta. El próximo 15 de agosto, los miles de visitantes que, desde hace años acuden a esta cita destacada, no podrán hacerlo. Se trata de una celebración que data de 1250 y que desde después de la Guerra Civil se ha realizado de manera ininterrumpida. “Ahí están los números: la repercusión será importante”, remata.

Para suplir este vacío, el Museo de la Casa de l’Ensenyança, acogerá una exposición retrospectiva con una recopilación de los carteles más históricos de la Fira que cuenta entre sus filas con ilustradores de la talla de Paco Roca o de Mariscal. Además, dispararán un castillo de fuegos artificiales. “Es un acto simbólico para dejar claro que el próximo año más y mejor”, señala Aldavero. También pretenden alimentar a un sector especialmente golpeado por la pandemia: la pirotecnia. “Es una parte muy importante de nuestra cultura y nuestra industria, pensamos que sería bueno para el sector y para intentar paliar un poco la caída de la actividad”, comenta. Con la mirada puesta en el 2021, desde el consistorio han decidido prorrogar los contratos previstos par este año.

La Mare de Déu de la Salut de Algemesí: una fiesta Patrimonio de la Humanidad que se cancela por primera vez

En 2011, la Unesco declaró las fiestas de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Ahora, nueve años después, se han visto obligados a cancelarlas por primera vez en su historia a causa de la pandemia del coronavirus. La gente, los colores y la música tradicional valenciana, darán paso a un escenario, sin duda, más apagado. A su vez, otra de las celebraciones míticas de esta localidad de la Ribera Alta, la Semana de Toros, también ha tenido que anular sus eventos.

Y es que, el mes de septiembre está rodeado con un círculo rojo en los calendarios de los vecinos del pueblo. También en los del consistorio que dedica una partida presupuestaria dotada de entre 35.000 y 40.000 euros para cada uno de estos eventos. “Es el primer año en la historia de Algemesí que no vamos a celebrar estas fiestas. Todavía no podemos hacer un cálculo del impacto económico que tendrá para la economía municipal, pero desde luego sabemos que va a ser sustancial”, admite la concejala de Comercio y Promoción Económica, Palma Egido.

Esta crisis sanitaria convertirá un mes marcado por las celebraciones en uno “bastante triste”, lamenta Egido. Y no es para menos porque se trata del mes más fuerte económicamente para los comercios y establecimientos de la localidad. Concretamente, el sector de la hostelería, los comercios de moda y completos y los establecimientos de estética y peluquería serán los que más notarán este duro golpe. “Los vecinos y las personas que acuden a visitarnos comen y cenan en nuestros bares, y regresan al pueblo para vestirse y peinarse en honor a la Mare de Déu de la Salut”, relata la concejala.

Ante esta situación imprevista, la Comisión Taurina ha solicitado al consistorio que realice un estudio económico de las repercusiones que tendrá la cancelación de la Semana de Toros y las pérdidas que ocasionará en la economía local. “Será el primer año que podamos realizar ese estudio y vamos a aprovechar para medir el impacto de las dos fiestas grandes del municipio”, explica la responsable de Comercio y Promoción Económica. El análisis se llevará a cabo a través de la Oficina Técnica Económica de Algemesí con el objetivo, no solo de medir las repercusiones económicas de estas festividades, sino también de poner en valor la riqueza que generan en el comercio y los establecimientos locales.

Para intentar aminorar el peso emocional de la cancelación de estas destacadas fiestas, desde el ayuntamiento tienen previsto engalanar el municipio con imágenes de años anteriores: “queremos recordar estas las fechas destacadas y atenuar la tristeza de los vecinos”, comenta Egido. Esto, sin embargo, no ha restado fuerzas al consistorio que asegura que “para el 2021 la tradición continuará. Cada año crecemos y hay más gente que quiere participar”, asegura la concejala. “Este es nuestro reto de futuro, que la gente no pierda la ilusión y las ganas”, concluye.

La Mostra Internacional de Mim: un festival que volverá con más ilusión que nunca

Este revés vírico afecta, no solo a las fiestas patronales o históricas de los municipios, también a festivales de reconocido prestigio internacional. Arraigada en la capital de la Ribera Baixa, la Mostra Internacional de Mim, también ha tenido que decir adiós a su edición prevista para 2020. Según explica su organizador, Joan Santacreu, “es un festival de grandes dimensiones, un acontecimiento que no ha dejado de crecer y que necesita una infraestructura, tanto en el ámbito de personal como en el ámbito económico, para poder hacer realidad cada edición”. Es por eso que para esta 31ª edición, la inversión del consistorio rondaba los 70.000 euros. “Esto supone una tercera parte del presupuesto total del festival”, asegura.

Pese a este alto en el camino, la organización del festival insiste en la necesidad de apostar, año tras año, “por un presupuesto más ambicioso del mismo modo que el MIM amplía el volumen de propuestas artísticas, escenarios o número de espectadores”. Un festival lleno de luces, risas y muecas que consigue duplicar la población de Sueca con una afluencia de visitantes que se sitúa cerca de las 27.000 personas. Ante estos datos, las repercusiones económicas para la localidad suecana se dejarán sentir en sus establecimientos y comercios.

“Todas estas personas acaban dejando dinero en el municipio”, argumenta el organizador del MIM. Entre los sectores que mayor impacto económico reciben está el de la hostelería que, en algunos casos, llega a triplicar su recaudación habitual durante los días en que se celebra la Muestra. Sin embargo, no todo se mide en dinero: “el festival pone a Sueca en primera línea de la actualidad cultural y turística y esto no tiene precio”, señala Santacreu.

Los tintes de tragedia que tiñen la cancelación de este festival, se intentarán aminorar con algunos eventos alternativos. Es el caso de la presentación del "MIM: un ensayo fotográfico", el libro de fotografías de Francesc Vera, el fotógrafo que ha inmortalizado durante tres décadas cada uno de los rincones de Sueca. “Es un proyecto muy ilusionante que estamos seguros de que gustará mucho a los seguidores del festival”, comenta el organizador. “Puede ser una buena ocasión para celebrar de alguna manera que la llama del MIM está muy viva”, sostiene. Además, tienen previsto empapar el centro de Sueca de la esencia del festival cubriendo balcones y fachadas con imágenes de la historia de la Muestra.

Como en toda obra de teatro, tras un acto viene el siguiente y, desde la organización de la Mostra Internacional de Mim, ya están pensando en el 2021. “Encaramos el próximo año con una doble carga de ilusión”, admiten, “Seremos más ambiciosos que nunca y trabajaremos con muchísima fuerza para hacer una edición que quede por siempre en los recuerdos de todas las personas”. Por el momento, toda esperar y ver pasar un año que sacudirá las emociones y las cuentas de estos municipios.

 FOTO: FRANCESC VERA

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email