Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

La recesión estadounidense vuelve a estar en el punto de mira

Los inversores se han lanzado a deshacer posiciones ante los miedos existentes por las incertidumbres sobre una pronta solución como explica el analista

7/10/2019 - 

MADRID. Los últimos movimientos bajistas que se han producido dentro del mercado han venido precedidos por una continuidad de datos macro negativos -principalmente dentro de la economía estadounidense-, lo que ha desatado una incertidumbre importante entre los inversores, que se han lanzado a deshacer sus posiciones ante los miedos existentes y las incertidumbres sobre una pronta solución.

Analizando las posibilidades de una pronta recesión deberíamos tener en cuenta dos factores: la situación económica y el origen de la inversión. La realidad es que la economía estadounidense ha mostrado síntomas de debilidad sobre todo con el desplome del ISM industrial -acentuando así el riesgo de desaceleración económica futura-, que se preveía una mejora desde los 49,1 puntos hasta los 50,1 y el dato publicado situó en el nivel más bajo de la última década, es decir, en los 47,8 puntos. Este dato tan negativo se ha visto principalmente afectado por la 'guerra comercial'. 

Los recortes dentro de la bolsa no se hicieron esperar y han sido la tónica habitual que parece que perdurará en el tiempo; al mercado no lo ha frenado los datos sólidos que sí presenta la economía estadounidense como son consumo y la confianza de las empresas exhibiendo una clara solidez. Otro dato alentador es el índice ISM de la economía de servicios americana, que continuará al alza durante el último mes aunque a un ritmo más lento que en agosto.

Analizando la temida inversión de la curva de tipos dentro de la renta fija, la misma viene dada por un ascenso en el precio del bono a 10 años y no por el repunte en el del bono a dos años, que es el movimiento que habitualmente se da en situaciones económicas donde la curva de tipos ha anticipado una recesión. 

Jerome Powell, presidente de la FED
Esta situación se podría analizar como una situación provocada por el largo periodo expansivo que va a llevar a cabo de nuevo la FED. Tal circunstancia provoca una alta demanda de bonos a una duración mayor, sabiendo que en bonos con duración mayor el impacto de los tipos de interés es mucho mayor y siendo este activo mucho más atractivo para el inversor. Otro de los factores clave para este aumento en la demanda del 10 años es la bajada de rentabilidades en otros mercados.

La 'guerra comercial' está produciendo un claro impacto en los datos macroeconómicos y las consecuencias podrían desatar una espiral de resultados negativos para la economía global. Nos situamos de nuevo en niveles que no veíamos desde finales del mes de agosto. 

Posibilidades de recesión

Las probabilidades de una recesión antes de los próximos cuatro trimestres se han incrementado hasta un 30% y la posibilidad de una bajada de tipos en la próxima reunión de la FED supera el 92%. La debilidad de los datos de manufacturas es bastante preocupante y la situación de tensionamiento comercial seguirá haciendo mella en la economía global. Hay que esperar a que esta situación mejore y el consumo se mantenga lo suficientemente estable como para situarse en un nivel que favorezca el crecimiento económico.

Ante esta situación económica, la importancia de las próximas reuniones de la FED, su discurso y sus actuaciones serán clave para cambiar el tono negativo de algunos datos macroeconómicos y solventar la incertidumbre existente sobre su economía.

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email