X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Sanidad inicia las obras para albergar el PET-TC en La Ribera y empezará funcionar en junio de 2020

10/09/2019 - 

VALÈNCIA (EP). La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha iniciado esta semana las obras que permitirán albergar el futuro PET-TC del Hospital de Alzira (Valencia), "uno de los más avanzados y precisos" en el diagnóstico de tumores, que empezará su funcionamiento en junio de 2020. Para ello, ha realizado una inversión de más de 1,8 millones de euros, de los que 1,4 se han destinado a la adquisición del equipo y 400.000 euros al acondicionamiento del espacio que lo albergará.

La titular de Sanidad, Ana Barceló, ha destacado que se trata del tercer equipo de estas características que la Conselleria instala en los dos últimos años, ha señalado la Generalitat en un comunicado.

"En 2017, se adquirieron e instalaron dos equipos de PET-TAC en los departamentos de salud Alicante-San Juan y Doctor Peset de València, con una inversión de más de 2,3 y 1,8 millones de euros, respectivamente. Además, a través del convenio con la Fundación Amancio Ortega, se han destinado 30 millones de euros a la adquisición de equipamiento de alta tecnología", ha detallado Barceló.

En este contexto, la gerente del Hospital Universitario de Alzira, Liliana Fuster, ha indicado que será la primera vez que el Hospital de Alzira cuente con un equipo de PET-TC propio en 20 años de existencia y ha subrayado el "importante salto cualitativo" que supone su adquisición para los pacientes, pues "no habrá necesidad de recurrir a la unidad móvil que se traslada hasta Alzira para la realización de estas pruebas".

La construcción del nuevo recinto se está llevando a cabo en el sótano del centro sanitario de Alzira, donde se está acondicionando un espacio de 160 metros cuadrados blindado de plomo, con el objetivo de evitar cualquier tipo de riesgo tanto para el paciente como para el personal sanitario.

Se prevé que estas obras estén terminadas a finales de este año 2019, lo que permitirá que el nuevo PET-TC del Hospital de la Ribera entre en funcionamiento en junio de 2020, tras el proceso de validación del Consejo Nacional de Seguridad Nuclear. La autorización previa por parte de este organismo es un requisito indispensable, ya que certifica el nuevo aparato y autoriza su puesta en servicio.

El Hospital de Alzira prevé realizar con el nuevo PET-TC cerca de 1.000 exploraciones al año, un 40 por ciento más de las que actualmente se realizan con la unidad móvil que se desplaza al hospital.

El PET-TC es una de las pruebas con mayor capacidad para la detección de tumores. Se trata de un híbrido entre dos técnicas de imagen: el TAC (Tomografía Axial Computerizada) y el PET (Tomografía por Emisión de Positrones), que aporta información funcional-metabólica (PET) e información anatómica (TAC).

Así, la conjunción de ambas técnicas permite obtener un "diagnóstico preciso", gracias a su concreción milimétrica a la hora de identificar lesiones en fases tempranas, valorar su extensión y predecir la respuesta a los tratamientos.

Según la jefa del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital de la Ribera, Ana Tembl, el nuevo PET-TC "proporcionará imágenes de alta resolución con el añadido de que las exploraciones corporales y cerebrales se realizarán en apenas diez minutos, la mitad de tiempo que con el equipo de la unidad móvil".

"La precisión resulta determinante para valorar la eficacia de determinados tratamientos, sobre todo oncológicos, por lo que este nuevo PET-TC será una herramienta muy valiosa para optar por un tratamiento u otro que ofrezca mejores perspectivas de curación", ha sostenido Tembl.

Otro de los beneficios de este aparato es que, al disponer de un sistema de reconstrucción de imágenes tan exhaustivo, se evita la posible realización de otras pruebas o procedimientos complementarios más agresivos, lo que supone una menor irradiación para el paciente.

Del mismo modo, gracias a la precisión de sus imágenes, este tipo de prueba permite estudiar determinadas enfermedades neuropsiquiátricas, ya que ayuda en la detección precoz de cambios metabólicos en el cerebro, en el estudio de tumores cerebrales, de patologías del sistema nervioso central o en la valoración del deterioro cognitivo (enfermedad de Parkinson o Alzheimer).

Además, este sábado se prevé la recepción del nuevo acelerador lineal adquirido para sustituir al actual. Para ello, Sanidad ha invertido un total de 3,2 millones de euros. El acelerador permitirá tratar con radioterapia a más de 700 pacientes al año de todo tipo de cánceres primarios y metastásicos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email