GRUPO PLAZA

reuniones de la fed y del boe

Semana inusualmente ajetreada para los mercados de divisas

2/11/2022 - 

MADRID. La semana pasada los activos considerados de riesgo se mantuvieron estables o incluso llegaron a subir en todo el mundo, dado que los mercados prevén que los tipos de interés terminales de los bancos centrales sean ligeramente más bajos, provocando una caída de los rendimientos.

Además, parecen haber concedido al primer ministro Sunak el beneficio de la duda sobre sus promesas de estabilizar las finanzas del gobierno británico, gracias a lo cual la libra superó a todos sus pares del G10 y terminó la semana significativamente más alta frente al dólar. El euro, por su parte, mostró un rendimiento medio a pesar de la retórica ligeramente moderada del BCE, mientras que los datos económicos de Estados Unidos y los beneficios de las empresas se mostraron más moderados, lo que refuerza la opinión de que el giro de la Fed hacia una postura de “espera” puede no estar muy lejos.

Esta semana será crucial para los mercados de divisas y los financieros en general. El miércoles se reúne la Reserva Federal y el jueves el Banco de Inglaterra, y se espera que ambos bancos centrales suban los tipos de interés en otros 75 puntos básicos. Sin embargo, la clave en ambos casos estará en lo que transmitan a los mercados. Los bancos centrales de Canadá y Australia ya han dado un giro hacia un ritmo más lento de subidas de tipos, por lo que no nos sorprendería ver a los miembros de la Fed inclinarse hacia esa dirección. 

La situación es diferente para el Banco de Inglaterra, ya que depende mucho de los detalles aún no definidos de los planes fiscales de Sunak. El informe de nóminas de EE UU, que se publica el viernes, completará una semana inusualmente ajetreada para los mercados de divisas.

Perspectivas de las principales monedas

Euro

Los índices PMI de actividad empresarial de la eurozona volvieron a debilitarse en octubre, pero los datos reales del PIB alemán fueron más fuertes de lo esperado. El BCE subió los tipos en 75 puntos básicos y pareció intentar una especie de giro dovish confuso al ajustar sus comunicaciones.

Como si se tratase de una señal, la inflación alemana fue mucho más alta de lo esperado, alcanzando una tasa anual del 11,6% (un 10% por encima del tipo de interés a un día del BCE tras la subida de la semana pasada). Se espera que tanto la inflación general como la subyacente vuelvan a aumentar en octubre, y creemos que la presidenta Lagarde pronto tendrá que dar marcha atrás una vez más en su aparente moderación.

Dólar estadounidense

Los datos del mercado de la vivienda, la confianza de los consumidores y los pedidos de bienes duraderos sugieren que las subidas de la Reserva Federal están empezando a surtir efecto. Las débiles ganancias de las empresas tecnológicas también contribuyeron a la sensación de que podríamos estar llegando a un punto de inflexión, al menos a corto plazo, y que la Reserva Federal podría empezar a soltar el freno pronto. Sin embargo, la clave sigue siendo el mercado laboral, donde aún no se aprecian signos de relajación.

El informe de esta semana se publicará después de la reunión de noviembre de la Fed (en la que se espera que vuelva a subir los tipos en otros 75 puntos básicos) y la única cuestión es si el presidente Powell insinuará que el banco central se siente cómodo con las expectativas actuales de una tasa terminal cercana al 5% el próximo año. Cualquier indicio del esperado giro moderado de la Fed podría provocar una fuerte caída del dólar.

Libra esterlina

Las primeras señales de que el caos presupuestario ha afectado a la confianza de las empresas las encontramos en las cifras del PMI de octubre, que fueron más débiles de lo esperado. Los demás datos macroeconómicos fueron más variados y se situaron ligeramente por encima de las expectativas (que eran bastante moderadas). Sin embargo, la política sigue siendo el principal motor para la libra.

El primer ministro Sunak ha empezado con buen pie, lo que ha permitido a la libra cotizar por encima de donde lo hacía antes del desastroso anuncio del presupuesto. Predecir la decisión y los comunicados del Banco de Inglaterra es aún más difícil de lo habitual porque el anuncio del presupuesto de Sunak se ha retrasado hasta noviembre, y la postura del MPC dependerá claramente de los planes fiscales del Gobierno. Esta semana se espera mucha volatilidad.

Yen japonés

El Banco de Japón mantuvo una vez más su postura ultra moderada durante su reunión de política monetaria de la semana pasada, y continúa siendo la excepción entre los principales bancos centrales del mundo. Los tipos de interés se mantuvieron sin cambios, y el Banco de Japón sigue comprometido a mantener el rendimiento de los bonos a 10 años en el 0% mediante la compra de cantidades ilimitadas de bonos. Las previsiones de inflación subyacente se revisaron al alza, y los responsables políticos señalaron que los riesgos para la economía japonesa están «sesgados a la baja».

Aun así, el yen pudo registrar modestas ganancias frente a un dólar estadounidense más débil. La expectativa de que el Banco de Japón seguirá interviniendo en el mercado para apuntalar la moneda tras haber gastado probablemente una cantidad récord en intervenciones en octubre debería respaldar al yen en las próximas semanas. Queda por ver si esto será suficiente para que el yen se recupere de manera significativa, pero sospechamos que no lo será, a no ser que el Banco de Japón dé un giro a su política monetaria, algo que no parece que vaya a ocurrir.

Yuan chino

El yuan chino fue una de las divisas que peor se comporto la semana pasada, cayendo ligeramente frente a un dólar estadounidense ya de por sí más débil. El sentimiento hacia la moneda ha empeorado tras la reciente consolidación del poder del Partido Comunista del Presidente Xi (lo que plantea interrogantes en cuanto a las perspectivas del sector privado y parece asegurar que la estrategia “cero Covid” adoptada en el país continuará). Sin embargo, al conocerse la intervención en el mercado de divisas el martes, el yuan registró una de sus mayores subidas en un solo día de los últimos años. Un informe de Reuters indicó que los bancos chinos estuvieron activos ese día, vendiendo dólares para impulsar al yuan. No obstante, la moneda no logró mantener dichas ganancias durante el resto de la semana.

Los datos oficiales de los índices PMI conocidos hoy no ayudan a la divisa. Tanto el índice manufacturero como el no manufacturero han sorprendido a la baja y han caído por debajo del nivel de 50. En cierta medida, estos datos reflejan una menor demanda mundial. Sin embargo, el descenso de la actividad en el sector servicios ha sido especialmente significativo, lo que sugiere que las alteraciones relacionadas con la política china de ‘cero Covid’ siguen pesando sobre el consumo interno. Esta semana nos centraremos en los datos del PMI de Caixin, que completarán el panorama de la actividad empresarial china en octubre (el martes se publicará el índice manufacturero y el jueves el de servicios).

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme