GRUPO PLAZA

El fabricante ferroviario suizo sigue ganando pedidos

Stadler echa el freno (de momento) al rebote bursátil, con un potencial de subida del 11%

1/12/2022 - 

VALÈNCIA. Stadler Rail (SRAIL) marcaba mínimos históricos en el parqué helvético el pasado 11 de octubre al cerrar en los 26,14 francos suizos (CHF), tal y como se observa en el gráfico de YahooFinance. Desde ahí inició un rebote que se tradujo en una fuerte subida del 31,45% al despedir la sesión del 14 de noviembre en 34,36 CHF, pero volvió a recular aunque las últimas dos las ha saldado en positivo. Precios muy por debajo de los 38 CHF al que echó a andar en abril de 2019, que no recupera desde el 25 de febrero del año en curso.

Idas y venidas del gigante suizo de la construcción ferroviaria, que también se ve afectado por la fortaleza del CHF como ya contó este diario hace casi tres meses. La moneda suiza se revaloriza en 2022 un 5,21% respecto al euro, si bien es cierto que en las últimas semanas ha venido cediendo terreno. Sin duda, todo un respiro para las empresas exportadoras del país centroeuropeo como es el caso de SRAIL. 

Tomando el cierre de ayer en el parqué helvético, la cotizada fundada por Ernst Stadler en 1942 se deja este año un 17,58%, que supera el 13,57% que cede a lo largo de 2022 el Swiss Market Index (SMI), es decir, principal índice de la Bolsa de Zúrich. Un tono bajista traducido en una capitalización de 3.342 millones de euros al cambio, que la situaría en la parte media baja del Ibex 35 a caballo entre Inmobiliaria Colonial (3.170 millones) y Merlin Properties (4.167 millones).

Pinchar aquí para ver el gráfico más grande. Fuente: YahooFinance

Pese a todo, la decena de casas de análisis que la cubre le tiene adjudicado un precio objetivo medio de 36,69 CHF, es decir, prácticamente un 11% por encima del cierre de ayer como se observa en la segunda imagen de MarketScreener. De hecho tres le tienen colgado el cartel de 'comprar', una de 'sobreponderar', tres de 'mantener', dos de 'infraponderar' y solo una de 'vender'.

Una SRAIL que sigue ganando contratos sin parar. Sin ir más lejos en las últimas semanas lo ha hecho en tierras suizas, polacas, alemanas y británicas. En este sentido, la cotizada, que a partir del próximo 1 de enero tendrá como nuevo CEO a Markus Bernsteiner, cerró el primer semestre de 2022 con otro récord histórico en su cartera de pedidos: nada más y nada menos que 22.310 millones de euros.

Fuerte entrada de pedidos

"Me complace decir que hemos tenido una fuerte entrada de pedidos en la primera mitad de 2022, a pesar de las condiciones económicas extremadamente desafiantes con una combinación de inflación, problemas en la cadena de suministro, distorsiones monetarias y tensiones geopolíticas. En los últimos dos ejercicios, hemos hecho nuestra tarea fijando el rumbo para un desarrollo corporativo exitoso con una mayor rentabilidad", comentaba Peter Spuhler, presidente ejecutivo, en la nota de prensa remitida por la multinacional con motivo de su última presentación de cuentas.

Pese a ello el beneficio entre enero y junio se redujo en casi un 91% respecto al mismo periodo del año pasado, al pasar de los 27 millones de euros a casi 2,5 millones. Según el fabricante ferroviario, "el resultado del grupo se vio afectado negativamente, en particular, por nuevas pérdidas de tipo de cambio en el resultado financiero". Concretamente los efectos cambiarios, que procedieron principalmente de los pedidos procesados en Suiza y facturados en moneda extranjera, ascendieron a casi 33 millones de euros frente a los 12,32 millones de euros del primer semestre de 2021.

Recomendaciones sobre Stadler Rail. Fuente: MarketScreener

SRAIL también presentó números ascendentes en lo que a ingresos se refiere, dado que crecieron casi un 4% hasta los 1.511 millones de euros al cambio; así como el resultado bruto de explotación o Ebitda, que mejoró en casi un 23% hasta rozar los 121 millones. Para el conjunto de 2022 prevé una entrada de pedidos de unos 7.200 millones. Todo ello siempre que "no haya un mayor deterioro deterioro de las condiciones económicas actuales, que se caracterizan por una combinación de distorsiones monetarias e inflación, con aumento de los precios de los salarios y materiales, así como tensiones geopolíticas".

Mientras tanto, Stadler Rail, a través de su división española situada en el municipio valenciano de Albuixech, se ha presentado en la licitación del mayor contrato de trenes de la historia de Portugal, valorado en 820 millones de euros. Bien es cierto que tiene huesos duros de roer como la francesa Alstom, las domésticas CAF y Talgo, CAF, la china CRRC o la japonesa Hitachi.  El desenlace de la puja se conocerá previsiblemente durante el segundo trimestre de 2023; mientras la empresa ganadora se encargará de fabricar los 117 trenes del pedido, divididos en 62 trenes de cercanías y 55 trenes de media distancia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme