GRUPO PLAZA

La vicepresidenta segunda del Gobierno rechaza las "batallas culturales" de derecha y extrema derecha

Díaz defiende el impuesto a grandes fortunas y cree que las medidas no pueden ser temporales

Foto: Jorge Gil/ EP
24/09/2022 - 

VALÈNCIA (EP). La vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha defendido el impuesto a las grandes fortunas que se negocia con el Ministerio de Hacienda en el marco de los Presupuestos Generales del Estado, ha justificado la necesidad de este tributo ante la "injusticia fiscal" que, a su juicio, se da en España, y ha reivindicado que este tipo de medidas "no pueden ser temporales".

En declaraciones a los medios este sábado antes de participar en València en uno de los actos enmarcados en el X aniversario de eldiario.es, Díaz ha apostado por la penalización de los tramos salariales más elevados, es decir, que "se graven más las rentas próximas a los patrimonios elevados que las rentas salariales".

La ministra de Trabajo ha defendido los planteamientos "ambiciosos" en materia de ingresos públicos que desde Unidas Podemos negocian "desde antes del verano" con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de cara a la elaboración y posterior aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, entre ellos la modificación del impuesto de sociedades "para que se asimile al 15 por ciento", un aspecto "muy relevante" en la negociación, según ha incidido.

Desde la formación morada, ha señalado Díaz, también apuestan por el impuesto a las grandes fortunas y por la penalización de los tramos salariales más elevados, "singularmente tipos que implementen la tributación por encima de 120.000, 200.000 euros y en adelante".

En esta línea, ha apuntado que otra de las propuestas planteadas a Montero es una armonización fiscal. Al respecto, Yolanda Díaz ha considerado que es "muy conveniente" fijar un tramo "a partir del cual no sea bonificable y que todas las comunidades autónomas tengan la obligación de señalar el mismo diseño de ingresos públicos", y que, "a partir de ahí, sí que puedan establecer diferencias".

Foto: Jorge Gil/ EP

Así, Díaz ha mostrado su apoyo explícitamente a la propuesta formulada este viernes por el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que el "esfuerzo fiscal" que realizan algunas comunidades autónomas se compute a la hora de distribuir de forma "justa" los ingresos del Estado, frente a las regiones que pretenden practicar un "desarme fiscal". "Sí soy partidaria", ha ratificado Díaz, al tiempo que ha mencionado el factor de la financiación autonómica.

"Somos anómalos en Europa"

La vicepresidenta del Gobierno ha reivindicado que ha "llegado el momento" de impulsar una reforma estructural en materia de ingresos públicos. "Somos anómalos en Europa, tenemos cinco puntos de distancia en presión fiscal y, por tanto, tenemos que acomodar las estructuras de ingresos públicos a las realidades económicas y sociales del siglo XXI, cosa que no está pasando", ha apostillado.

Por ello, ha argumentado que la propuesta de impuesto a las grandes fortunas "no está pensado para ahora, sino que está pensada porque hay injusticia fiscal". "Y cuando hay una injusticia fiscal, las medidas tienen que ser estructurales", ha apostado.

Díaz ha incidido en que al formar parte de un gobierno de coalición se avanza "poco a poco" en este aspecto, pero en cualquier caso ha insistido en la necesidad de defender el impuesto a las grandes fortunas. "No puede ser que un pequeño autónomo tribute más que una gran corporación de nuestro país", ha censurado.

Al respecto, ha valorado "cualquier avance" para "atajar" los "problemas enormes" de la crisis a consecuencia de la guerra en Ucrania. "Bienvenido sea", ha expresado.

Rechazo a entrar en "batallas culturales"

Por último, preguntada por las declaraciones del expresidente del Gobierno José María Aznar sobre el impuesto a las grandes fortunas, Díaz ha rechazado entrar en "las batallas culturales de la derecha y la extrema derecha" que disputan "por razones evidentes", en las que, ha advertido, ella "jamás" va "a caer".

Foto: Jorge Gil/ EP

Frente a la postura de Aznar, ha considerado que a día de hoy en España "ya nadie discute que subir el salario mínimo sea malo" y que, por tanto, resulta ser "una mala noticia para la derecha y extrema derecha que se consoliden conceptos que sean positivos", puesto que estos sectores "siguen en las guerras culturales" mientras el Gobierno de España "sigue mejorando la vida de la gente de este país".

La política del BCE ante la inflación es un "error"

Además, Díaz ha calificado de "error" la política del Banco Central Europeo con una subida de los tipos de interés que "encarece las hipotecas y aumenta los costes de financiación de las empresas". Así, ha reivindicado que la solución a la crisis actual "no puede salir de esta política financiera del BCE" y se ha mostrado "preocupada" porque con esta medida "las entidades financieras vuelven a enriquecerse" mediante una "transferencia económica desde la ciudadanía".

"Es un error la política del Banco Central Europeo que hace seguidismo con la reserva federal y sobre todo con una subida negativa que encarece las hipotecas en nuestro país y aumenta los costes de financiación a las pequeñas empresas y a las empresas", ha criticado.

La vicepresidenta ha defendido que el "punto positivo" de la gestión, "tanto de la Unión Europea como del Gobierno de España", de la crisis de la pandemia y la provocada por la guerra entre Rusia y Ucrania es que "se ha practicado y se han diseñado políticas públicas que han ido en la dirección opuesta a las anteriores".

"Abandonamos el mantra neoliberal que tanto dolor ha hecho en la gestión de la crisis financiera en la que España alcanzó el 27 por ciento de paro con más de seis millones de españoles y españolas", ha manifestado, y ha asegurado que en la actualidad el Ejecutivo apuesta por "políticas diferentes con un nuevo lenguaje que abandona ciertos dogmas de fe". "Ya nadie discute que el SMI es efectivo contra la pobreza y eficiente en términos económicos", ha apostillado.

No obstante, también se ha mostrado "preocupada" ante las "incertidumbres" de estas crisis. "Hay dirigentes que afirman que se van a practicar políticas que van a causar mucho dolor y creo que es un error", ha valorado. "No estoy de acuerdo con que haya que hacer enormes sacrificios, porque si como vicepresidenta le transmito a la población que voy a causar dolor, ¿para qué vale la política?", ha cuestionado.

"Podría haber legislado sola como el resto de ministros"

La vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha asegurado que su "estilo" político es "llegar a acuerdos", pues, ha afirmado, ha fraguado 14 "grandes acuerdos sociales". "Podría haber legislado sola como hacen el resto de ministros y no lo he hecho", ha apostillado.

"Debemos actuar en materia de vivienda, es fundamental", ha urgido, al tiempo que ha indicado que se continúa negociando para prorrogar el tope del dos ciento de revalorización de las rentas del alquiler, así como para congelar las precios de arrendamiento. "Queremos una política de vivienda que no dé tranquilidad a los fondos de inversión, sino a las familias a la gente con problemas para pagar el alquiler o la hipoteca", ha resaltado.

En este sentido, ha aseverado que la subida de los salarios es una "gran preocupación en el mundo actual". "No solo el salario mínimo, sino los salarios en conjunto, porque existe un riesgo elevado de morosidad", ha apuntado, y ha expresado que "de eso va la política, de democracia y no de fondos de inversión".

La ministra de Trabajo ha lamentado que España es una "anomalía" en Europa en materia de vivienda, pues el país tiene "el mayor número de propietarios en muy pocas manos" y "una diferencia sustancial en política pública con respecto a la mayoría de países europeos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme