GRUPO PLAZA

Abre una consulta interna que finalizará el viernes

UGT Ford somete a votación los ajustes en Almussafes para lograr el respaldo de la plantilla

Foto: EDUARDO MANZANA
10/02/2022 - 

VALÈNCIA. El sindicato UGT en la factoría de Ford Almussafes ha abierto una consulta interna para recabar el respaldo de la plantilla al plan de ajustes que acordó hace 12 días con la dirección europea de la multinacional. Una votación con la que espera lograr el apoyo mayoritario de los empleados al acuerdo, hecho público este martes, y que permite a la planta valenciana optar a los dos modelos eléctricos que la firma del óvalo tiene pendientes de adjudicar. El objetivo es lanzar un mensaje de unidad a la compañía. 

"Es imprescindible en estos momentos contar con la máxima participación y apoyo para lanzar así una imagen de solidez y estabilidad en la planta de Almussafes", señala UGT, sindicato mayoritario en la planta, en un vídeo remitido a la plantilla. Por ello, lanza ahora esta votación para conocer la opinión de los cerca de 6.200 empleados de la fábrica y sumar así su respaldo al acuerdo pactado con Ford Europa. 

Una plan de ajustes a cinco años que contempla una contención salarial y flexibilidad en los turnos en función de la demanda, pero siempre y cuando Almussafes se adjudique la carga de trabajo que se disputa con la factoría alemana de Saarlouis. Entre las medidas, la propuesta incluye desvincular los sueldos al IPC, pero con incrementos lineales no consolidables en las tablas salariales que suman 7.000 euros entre 2022 y 2025. También, recoge el aumento de los turnos en 15 minutos, trabajar hasta 18 sábados al año o incorporar un turno de noche.

La consulta se abrió este miércoles y se cerrará el próximo viernes a las 24 horas. En ella, se podrá votar sí, no o abstenerse. Y las sensaciones son positivas. "El feedback y la sensación de la gente que estamos recibiendo es de alivio porque hemos sido capaces de llegar a un acuerdo, aunque hay mucha expectación porque la decisión no está tomada", señalan fuentes de UGT. Y es que no será hasta junio cuando Ford, en base a esta propuesta y la que le presentó Saarlouis, tome la decisión final sobre en dónde fabricará sus nuevos coches. 

Foto: EDUARDO MANZANA

Los alemanes se mantienen en silencio y todavía no han trascendido sus condiciones. Lo que sí han dejado claro es que su plan de ajustes para ganar la disputa a la factoría valenciana se extiende a las tres fábricas que Ford tiene en Alemania -dos en Colonia y la de Saarlouis-, por lo que sus ajustes tendrán un impacto en una plantilla de cerca de 20.000 empleados. Además, los sindicatos en Alemania también subrayaron hace unas semanas que van "todos a una y unidos" para dar la batalla y no dejar caer su factoría.

Una cohesión generalizada que esperaba alcanzar UGT, pero que parece que está lejos de conseguirse. Incluso antes de conocer el acuerdo, CGT, STM-Intersindical y CCOO ya mostraron su rechazo y ahora que conocen los detalles han mantenido su oposición. A su juicio, las medidas suponen "un retroceso de derechos y recorte salarial" y "una pérdida muy grave del poder adquisitivo", por lo que rechazan el acuerdo. No obstante, UGT cuenta con más del 95% de afiliación en la factoría, por lo que espera obtener el favor de la plantilla.

"Este acuerdo es la única vía de esperanza"

"Se trata de un acuerdo a cinco años basado en dos pilares fundamentales: salarios y flexibilidad, pero que está condicionado a que Ford asigne en el mes de junio los futuros vehículos a Almussafes. Es un pacto equilibrado en el contexto actual de Ford en Europa, que debe posibilitar el futuro de la fábrica para los próximos 15 años", defiende el sindicato, que subraya que asumirá el reto de explicarlo en solitario a los trabajadores porque "hay mucho en juego". "Creemos firmemente que este acuerdo es la única vía de esperanza para la planta de Almussafes, puesto que una vez finalizadas las negociaciones solo queda esperar a la decisión que tome la multinacional desde Detroit", insisten.

Y es que a partir de 2030, Ford ya ha anunciado que solo venderá en Europa modelos eléctricos y todavía tiene dos modelos pendientes de asignar. Una carga que aspiran a adjudicarse la planta valenciana y la de Saarlouis. Ambas necesitan nueva carga de trabajo porque, a partir de 2025, la alemana se quedará sin el Focus, el único modelo que fabrica, y Almussafes solo tendrá el Kuga. Una situación que ha provocado una ardua competición para dar las mayores garantías a la compañía y ser la elegida. Y la que se quede sin el pedido tendrá difícil su futuro. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme