GRUPO PLAZA

opinión

La inflación debería alcanzar su punto álgido hacia finales de 2022

La economista explica que los frenos en los precios del gas y la electricidad supondrán un alivio sobre el Índice de Precios al Consumo (IPC) de la Eurozona

2/12/2022 - 

MADRID. Por primera vez desde junio de 2021, la tasa de inflación en la Eurozona no ha subido más, pero todavía no se prevé un alivio real. En noviembre, la tasa de inflación ha seguido en dos dígitos y el descenso del 10,6% en octubre al 10% de noviembre se ha debido principalmente a la caída de los precios de la energía (34,9%), ya que el precio del diésel y la gasolina en gasolineras había disminuido. 

Lo más preocupante es que los precios de los alimentos siguieron subiendo hasta el 13,6%, lo que ha hecho que la inflación percibida parezca aún mayor. La tasa subyacente se mantuvo sin cambios en el 5,0%, y el aumento de los precios de los bienes de consumo no se aceleró más (6,1%). 

La inflación debería alcanzar su punto álgido hacia finales de año, ya que los frenos en los precios del gas y la electricidad supondrán un alivio a partir de entonces. 

Para el Banco Central Europeo (BCE), sin embargo, el foco de atención debería pasar de la tasa general a la tasa subyacente. Y ésta seguirá estando muy por encima del objetivo del BCE debido a los aumentos salariales, la escasez en el mercado laboral y el aumento de los precios inducido por los costes. En este sentido, el BCE tiene que subir más los tipos de interés, incluso hasta el territorio restrictivo. 

Esperamos que los tipos clave se eleven otros 150 puntos básicos en los próximos meses. La tasa de depósito debería entonces situarse en el 3%.

Ulrike Kastens es economista senior para Europa en DWS

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme