Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Top doce

Sucede

Miguel Ángel Mayor

La historia de Sucede arranca en el 138 a. C. y va atravesando siglos y culturas a través de ingredientes, materiales y técnicas hasta llegar a la València del siglo XXI. Un restaurante que viaja al pasado para hacernos saborear nuestra historia.

Sucede es una máquina del tiempo. Un restaurante que en cuanto desciendes las escaleras hacia ese sótano ubicado en un pequeño callejón del corazón histórico de València, te topas con los orígenes de una ciudad llena de relatos donde las piedras que conforman la muralla árabe del siglo XII que atraviesa el local te hablan para contarte todo lo que pasó antes y todo lo que ocurrió después. El escenario es espectacular. Pocos sitios como este hay en València, por no decir ninguno. Pero la escenografía no sería nada sin un contenido sólido. El personaje principal es la Historia, y para narrarla, Sucede se sirve de los platos que Miguel Ángel Mayor va confeccionando sin apartarse de las influencias que romanos, árabes y cristianos desplegaban sobre sus respectivas mesas. Miguel Ángel trabaja junto a un grupo de historiadores que le han ayudado a sumergirse en los avatares de las diferentes civilizaciones que pasaron por la ciudad. En Sucede no se cocina con ningún ingrediente de los que importamos tras el descubrimiento de América. No hay patata ni tomate ni cacao. Trabajar con ellos sería deshonrar al pasado.

El cocinero nos acompaña a asomarnos a un banquete romano a través del sabor del mirto, del higo encurtido, del garum o de las pieles de garbanzo. Pequeños bocados elaborados con una creatividad apabullante que desemboca en la Balansiya de la etapa árabe. Cinco siglos de historia que nos trajeron algunas de las aportaciones gastronómicas más importantes que tenemos. Las especias, las frutas que hoy consumimos y muchos de nuestros postres son herencia árabe. Es una propuesta arriesgada —no creo que guste a todo el mundo—, original como pocas y llena de rigor, la de este cocinero que en tan solo un año consiguió para el restaurante su primera estrella Michelin. Su talento ha traspasado el espacio y el tiempo y nos muestra una narración épica del esplendor de otras épocas. Es una cocina, la de este catalán criado en Málaga, llena de memoria y testimonios que al recuperar todo ese patrimonio gastronómico nos hace entender lo que somos hoy.



¿Qué puedo encontrar?

  • Creativa

  • Vinos

  • Menú

¿Qué pido?

El menú Valentia y sus 30 elaboraciones