GRUPO PLAZA

joan baldoví, candidato de compromís-podemos

"En estas elecciones podemos demostrar que somos algo más que la playa de Madrid"

El cabeza de lista al Congreso por Valencia de Compromís-Podemos garantiza que las reivindicaciones valencianas sobre financiación e infraestructuras estarán en el programa

23/11/2015 - 

VALENCIA. El cabeza de lista por Valencia al Congreso de los Diputados de Compromís-Podemos-És el Moment, Joan Baldoví, ha cumplido una legislatura como parlamentario en la que ha peleado desde el grupo mixto por conseguir visibilidad para su coalición, en la que también estaba incluido Equo.

Su experiencia ha sido vital en el discurso de Compromís a la hora del acuerdo con Podemos: la necesidad de un grupo valenciano propio en el Congreso, una de las condiciones del pacto, es reiterada por este diputado en la entrevista concedida a Valencia Plaza: "Es el cielo y la tierra".

Baldoví, Baldo para casi todo el mundo, exalcalde de Sueca, tiene ese don de la cercanía que suele apreciarse en dirigentes políticos con amplia trayectoria en la política municipal. Con sencillez y naturalidad, defiende la necesidad de que la voz valenciana se escuche en el Congreso: "No solo por mejorar la financiación o las inversiones, es una cuestión de recuperar la autoestima como pueblo", recalca.

-Supongo que los buenos resultados de Compromís en las autonómicas y locales, usted también los notaría con los políticos de la capital.
-Por supuesto. La gente en Madrid ha percibido el éxito de Compromís. La semana siguiente de las elecciones me felicitaron en el Congreso desde casi todos los grupos y la gente daba por seguro que volveríamos a estar en el Parlamento.


-¿Cómo se le explica al ciudadano por qué es importante tener un grupo valenciano propio en Madrid?

-Tener grupo propio o no tenerlo es el cielo y la tierra. Por visibilidad, capacidad de opinar, presencia mediática, medios económicos. Pero, además, tener peso en Madrid tendría el efecto positivo de que los valencianos creyéramos nuevamente en nosotros. El otro día el expresident Josep Lluís Albinyana hablaba precisamente de eso. Es algo que yo he visto en esta legislatura: el caso que se nos ha hecho ha sido nulo. Tengo la sensación de que cuando ha venido Cristóbal Montoro a la Comunitat se ha reído de nosotros. No solo de los dirigentes políticos, sino también de los empresarios valencianos y de la sociedad civil, y eso se ha visto claramente en la inexistente reforma del sistema de financiación. Creo que un grupo propio nos daría un plus de autoestima: nos daría que volviéramos a creer que somos algo más que la playa de Madrid, daría también un plus de identidad, volver a creer en nuestras posibilidad como pueblo y tener presencia política real. En definitiva, se nos tendría más respeto, se nos tendría más en cuenta.

-Hay un componente palpable en financiación, inversiones... pero además hay algo moral, ideológico, cuando se refiere a autoestima. ¿Cuál de los dos cree que es más importante?
-El segundo. Los valencianos, como pueblo, podríamos haber sido otra cosa, pero durante mucho tiempo hemos estado enfrascados, perdiendo el tiempo en muchas cosas, y deberíamos haber actuado en unas reivindicaciones compartidas por todos. Un grupo valenciano también haría que los otros diputados de la Comunitat, los del PP y PSOE, tuvieran que concienciarse y actuar en esta clave. Tendrían que valencianizar más su discurso también para no quedar en evidencia. En esta legislatura he empezado a verlo: por ejemplo, al propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se lo noté, que valencianizó mucho su discurso en el Congreso.

-¿Cómo ve el escenario, la foto fija, de estas elecciones generales?
-Para mí la fotografía, y ahora que ha sido el 20N, se resume en una frase: “Españoles, el bipartidismo ha muerto”. La política nacional ya no es cosa de dos: ha surgido Ciudadanos, Podemos y otras formaciones como la nuestra que también pueden decidir cosas más allá de PP y PSOE y de otros como el PNV y Convergència, que han servido de muleta a los dos grandes partidos.


-¿No es muy frustrante una legislatura como la que ha vivido usted?
-A veces es difícil. Por ponerte un ejemplo: yo he llegado a una comisión y me han dicho: “No os vamos a aprobar ninguna enmienda: ¿Nos vamos a comer o queréis debatirlo?”.

-Ahora en Les Corts ha cambiado mucho todo...
-Por lo que decía, en tres años solo se me había aprobado una enmienda a una ley y fue simplemente un cambio de nomenclatura. Aunque es tu obligación, tienes que tener voluntad porque es cierto que te lo puedes 'currar' mucho y que sirva para bien poco: por ejemplo, en Transparencia hicimos muchas enmiendas y las sometimos por primera vez a un parlamento transparente votando en función de lo que había votado la gente. En fin... no se aprobó ninguna igualmente.

-¿Cómo ve el panorama en la Comunitat Valenciana? La situación es un poco delicada con el PSPV, sus socios de gobierno, a los que se enfrentan por votantes que pueden dudar entre ellos y ustedes.
-Antes, cuando nosotros llegábamos a las elecciones nacionales, se pensaba: “Estas no son las nuestras”. En las autonómicas y locales, por ejemplo, éramos muchos para la pegada de carteles y llegaban las generales y éramos cuatro gatos. Por primera vez, creo que estamos convencidos de que estas elecciones son las nuestras también. La sociedad valenciana está cambiando: por ejemplo, en estos dos últimos años hemos visto que el empresariado se ha plantado, ha empezado a reivindicar cosas con firmeza... Creo que hay una concienciación de creer que en estas elecciones es importante que alguien hable de nosotros, los valencianos. Con el PSPV, en la pugna particular que tendremos con ellos, nos estamos jugando sobre todo en la provincia de Valencia quien quedará por delante.


-Es un error no concebir estas elecciones como fundamentales cuando los asuntos principales que afectan a los valencianos se deciden en Madrid.
-Exacto. Si es que al final el problema es que el partido se juega en Madrid. Como muestra un botón, el otro día la reunión sobre el Parque Central:  es evidente que tú necesitas una voz potente en el Congreso. En este sentido, nos ha tocado concienciar y 'traducir' al ciudadano de a pie lo importante por ejemplo que es el problema de infrafinanciación que sufrimos los valencianos. Estas más que nunca, son unas elecciones valencianas.

-¿Cuáles son las líneas principales del programa que, además, no deben chocar con Podemos?
-Estamos cerrándolo, pero por ejemplo, algunas líneas en infraestructuras están claras: el Corredor Mediterráneo será fundamental, así como la conexión con Aragón y el tren de la costa. Por supuesto, también el nuevo modelo de financiación y la deuda histórica.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme