GRUPO PLAZA

Entrevista | Rafael Climent, conseller de Economía sostenible

Climent: "Lo importante no es cuántas empresas públicas se crean, sino que funcionen"

Foto: KIKE TABERNER
9/08/2021 - 

VALÈNCIA. La Conselleria de Economía enfila meses decisivos para sacar adelante proyectos clave como la definitiva reestructuración de Feria Valencia e IFA con su conversión en empresas públicas, la creación de la estructura necesaria para asumir directamente la gestión del servicio de ITV en la Comunitat tras veinte años en manos privadas o la solución al embrollo de la ATE de Mestalla.

El máximo responsable de llevarlos a cabo, Rafael Climent, defiende que su departamento está engrasado para completar esos procesos de forma exitosa. Además, no duda de que contará con el respaldo del PSPV después de que el presidente Ximo Puig le instara a seguir adelante con el cambio del modelo concesional por la gestión pública de las ITV.  

Según explica en esta entrevista, tanto este servicio como los recintos feriales se gestionarán a través de empresas públicas de nueva creación y todos sus trabajadores se incorporarán a ellas como personal laboral a extinguir. A su juicio, estos procesos no deberían sustentarse solo en informes económicos, especialmente en el caso de la sanidad. 

[Lea la segunda parte de la entrevista: "Comencé a estar cómodo desde el segundo año, ahora tengo fuerza y proyecto para tiempo"]

– Tras el verano comienza el periodo definitivo para la reversión del servicio de ITV en la Comunitat… ¿Está preparada la Conselleria?
–Sí, estamos confeccionando el grupo de trabajo con las consellerias implicadas, Hacienda, Economía y tal vez Función Pública para que nos asesore con el asunto del personal. Con ello comenzaremos a marcar las pautas del proceso. Antes de noviembre comunicaremos a los concesionarios que no se van a renovar los contratos e iniciaremos los trabajos para la gestión directa que tenemos encomendada por el Botànic II, teniendo en cuenta que no queremos perjudicar a los trabajadores y sobre la base de los estudios que hemos hecho.

– ¿Con qué fórmula se va a incorporar al personal de las empresas a la nueva empresa pública?
– Si se crea una mercantil pública, pasará a esa empresa pública tal cual está, con el compromiso que adquirí personalmente de estructurarlo en su conjunto porque ahora hay diferentes convenios. Tendremos que homogeneizar todos los puestos en un nuevo convenio colectivo y habrá una negociación importante. La idea es que se incorporen como laborales a extinguir, pero vamos a trabajarlo.

– Las concesionarias piden una mesa de diálogo, ¿se va a constituir?
– Hemos tenido muchas reuniones y conozco sus reivindicaciones. Si en algún momento hemos de tener conversaciones, las tendremos, porque si algo nos caracteriza es el diálogo. Debe quedar claro que la hoja de ruta esta trazada, pero no tenemos problemas en hablar.

Foto: KIKE TABERNER

– Las empresas denuncian que las previsiones económicas son irreales por optimistas...
– Ya me conformaría con que fueran la mitad de optimistas porque iría muy bien la gestión. El informe nos da la posibilidad de bajar precios, porque no hay que perder de vista que se trata de un servicio que damos a la ciudadanía y debe ser lo más económico posible. Y también nos da la opción de intentar que los sueldos sean dignos y de capitalizar el territorio con el servicio. El objetivo de la administración no ha de ser ganar dinero con este servicio, sino dar un servicio equilibrado económicamente para los ciudadanos, digno para los trabajadores y con infraestructuras adecuadas.

– ¿Van a bajar los precios de las revisiones?
– En principio sí, pero cuando asumamos la gestión haremos los estudios económicos.

"En principio, bajaremos el precio de la ITV, el objetivo de la administración no ha de ser ganar dinero con este servicio"

– ¿Tienen dudas sobre la voluntad del PSPV sobre culminar este proceso de reversión?
– En Compromís pretendíamos refrendar el proceso con un acuerdo del Consell que me encomendase su puesta en marcha en función de lo que dice el Botànic II. Eso se ha paralizado porque hablé personalmente con el presidente Ximo Puig y me dijo que debíamos intentar ser ambiciosos en la estructuración del sector público. La idea es que esto sea otra empresa pública y él me comentó que iba a tener una charla con el conseller (Vicent) Soler para avanzar en la reestructuración y a mí me dijo que siguiera adelante con el proceso, que comunique a las concesionarias que se acaban los contratos. Con las palabras del presidente yo ya descarto tener que pasar por el Consell el acuerdo para refrendar el proceso porque tengo el visto bueno para que el acuerdo del Botànic vaya adelante.

– ¿A qué se refería con ser ambicioso en la estructuración del sector público?
– Supongo que se está trabajando en la Ley del Sector Público Instrumental. Cuando el presidente me lo dijo, entendí que lo de ser ambicioso quiere decir ir a una ley de toda una estructura del sistema público instrumental y no ir generando mercantiles cada dos por tres.

– La oposición de Compromís ha sido determinante para frustrar una Empresa Pública de Salud (EPS) para la reversión del Hospital de Torrevieja. ¿Por qué lo que no valía para Sanidad sí sirve para las ITV o Feria Valencia?
– Son dos proyectos diferentes. Tanto Torrevieja como las ITV están en los pactos del Botànic y han de salir adelante. Si Alzira no es un modelo de empresa pública, lo lógico es que lo que se haga en Sanidad siga ese modelo. Las ITV nos dan la posibilidad de hacer una empresa pública. El objetivo final es dar una continuidad en el futuro pública funcionarial. Es decir, con el tiempo llegaremos a que sea una gestión pública y los trabajadores accederán por mérito y capacidad. 

– El nuevo plan de reestructuración de Feria Valencia e IFA acaba de iniciarse con la intención de constituir una empresa pública matriz, titular de los inmuebles, que a su vez desarrollaría la actividad a través de dos mercantiles, una en Valencia y otra en Alicante, para cada uno de los recintos feriales. ¿Va a ser este el diseño definitivo?
– Se está trabajando en esa línea, pero debemos acordarlo con Modelo Económico. La matriz sería responsable del mantenimiento y las inversiones en los recintos y de ella colgarían IFA y Feria Valencia para la gestión. Vamos a ver si lo podemos cerrar de una vez por todas. En este caso, el principal problema ha sido el de la deuda. Economía siempre hemos hablado de gestión privada y control pública y de ahí no nos hemos movido. Hemos buscado fórmulas jurídicas sobre esa idea que hemos trabajado con los empresarios, que queremos que se impliquen directamente. El control siempre ha de ser público para que no se repita lo que pasó en el pasado. Los primeros que hablamos de empresa pública fuimos nosotros.

– En este caso serían tres empresas. Si estamos hablando de racionalizar el sector público y en este caso se crean tres entes dentro de un proceso...
– Al final de lo que se trata es de que las cosas funcionen. Hasta la pandemia, las dos ferias iban muy bien, con un tremendo potencial de crecimiento. En el caso de Feria Valencia, con contactos con operadores privados con ganas de entrar cuando se resolviera el problema de la deuda. Si al final funciona, ¿qué más da?. Debemos ser operativos. Si somos eficientes y a Hacienda no la enfadamos pidiendo mucho dinero, al final nos harán palmas. Lo que hay que buscar es ser buenos gestores. Si una mercantil con dos filiales nos hace ser más rentables, no debería haber problemas. Feria Valencia da para ser muy rentable, pero tenemos que ensanchar las actividades. Si vienen operadores que traigan ferias, eso dará juego al empresariado.

– Los empresarios han pedido presencia en la gestión de los recintos, ¿cómo se va a articular?
– Veremos cómo, pero queremos que la tengan porque Feria Valencia no tendrá la salida que puede tener si los sectores no se implican.

– ¿Quién va a presidir la nueva empresa pública de ferias? ¿El conseller de Economía o el presidente del Patronato actual?
– Si depende de la Conselleria de Economía, no hay más remedio que la presida el conseller porque así pasa con todas las empresas públicas. 

– ¿Cuándo y de qué manera se va a inyectar liquidez en Feria Valencia para que no entre en concurso de acreedores este año?
– Está acordado y falta la modificación de créditos para inyectar 9,2 millones. Se está trabajando desde las subsecretarías de Economía y Hacienda. Estamos mirando de dónde podemos sacar el dinero. Hacienda nos tiene que decir si existe alguna posibilidad de sacarlo de algún sitio que no sea la Conselleria de Economía. Si no, tendremos que esperar a ver las resoluciones de diferentes ayudas por si podemos reunir remanentes de ayudas que sobren para llegar a esos 9,2 millones.

