GRUPO PLAZA

Cooltra resiste a su segundo año en Valencia y planea llegar a las 1.000 motos en la ciudad

17/05/2021 - 

VALÈNCIA. La compañía Cooltra ha resistido a su segundo año en Valencia con su servicio de motosharing a pesar de que la covid-19 se lo ha puesto complicado. El servicio, que a día de hoy dispone de 70.000 usuarios y 600 motos repartidas por la ciudad y área metropolitana, aspira a llegar a las 1.000 vehículos, aunque "nunca a costa de llenar la ciudad" y que éstas estén paradas. 

Así lo explica Oriol Marimón-Clos, B2C General Manager, quien recuerda que aterrizaron en la ciudad en 2018 con las primeras motos, aunque empezaron a captar usuarios en 2019. "Cuando teníamos que abordar el segundo año, llegó la covid y confinamiento, esta fase de crecimiento se vio truncada y ahora estamos en fase retomar este crecimiento", reconoce, y señala su aspiración de llegar a los 1.500 alquileres al día.

Según los cálculos de la compañía, alrededor de un 9% de los valencianos estarían registrados en su app, liderando el servicio en la ciudad junto a Yego y Acciona, con alrededor del 35% de la cuota de mercado. "Lo más lógico y natural es que las compañías que ya estamos nos sigamos expandiendo", asegura. Sin embargo, reconoce que la pandemia les ha afectado y su servicio todavía está un 30% por debajo en las cifras marcadas en su hoja de ruta. Un situación generada por los cambios de hábitos. 

A día de hoy, su usuario se contra entre 25 y 35 años, y es mayoritariamente hombre frente a mujer, como ya ocurre con el conductor de moto habitual. "Nos falta que se llegue a la normalidad absoluta ya que la pandemia ha supuesto cambios de hábitos muy profundos", asegura. Sobre todo, señala el teletrabajo. "Se va a recuperar la parte de ocio y poco a poco se volverá a socializar en la parte profesional", recalca.

Respecto a su relación con el consistorio, reconoce que una de las cosas que diría al ayuntamiento es que no limiten la oferta a cifras inferiores a las que ya hay a día de hoy. "La demanda de los servicios de sharing va en aumento. Es una fórmula de movilidad ligera, individual y un gran complemento al transporte público. Tenemos una gran aceptación", asegura. No obstante, reconoce la necesidad de un crecimiento ordenado y de velar por correcta ocupación del espacio y uso de vía pública. 

A día de hoy, la única ciudad que tiene una regulación específica para el motosharing es Barcelona. "Querían regularlo y se nos planteó. En València se podría hacer el mismo ejercicio y entre todos aportar las lecciones aprendidas de otras ciudades", señala, a la vez que reconoce que, a día de hoy, "la interlocución no es súper abundante".

Recientemente, el Ayuntamiento de Valencia ha restringido el acceso al Área de Prioridad Residencial (APR) de Ciutat Vella Nord. Desde este mes de abril, el Ayuntamiento controla, mediante la colocación de 5 puntos de vigilancia con cámaras que detectan automáticamente las matrículas, y sanciona con hasta 200 euros de multa, a todo vehículo privado que acceda a la zona y que no cuente con su correspondiente tarjeta o autorización de acceso tramitada. 

Residentes, comerciantes y hosteleros pueden acceder de forma ilimitada, previa solicitud de tarjeta de acceso, así como el transporte público, las personas con movilidad reducida y los vehículos de emergencias, que tienen concedida libertad de movimiento sin necesidad de autorización. Pese a ser una alternativa de transporte sostenible cada vez más utilizada por los valencianos, el motosharing ha quedado fuera de la lista de servicios de transporte que sí pueden acceder a dicha área, una visión que la compañía considera equivocada y reconoce la necesidad de una mayor diálogo con el consistorio.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email