Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

por un vertido de la industria farmacéutica

El juzgado inhabilita al empresario Jaime Ferrer Alós, fundador de El Osito y Laboratorios Viviar

La justicia le prohíbe desempeñar la labor de administración de empresas durante nueve meses tras la denuncia de un vecino

13/01/2016 - 

VALENCIA. Una disputa con un vecino y con Medio Ambiente ha terminado con la inhabilitación del empresario Jaime Ferrer Alós, fundador del centro comercial El Osito de la Eliana y de los Laboratorios Viviar, asentados en Paterna.

La inhabilitación del empresario fue publicada este martes por el Boletín del Registro Mercantil y afecta a sus cargos al frente de las sociedades El Osito Ciudad Comercial, Inversiones El Osito, Grupo Viviar Bicarbonat, Negocios y Activos, Drogas Sose y Prestos Servicios.

La suspensión para "el desempeño de profesión u oficio relacionado con la administración de empresas" tendrá una duración de nueve meses en todos los casos. La sanción también afecta a su hermano Juan Ramón Ferrer Alós por su participación en dos de las sociedades.

Fuentes próximas al empresario detallan a Valencia Plaza que la suspensión es la consecuencia de un largo litigio con el propietario de un terreno anexo a la industria farmacéutica al que se incorporaron las autoridades de Medio Ambiente.

Tras un sonado primer siniestro en la misma -la explosión de un tanque de glicerina en 2009 que provocó la muerte de un trabajador- llegó el cierre de las instalaciones, ubicadas en el polígono de la Andana. Fue entonces cuando el vandalismo se adueñó de las mismas. Uno de los múltiples robos en la antigua fábrica provocó un gran derrame -también de glicerina- que se extendió hasta un campo vecino.

Delito medioambiental

El dueño denunció a los propietarios de Viviar y, tras un largo tira y afloja, se les consideró culpables de un delito medioambiental que ha terminado en las citadas inhabilitaciones, además de a afrontar una multa e indemnizar al afectado. Los empresarios siempre argumentaron en su defensa que avisaron de forma reiterada y constante a las autoridades del orden de los robos que se estaban produciendo en la industria al ser incapaces de sufragar con medios propios las medidas de seguridad necesarias para evitar el saqueo.

Sin embargo, el expolio continuó hasta la demolición total de los edificios a manos de los vándalos. Una extensa explanada de aguarrás, multitud de frascos de reactivos y una gran cantidad de escombros de uralita de fibrocemento -material que libera amianto, sustancia que puede resultar cancerígena- compusieron durante meses el paisaje en el polígono industrial. El estado del lugar también provocó una disputa entre los dueños y el Ayuntamiento de Paterna.

La inhabilitación es la última consecuencia del quebradero de cabeza en el que se convirtió Viviar para un empresario que destacó por impulsar el centro comercial El Osito, sobre el que más tarde perdería el control.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email