– ¿Qué va a pasar con los trabajadores de Feria Valencia?
– Creo que no podemos perder el know how y la buena gestión que tenemos allí y que ha hecho crecer a Feria Valencia. Cuestión aparte es que después analicemos y veamos que tenemos que reestructurar la feria en su conjunto. Ya hablaríamos, pero mi idea es quedarnos el conocimiento.

"Feria Valencia ha sido rentable y no deberíamos tener problemas en que sea autosuficiente"

– ¿Con la misma fórmula de personal a extinguir?
– Sí, con la misma línea. Y la idea es que la empresa sea autosuficiente para que esos sueldos no tenga que salir de ninguna otra partida del presupuesto de la Generalitat, sino de la propia gestión de Feria Valencia. Estos años ha sido rentable, la gestión es positiva y tenemos que mantenerla. No deberíamos tener problemas.

– ¿Va a haber ajustes de estructura o de costes de personal en Feria Valencia para adaptarla a la situación del negocio? ¿Cree que Feria Valencia tiene exceso de estructura o personal para la situación actual del negocio?
– En una coyuntura de normalidad, no. Porque nuestro objetivo es crecer. Hemos ido recuperando ferias y nuestra idea es seguir así. Estamos tratando de recuperar la feria del calzado y queremos desarrollar nuevas ferias. Queremos hacer útil el potencial que tenemos ahí, porque Feria Valencia es un mastodonte. Nuestra idea es seguir creciendo y dinamizando la feria, y si vienen los operadores con los que estamos trabajando, fenomenal. Tenemos que valorar si la estructura que tenemos es la adecuada, si hace falta menos, o más. Pero lo veremos sobre la marcha.

Foto: KIKE TABERNER

– El Supremo acaba de dictar una sentencia, a raíz de la reversión del Hospital de Alzira, en la que obliga a las administraciones a justificar con informes económicos la reversión de servicios privatizados, ¿Cómo va a influir esta sentencia en el proceso de las ITV?
– En las ITV, el tema económico está más que superado en cuanto al beneficio. Ahí no va a haber problemas y aparecerá en el informe económico pertinente. En el caso de los hospitales, además del servicio público, concurre el servicio vital. Cuando el juez o quien sea dice que falta un informe económico, en un servicio público de Sanidad hay mas ingredientes que el capitalista en sentido estricto. Ahí hemos de tener una visión diferenciada porque eso es marco neoliberal y debemos buscar otros marcos. Como ciudadano, cuando voy al hospital quiero que me traten de cine, cueste diez o treinta. Ya nos haremos cargo entre todos. Si algo nos caracteriza a nosotros es que hemos de tener una sanidad universal y pública. No entiendo lo que dice quien lo dice ni lo entenderé nunca porque lo dicen dentro de un marco neoliberal y capitalista.

– ¿Se refiere a los jueces de la Sala que han dictado esa sentencia?
– Yo no hablo de nadie. No quiero meterme con los jueces, pero a la pregunta de los informes económicos, digo que en mi opinión, en el ámbito sanitario, eso no debería ni aparecer. Si Sanidad necesita más dinero, tenemos que buscarlo para dar los servicios que corresponda y no supeditar el servicio que podemos dar al dinero que tenemos. Es una cuestión de chips y tenemos que cambiarlos porque, si no, construimos una sociedad con muchísimas desigualdades. Como gestor, me preocupa trabajar por la cohesión y generar las mayores oportunidades posibles.

– Hablemos de la ATE de Mestalla. El Valencia CF insiste en pedir una prórroga de los plazos en el plan urbanístico pero no presenta ninguna garantía. ¿En estas condiciones, se puede dar una prórroga?
– Creo que tenemos que ser pacientes. El equipo de la Conselleria analizará lo que dice el Valencia y habrá que contrastarlo. No es suficiente con que el Valencia diga que los retrasos no le son atribuibles o que otra administración se haya demorado cierto tiempo. Por eso pedimos mas documentación a las diferentes administraciones a partir del escrito del Valencia. En función de esos informes tendremos que dictaminar si el Valencia tiene razón o no y si le damos la prórroga. Supongo que en el mes de septiembre ya podremos tener encauzado el análisis pero ahora es muy difícil dar una respuesta taxativa. A partir de ese momento, es evidente que tendremos que pedirle un aval sólido para cumplir la ATE.

– En todo caso, este mes de agosto finaliza el plazo de la segunda fase y no hay absolutamente nada hecho, por lo que muchas voces piden que se incoe el procedimiento para anular la ATE. ¿Qué es lo más beneficioso para la ciudad?
–Lo más beneficioso es que se haga todo lo que dice la ATE: tendríamos el nuevo campo de fútbol, el hotel, el pabellón de Benicalap y más infraestructuras en la ciudad. Lo más importante es que se haga.

– ¿Con una prórroga?
–Que se haga. Hasta 2025 la ATE sigue vigente. Haya prórroga o no haya prórroga, hay posibilidades de ir avanzando. El mejor aval del València, a lo mejor, es que le den el visto bueno para hacer el pabellón de Benicalap y que entren las máquinas para empezar proyectos.

– La concejalía de Urbanismo de València ya ha pedido anular la ATE. Con esta postura sobre la mesa, y cuando expire el plazo de la segunda fase en agosto, ¿se seguirá ese camino?
– Son hipótesis. Con hipótesis no voy a entrar. Me gusta ser más riguroso. Esperemos a los informes porque a lo mejor el documento del Valencia lo cambia todo. ¿Y si el club tiene razón y es cierto que ha estado dos años esperando a que le den el visto bueno en el Ayuntamiento? Tenemos que trabajar desde el máximo rigor, como hemos hecho en la Conselleria de Economía desde el primer momento y siempre con informes técnicos, porque si esto se judicializa, entonces sí que no tendremos absolutamente nada en los próximos años.

– ¿Teme que el Valencia pudiera ganar en los tribunales si se rechaza la prórroga o si se anula la ATE?
–No sé quién ganaría pero perderíamos todos porque todo esto se quedaría como está sine die. Hemos de tener la cabeza fría.

"La ATE de Mestalla es una cuestión urbanística, no emocional o futbolera"

– Desde la Conselleria de Territorio se han arrogado a veces la última palabra sobre la ATE, y lo mismo se ha sostenido desde su Conselleria. ¿Quién la tiene?
– Se ha evidenciado, no hace falta decir nada más: quien ha enviado el informe al Valencia ha sido la Conselleria de Economía. Esas disquisiciones o enfrentamientos entre consellerias son una tontería. Al final es la Generalitat Valenciana quien resuelve el tema. La ATE asigna la coordinación y la respuesta a Economía, previo informe de Territorio. Muchas veces queremos partidizar: coincide que Arcadi [España, conseller de Territorio] es del PSPV y yo soy de Compromís. ¿Y si fuera Mireia Mollà habría tal polémica? Seguramente, por parte de los medios, no.

– Pero es cierto que tanto la Conselleria de Territorio como la concejalía de Urbanismo de València, ambas dirigidas por el PSPV, han llevado una misma línea argumental...
– La línea argumental definitiva es la que Compromís envía al Valencia. Y eso sale de una reunión en la que está el president (Ximo Puig) y los dos consellers.

– ¿El president ha tenido que mediar?
–  Hicimos una reunión para marcar cómo estaba la situación y a quién correspondía competencialmente hacer las cosas. Todo lo demás son elucubraciones que no llevan a ningún sitio.

– ¿A qué atribuye la postura más virulenta de Territorio y de Urbanismo?
–Tendrían que preguntarle a ellos. Aquí podemos tener una visión emocional u otra más institucional y de trabajo con rigor. Cada uno puede tener su postura más o menos acertada. Estamos hablando de un proyecto urbanístico, no de una cuestión emocional ni futbolera. Eso es lo que hay que hacer entender a la ciudadanía porque si hacemos un totum revolutum, mezclamos las manías personales.
Nosotros no estamos para entrar ahí sino para resolver la cuestión urbanística técnica y jurídicamente. Si alguien hace valoraciones partidistas o emocionales, yo no tengo por qué entrar. He llegado a escuchar de cierta gente incluso que el Consell tiene compromisos... Son valoraciones que cada uno ha de asumir.

– Hay quien incluso ha insinuado prevaricación en Economía.
– Eso no se ha de decir. Para eso tienen que ir donde toca.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email