GRUPO PLAZA

La cadena empieza su desescalada el 26 de junio con la apertura de alojamientos en Valencia y San sebastian

Sanjuán (Casual Hoteles): "Nuestra expansión internacional sigue en marcha, pero más despacio"

12/06/2020 - 

VALÈNCIA. Sin lugar a dudas el turismo ha sido uno de los sectores más azotados por la pandemia. El cierre de fronteras, la cancelación masiva de reservas y, por el momento, la restricción de la movilidad entre provincias ha puesto en jaque a toda una industria que mira con dudas el verano, su época dorada. Pero este año nada será igual. Ahora mismo faltan turistas internacionales y las reservas se resienten. La incertidumbre sobre el futuro es lo que más teme el empresariado, que paulatinamente va reactivando la actividad y abriendo sus establecimientos. Pero reclama más certidumbre al Gobierno y una política clara para posicionar a España como destino seguro para no perder oportunidades.

"El verano va a ser muy duro y un verano duro supone un año duro. No recuperaremos la normalidad hasta el segundo trimestre de 2021", asegura Juan Carlos Sanjuán, CEO de la cadena valenciana Casual Hoteles, caracterizada por sus alojamientos tematizados. La compañía sigue con sus establecimientos cerrados desde el pasado 10 de marzo, aunque ya planifica su plan de desescalada con un calendario de aperturas que podrían variar en función de la situación. "Ahora mismo lo que necesitamos son turistas y que se abran las fronteras", subraya el empresario.

Con un total de 16 hoteles entre España y Portugal, Casual Hoteles encara una temporada anormal y con muchas dudas en el aire. La compañía tiene al 96% de sus 262 empleados en ERTE. No obstante y pese a esta situación, la firma encara importantes hitos en su negocio que el covid no va a frenar como son las aperturas de cinco nuevos hoteles en España. Nuevos lanzamientos que se retrasarán unos meses, pero la previsión es que abran este año. Menos suerte han tenido en Italia, donde la apertura de su nuevo alojamiento en Florencia finalmente se pospondrá a febrero del próximo año. El terreno internacional es más complejo. Eso sí, el empresario asegura que su expansión internacional sigue en marcha, pero de forma más pausada. Sin prisa, pero sin pausa.

Y es que, como reconoce, la situación actual de la compañía es de "parálisis total". "Fuimos la primera compañía en España que cerró los hoteles el 11 de marzo viendo cómo evolucionaba la situación. En enero ya empezamos a notar que algo pasaba. Aunque es un mes normalmente malo, este año fue muy raro. Febrero fue nefasto y todo auguraba que la situación iba mal", explica Sanjuán, que reconoce que la mayor dificultad es la incertidumbre.

 Foto: KIKE TABERNER

"No sabemos qué va a pasar, si el lunes entraremos en la Fase 3, si el día 1 de julio abrimos fronteras. Ya no solo como empresario, sino que mis compañeros tampoco saben qué hacen en julio con sus hijos. La incertidumbre ha sido lo peor", admite. Por ello, clama por definir una situación y hace un llamamiento a la captación de turistas internacionales. "Nadie está seguro de si el 1 de julio se pueden abrir fronteras. Necesitamos que alguien del Gobierno salga y diga: señores, España es segura", subraya.

Sanjuán lo tiene claro: o se lanzan mensajes positivos y se busca la captación del mercado exterior o España acabará tocada y hundida. "Sicilia está abonando 500 euros a cada turista. Hay otro países como Alemania y Estados Unidos que están buscando hacer acciones del mismo estilo. Si no queremos perder oportunidades debemos dar seguridad al turista y no mirar a otro lado". Asegura que España es el país que más reservas está recibiendo, pero corre el riesgo de quedarse atrás en la carrera. "No podemos correr el riesgo de que otro país nos adelante por la derecha y ahora cualquier país un poco listo lo hace", advierte, para pedir que no se demonice a un sector del que dependen muchas empresas. "El 86 por ciento de la facturación de los coches de alquiler es por turistas y el 30% de la facturación de despachos de arquitectos y constructoras, es de reformas de hoteles", explica.

En el caso de la Comunitat, cree que es el momento de volver a potenciar rutas, buscar alianzas con compañías y recuperar vuelos para que italianos, holandeses, alemanes y británicos vuelvan a enamorarse del mediterráneo valenciano. 

Reaperturas progresivas

Casual Hoteles ya tiene un plan para ir recuperando progresivamente la actividad, aunque todo dependerá de las reservas y cómo se comporte el turista. La idea es abrir el próximo 26 de junio un hotel en València y el que tiene en San Sebastián, donde ya cuenta con el 60% de la ocupación. El 3 de julio esperan volver a abrir otros dos establecimientos en València y en Málaga. Posteriormente su plan pasa por reabrir Sevilla y Bilbao. "En Madrid será una decisión de última hora porque la ciudad está muerta y no se mueve la ocupación", señala. 

 Foto: KIKE TABERNER

Además de las medidas sanitarias correspondientes, la cadena hotelera ha puesto en marcha un seguro médico para los clientes y otro para que el huésped obligado a pasar la cuarentena en uno de sus establecimientos no tenga que pagar por la estancia. Unas medidas que en ningún caso supondrán un sobrecoste de las tarifas. Es más, el precio medio de la estancia bajará de media un 9% por la situación que vive el mercado. 

Aunque con muchas incógnitas, va recibiendo reservas, el 85% de clientes nacionales, por lo que incide en la necesidad de reabrir aeropuertos. "Necesitamos al turista internacional", insiste Sanjuán. Y es que, el golpe en sus cuentas será duro. Sin embargo, la solidez de la compañía permitirá aguantar la caída de sus ventas, que se reducirán a la mitad. "Este año esperábamos llegar a los 23 millones y con suerte llegaremos a los 11 millones. Eso sí, beneficio cero", apostilla. 

Nuevos hoteles en marcha

Aunque admite que son momentos de dificultad, los planes para ampliar el negocio siguen en marcha. En breves abrirán nuevos alojamientos en València, dos en Oporto, uno en Cádiz y uno en Florencia y otro en Málaga. Aunque con algunas ajustes.

"La apertura de Cádiz estaba prevista para abril-mayo y la hemos atrasado a julio, mientras que los apartamentos que tenemos en Málaga eran mayo-junio y serán en julio-agosto. En València, nuestro hotel en Pascual y Genís queremos abrirlo a final de año y el que tenemos frente al Pabellón Arena, en septiembre", explica. El que sí sufrirá un aplazamiento es su hotel en Florencia, que finalmente se abrirá el próximo año.  

Su expansión internacional también se ralentizará y alguna plaza como la parisina, donde ya había puesto sus miras tendrá aún que esperar. Pero sin renunciar a ello. "Abrir en un país nuevo tiene un coste estructural de montar la empresa, conocer el país, destinar recursos", reconoce, para recalcar que, no obstante, seguirán adelante. "La expansión de Casual Hoteles va a seguir en marcha, pero vamos a ir mucho más despacito y con mucho más cuidado de lo que en su día estábamos haciendo. No podemos pretender pensar que no ha pasado nada porque ha pasado y mucho. Quizás el año que viene en lugar de abrir dos hoteles, sea uno. Nosotros queremos seguir creciendo y haciendo una compañía grande", recalca. 

 Foto: KIKE TABERNER

De cara al futuro, asegura que nadie sabe qué va a pasar. "A mí lo que más pánico me das es que haya un repunte porque la economía no lo soporta. Sería catastrófico", insiste. Su esperanza es que para finales de año o principios del que viene haya una vacuna o un medicamento paliativo para empezar a levantar cabeza, porque la recta final de año va a ser muy difícil.

Por eso, pide al Gobierno que dé tranquilidad en lugar de seguir creando miedo con sus mensajes. "A mí no me gustaría estar en su piel porque se enfrentan a una situación totalmente desconocida. Creo que les ha faltado quizás cierta previsión. Publicar un BOE un domingo a las once de la noche es distinto a hacerlo un jueves. Es distinto porque a los empresarios nos permite organizarnos mejor y hacer muchísimas cosas", afirma, para recalcar que ahora hace falta incidir en la precaución, pero no sembrar el miedo en la población. "Ya estamos en un momento en que los mensajes han de ser que ya hemos pasado lo peor, que hay que tener cuidado, pero debemos movernos. El virus ha venido para quedarse y tenemos que aprender a vivir con él", concluye.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email