Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

El mercado espera un sólido anuncio del Banco Central Europeo

La autoridad monetaria europea actualizará sus previsiones, mientras debería ampliar el programa de compras por el virus según el experto

4/06/2020 - 

MADRID. El sentimiento del mercado está, en general, más calmado de lo que estaba durante la anterior reunión del BCE en abril. Parece que la pandemia provocada por el coronavirus está retrocediendo, las economías europeas están saliendo gradualmente del confinamiento y los mercados se han estabilizado tras un repunte de los activos de riesgo. Las encuestas de confianza también muestran un optimismo renovado, con el índice de confianza empresarial alemán IFO mejor de lo esperado en 79,5 puntos (74,2 en abril).

Incluso si el sentido de la urgencia parece menos agudo, todavía esperamos que el BCE anuncie un aumento en su programa de compras de emergencia en caso de pandemia (PEPP), o incluso que extienda su madurez. Existen varios motivos para ello:

  • Al ritmo actual de compras, el PEPP se agotará en octubre. Sin embargo, un banco central debe dirigir las expectativas a través de una orientación de su futura política monetaria. Por lo tanto, el BCE podría tomar la iniciativa y adelantar los anuncios en junio.
  • La reunión brindará una oportunidad para que el banco central publique sus perspectivas económicas. Según varias declaraciones de Christine Lagarde y el vicepresidente Luis de Guindos, las previsiones de crecimiento deberían estar entre las de marzo (-8%) y el peor de los casos (-12%). Esto confirmaría un excepcional shock al PIB en la zona euro. Es cierto que el plan de recuperación de 750.000 millones de euros que presentó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el 27 de mayo es una excelente señal para Europa y un fuerte indicador de que la política fiscal ahora podría ser considerada, junto a la política monetaria, una prioridad. Sin embargo, el BCE no podrá tener esto en cuenta en sus previsiones, ya que muchos elementos de este plan serán objeto de difíciles debates entre los 27 miembros de la Unión Europea.
  • Los índices de inflación están en su punto más bajo. La tasa de inflación anual en la zona euro se desaceleró nuevamente en mayo, al 0,1%, la más baja en cuatro años. La inflación subyacente (excluyendo energía y alimentos) está en 0,9%, y las expectativas de inflación permanecen en niveles históricamente bajos a pesar de un ligero repunte (con un indicador de intercambio a 5 años a 0,98% al 29 de mayo, en comparación con un 0,72% a mediados de mayo).
  • Si bien los mercados no parecen demasiado preocupados por los riesgos externos, no se puede ignorar el Brexit y las nuevas tensiones entre Estados Unidos y China.

Un sólido anuncio del BCE también sería una señal de que el banco central no percibe ningún obstáculo para su actividad y no está preocupado por el reciente fallo del Tribunal Constitucional alemán contra el programa de compra de bonos del BCE.

Los mercados de bonos, impasibles ante los debates en torno a la legitimidad de la acción del BCE, siguen estando influenciados en gran medida por las actividades diarias del BCE en el mercado. Si los inversores deben seguir siendo selectivos con respecto al crédito, creemos que sería imprudente ir en contra del BCE y apostar por una subida de tipos, o reducir sus posiciones en bonos periféricos.

Franck Dixmier es director de Inversiones Global de Renta Fija de Allianz Global Investors

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email