GRUPO PLAZA

el ibex 35, cada vez más cerca de los 8.000 puntos

Una desbocada inflación pasa factura en el ánimo de los inversores en la bolsa española

30/06/2022 - 

VALÈNCIA. Analistas, operadores, gestores e inversores asisten acongojados ante la espiral inflacionista que se vive en buena parte del planeta. Y más todavía en España viendo como el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba ayer el dato preliminar del IPC correspondiente a este mes, que se catapultó hasta el 10,2%, dos puntos por encima de la Eurozona. O lo que es lo mismo: la cota más alta desde abril de 1985. Habrá que esperar al 13 de julio para conocer el incremento definitivo, pero de momento ayer el Ibex 35 lo 'pagó' con una caída del 1,6%. De este modo, el barómetro de la renta variable española elevaba sus pérdidas anuales hasta el 6%, a un paso de neutralizar el 7,9% de revalorización presentada durante 2021.

Una pujanza que empuja directamente a los inversores a asumir más riesgo para tratar de batir al IPC. En este sentido no hay que olvidar que cualquier rentabilidad por debajo de la inflación es perder dinero. De ahí que sea fundamental -sobre todo para los menos duchos- estar debidamente muy bien asesorados. Muy especialmente para todos aquellos que históricamente han canalizado sus ahorros por productos tan conservadores como depósitos bancarios y/o Letras del Tesoro.

El temor de los actores del mercado es que estas tensiones inflacionistas pasen de ser coyunturales a estructurales. Y en este sentido, Laurent Denize, director de Inversiones de Oddo BHF AM, advertía ayer que todavía es demasiado pronto para reposicionarse de forma importante en la renta variable europea. "Seguimos algo infraponderados preocupados por la autocomplacencia de los analistas sobre el impacto de la desaceleración de la economía en los beneficios y seguros de que los bancos centrales no se desviarán en su deseo de 'romper' la inflación". Lo hacía señalando que "todavía no hay consenso sobre que la economía vaya a sufrir una recesión global".

Una inflación provocada por varios factores -más allá de la guerra entre rusos y ucranianos- y, entre la principal, están las macroinyecciones de liquidez de los bancos centrales como bien explicaba este miércoles en un artículo de opinión Alejandro Martínez, socio director de inversiones y cofundador de EFE & ENE Multifamily Office. "La mayor inyección de liquidez de todos los tiempos iba a ser una medida temporal (las medidas 'no convencionales'). Trece años después, y pese a haber anunciado lo contrario, la liquidez sigue sin drenarse. Y esto sólo acaba de una manera: con una enorme inflación", señalaba el financiero valenciano de esta firma debidamente supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Mecanismo antifragmentación del BCE

Y hablando de bancos centrales, ayer también la presidenta del BCE, reconocía que "es improbable un regreso al entorno de baja inflación" como el vivido antes de la pandemia. Asimismo Christine Lagarde reafirmaba que la institución monetaria de la Eurozona subirá los tipos de interés -por primera vez en una década- en la próxima reunión de julio. Será entonces cuando informe al mercado sobre el nuevo instrumento de la entidad para abordar la fragmentación en la Eurozona, es decir, evitar una crisis de deuda en los países periféricos como España, Italia, Grecia y Portugal. 

Lo que es un hecho es que tras el anuncio del BCE de dicho instrumento hace tres semanas en una reunión de emergencia, las primas de riesgo de dichos países se han relajado. Un mecanismo que también fue alabado por diversos analistas. Pero lo que piden es que se concrete ese nuevo instrumento antifragmentación, que está dirigido a calmar las tensiones en los mercados de deuda soberana. Mientras tanto la institución monetaria de la Eurozona sigue aplicando flexibilidad en la reinversión de los vencimientos de su cartera de deuda correspondiente al programa antipandemia (PEPP).

Pinchar aquí para ver el gráfico más grande (Fuente: YahooFinance)

"España se enfrenta a un fuerte aumento de la inflación, a la ralentización del crecimiento y a la incertidumbre económica provocada por la guerra en Ucrania. Sin embargo, el sólido crecimiento económico post-pandémico y el fuerte apoyo institucional europeo apuntalan las perspectivas de las finanzas públicas. La recuperación de la economía sigue en marcha a medio plazo, con una previsión de crecimiento del PIB del 4,6% en 2022 y del 3,3% en 2023". Así se manifestaba Jakob Suwalski, analista de Scope Ratings.

"Recientemente confirmamos la calificación de España en 'A-' con perspectiva 'estable'. Esta calificación refleja, entre otros factores, la condición de España como miembro de la Eurozona, que le permite beneficiarse del apoyo fiscal y monetario institucional europeo. España también tiene una economía grande y diversificada, impulsada por actividades de alto valor añadido. No obstante, a pesar de las fortalezas crediticias, la relación entre la deuda y el PIB de España es elevada, y es probable que se estabilice en 2025 en torno al 111%, pero aún 15 puntos porcentuales por encima de los niveles anteriores a la pandemia. Todo ello mientras persisten los retos del elevado desempleo estructural, el rápido envejecimiento de la población y la disminución del número de personas en edad de trabajar", añadía.

Inversión por momentum

Por su parte, Michael Stamos y Nicolas Hengstebeck del equipo multiactivos de Allianz Global Investors, apuntaban que "tras décadas de subida ralentizada de los precios en los mercados desarrollados, la inflación ha alcanzado los niveles más altos en 40 años. Los inversores se esfuerzan por preservar su patrimonio y obtener rendimientos reales en este entorno inflacionario". Y para ello recomendaban la inversión por momentum -tomar posiciones largas- en distintas clases de activos porque "es una opción probada para ello".

"Según nuestra interpretación, la inversión basada en tendencia está funcionando bien porque la inflación es análoga a la tendencia de los precios al consumo. Y ésta a su vez, motiva reacciones persistentes en la economía, decisiones de inversión privada y acciones por parte de los bancos centrales, factores que a su vez pueden favorecer determinados rumbos de precios en el mercado", añadían.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme