X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Pepe Gosálbez (Vox): "Se puede recortar en muchos sitios, especialmente en chiringuitos catalanistas"

14/05/2019 - 

VALÈNCIA. Vox obtuvo 10 escaños en las pasadas elecciones a Les Corts Valencianes, y ahora se propone entrar en los consistorios y ser decisivos en la conformación de nuevos gobiernos municipales de derechas. La mayoría de las últimas encuestas en València prevén que el partido de Santiago Abascal supere el 5% de los votos y acceda al Ayuntamiento. En la capital del Túria, su candidato a la Alcaldía es Pepe Gosálbez (València, 1968), abogado en lo profesional y vicesecretario jurídico en la formación política.

Asegura que su partido se diferencia del PP y de Ciudadanos fundamentalmente en la defensa de la lengua valenciana, "me refiero a la de las Normas del Puig". Define a Vox como "un partido de principios" y, aunque en principio se niega a poner líneas rojas para negociar con otros grupos políticos, acaba admitiendo que sí las hay: "Una reducción de la estructura de la administración y una bajada de impuestos, la defensa de la lengua valenciana y de la cultura valenciana". Según Gosálbez, "se puede cortar en muchos sitios" del Ayuntamiento de València, como en los "chiringuitos catalanistas". Cree que el actual gobierno municipal "de extrema izquierda" ha sido excesivamente permisivo con okupas y manteros, y promete ser más contundente al respecto. Asimismo, dice que, si depende de Vox, "la Policía volverá a ayudar y a estar en los lanzamientos de los desahucios".

Foto: KIKE TABERNER

- ¿En qué se diferencia Vox de los otros partidos de derecha?
- En primer lugar, nosotros defendemos absolutamente la lengua valenciana. Ciudadanos no lo hace en absoluto porque su jefe, Albert Rivera, la ha maltratado. Cuando hablo de lengua valenciana, me refiero a la de las Normas del Puig. El PP, primero dice una cosa y luego dice otra, se ha convertido en la veleta azul. La diferencia entre nosotros y ellos es bastante importante. Nosotros somos un partido de principios, lo llevamos en el corazón.

 - A partir del acuerdo alcanzado en Andalucía, algunos asuntos han sido muy controvertidos. Uno de ellos ha sido la revisión de las listas de personas que se dedican a la protección contra la violencia de género. ¿Vox plantearía aquí medidas similares?
- Es una administración autonómica y esto una administración local, pero efectivamente sí que tendríamos interés en conocer cuál es la situación de estas personas. Exactamente igual que respecto a la inmigración ilegal. En este punto, la Policía Local debe detener a los residentes ilegales y ponerlos a disposición de la Policía Nacional para iniciar los trámites que prevé la Ley de Extranjería.

- En relación a lo anterior, el actual gobierno municipal ha implementado planes para la lucha contra la violencia de género. ¿Revertiría estos planes? ¿Cuáles pondría en marcha?
- Nosotros apostamos por una Ley de Violencia Intrafamiliar, lo dice el programa nacional. Nosotros creemos en la igualdad entre el hombre y la mujer. Como iguales, pedimos y requerimos el mismo trato para ambos, y la misma defensa. Si el hombre se porta mal, hay que castigarlo, y si la mujer se porta mal, hay que castigarla.

- ¿Y a nivel municipal, qué implementaría?
- Las medidas que sean necesarias para que, cuando el perjuicio sea para un varón, se le ayude en la medida en que la administración pueda. Exactamente igual que con una mujer.

Foto: KIKE TABERNER

- Ya se ha propuesto la creación de una Oficina para los Delitos de Odio para el próximo mandato. ¿Que haría Vox en este sentido?
- Lo que no vamos a crear son unidades políticas. No vamos a crear una policía política. La Policía está para mantener el orden de la ciudad y para luchar contra la delincuencia y las infracciones. Eso es lo que tienen que hacer, no ir más allá.

- ¿Qué líneas rojas pondría Vox sobre la mesa para pactar con otros partidos?
- En principio, yo no tengo ninguna línea roja. No debemos tener ningún problema en sentarnos a negociar con Fernando Giner y María José Català para llegar a acuerdos. Lo primordial es sacar a la extrema izquierda del Ayuntamiento de València.

- ¿Y en qué estaría dispuesto a ceder?
- Fundamental una reducción de la estructura de la administración y una bajada de impuestos, la defensa de la lengua valenciana y la cultura valenciana. Las Fallas hay que defenderlas. Hay que apoyar a los falleros y dejarles un cierto margen de actuación.

- ¿Tienen prevista alguna ordenanza de calado?
- No.

Foto: KIKE TABERNER

- ¿Cuál es la posición de Vox respecto a la red de carriles bici abierta por el actual gobierno municipal? ¿Revertiría alguno?
- La cuestión de los carriles bici no es una cuestión de una parte, sino de toda la ciudad. La apuesta de Vox es la racionalización: hacer un plan de movilidad, no un apaño, que parece que es lo que proponen otros. Nosotros queremos que sea fácil moverse por la ciudad de València.

- Hace poco se ha aprobado la ordenanza de Movilidad. ¿Qué proponen para mejorarla?
- Repito. No podemos entrar en el detalle concreto. Tenemos la idea general, que es el plan de movilidad, dentro del cual estará el reestudio de la ordenanza para adecuarla a la lógica y al sentido común.

- Otros partidos han anunciado rebajas de impuestos. ¿Cuáles son las propuestas de Vox al respecto?
- Primera y principal: una reducción de la Administración. De la estructura de la administración, no de los funcionarios. Evidentemente, los funcionarios son fantásticos, absolutamente necesarios, y tienen que estar a disposición de la ciudad y de los ciudadanos, no de Vox. Una vez reducida la administración, o en paralelo, sí que podemos pasar a una reducción generalizada de los impuestos municipales, llámese IBI, llámese plusvalía, llámese tasas municipales.

- ¿Lo tienen cuantificado?
- La rebaja del IBI, en general y lineal para la totalidad de la población, sería de en torno al 20%, y unos porcentajes mayores en determinados supuestos como familias numerosas, personas mayores, etcétera. Y también proponemos rebajar un 10% todas las tasas municipales.

Foto: KIKE TABERNER

- Esto supondría una merma de los ingresos de la Administración. ¿Va a conllevar la reducción del gasto?
- Apostamos por una auditoría económica de procedimientos y de estructura, y cuando eso esté claro, ver dónde se puede cortar, que se puede cortar en muchos sitios. Yo no me atrevo ahora a decir exactamente dónde, pero por ejemplo todo el tema de los chiringuitos. Todos los chiringuitos catalanistas y subvenciones catalanistas se pueden recortar. Sabemos que Acció Cultural, que promueve el catalanismo exacerbado en esta tierra, se ha llevado la friolera de medio millón de euros del Ayuntamiento de València, frente a la Real Academia de Cultura Valenciana, que defiende la cultura valenciana, a la que le han dado sólo 1.200 euros. Es un punto para recortar mucho gasto y dedicarlo donde hay que dedicarlo. Es lo mismo que en una casa particular. Si tienes unas necesidades, debes cubrirlas, y si tienes que dejar de ir a comer el fin de semana fuera de casa, pues dejas de hacerlo, y tu hijo tendrá el profesor de inglés que necesita.

- En cuanto al barrio del Cabanyal, ¿qué plantea Vox? ¿Qué opina del plan que se va a aprobar próximamente en el Ayuntamiento?
- Propuesta concreta tampoco tenemos. Cuando lleguemos, lo examinaremos. Si es correcto, se respetará, y si es incorrecto, habrá que adaptarlo a la realidad del barrio y de los residentes en general.

- Uno de los caballos de batalla de la oposición es la escasa vivienda social impulsada por el consistorio. Compromís ha propuesto una empresa mixta para agilizar los procesos. ¿Qué dice Vox?
- La propuesta de Vox es que las viviendas sociales vayan dirigidas a quien realmente las necesite, y no como esas 19 viviendas municipales ocupadas en el Cabanyal que no estaban destinadas a familias que lo necesitan. Eso es lo que es una vergüenza, y que el Ayuntamiento no haya procedido de manera inmediata al desalojo de esos okupas.

Foto: KIKE TABERNER

- ¿Quiere decir que el Ayuntamiento ha sido demasiado permisivo con la ocupación de viviendas?
- Absolutamente permisivo. En relación a eso tengo que decir que la Policía Local no ha sido bien tratada estos cuatro años. Tiene una terrible falta de personal, una terrible falta de medios y una formación deficiente. Eso hay que fomentarlo y Vox lo hará para que València sea una ciudad realmente segura. Me comentaban que en cada hora hay entre 150 y 200 policías. Eso es realmente poco. Si no cuidamos a los que nos tienen que cuidar, mal vamos.

A colación de la seguridad: los manteros han de ser eliminados sí o sí. No puede ser que la administración consienta un comercio ilegal. La administración debe respetar la ley. A Vox le gusta la ley y el orden. Igual con los okupas que con los manteros. Hay que ayudar y crear las condiciones necesarias para que el comercio y la hostelería no se vean perjudicados por estas actividades.

- ¿Qué actuaciones llevarían a cabo si se hicieran cargo de la concejalía de Policía Local?
- Además de lo que hemos dicho, volver a crear la Unidad de Operaciones Especiales. Es fundamental que estos señores estén ahí. La Policía volverá a ayudar y a estar en los lanzamientos de los desahucios. Desde que está este gobierno de extrema izquierda, los policías ya no acompañan a la comisión judicial; va el funcionario solo, lo que crea una inseguridad absoluta.

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email