GRUPO PLAZA

entrevista al vicesecretario de economía del Partido popular

Bravo: "El PP aspira a la movilización el 9J para que Sánchez entienda que la gente ya no está con él"

Foto: KIKE TABERNER
28/05/2024 - 

VALÈNCIA. En esta segunda parte de la entrevista con Juan Bravo, el vicesecretario de Economía del PP aborda cuestiones de la política nacional, como la ley del Suelo, la bajada de impuestos o el turismo. Además, admite que el PP busca la movilización en las europeas con el objetivo de lanzar a Pedro Sánchez el mensaje de que ya no cuenta con el apoyo social suficiente. 


-El PP afronta las elecciones europeas del 9 de junio como favorito en todas las encuestas excepto la del CIS. Sea cual sea el resultado, ¿hasta qué punto se debe leer en clave nacional?
-Yo creo que es clave nacional pura y dura porque votamos a nivel nacional y con circunscripción única, con lo cual es una buena oportunidad para que los españoles decidan cuál es el modelo que prefieren: si el del presidente Feijóo o el del presidente Sánchez. Y eso es lo que de alguna manera vamos a ver. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos votando en Europa y hay que ser capaces de concienciar a la gente de que nos jugamos mucho. Las europeas son para cinco años y lo que se decide en Europa es lo que nos va a pasar en España dentro de un año, dentro de un año y medio, dentro de dos... hablamos de fondos europeos, de reindustrialización, de normativa de reglas fiscales... son los temas realmente importantes que luego nos van a afectar a todos. 

-Sin embargo, en Europa parece que la dicotomía es más entre proeuropeos y antieuropeos que entre izquierda y derecha, ¿no? En la última legislatura había una coalición de populares, socialistas y liberales frente a los extremos que no quieren Europa.
-Sí. En ese planteamiento hay una parte de partidos de extrema izquierda o extrema derecha que, sorprendentemente, se presentan a las europeas pero no creen en Europa. Aun así, en este momento sí que hay una gran diferencia entre lo que opinamos o queremos gestionar unos y otros. Entre la derecha y la izquierda. Cómo afrontamos las decisiones importantes en materia de normativa, de legislación, de decisiones de lo que tiene que ser Europa. Se encuentra en un momento de incertidumbre entre dos potencias como Estados Unidos y China y creo que todo el mundo compartimos que tenemos que tomar unas medidas importantes para reindustrializar, que tenemos un enorme reto demográfico, que tenemos que tomar decisiones claras sobre cuál va a ser nuestra política de Medio Ambiente –con ese equilibrio entre la sostenibilidad económica, social y medioambiental–, que tenemos que ver cómo aceleramos el proceso de innovación que nos permita competir, etc. Eso es lo que nos jugamos y humildemente creo que esto lo representa mucho mejor el Partido Popular Europeo que cualquier otra formación. 

-Aun así, parece que de todo eso que ha comentado no se habla en campaña. Se habla de la amnistía, de Koldo, de Pedro Sánchez... ¿eso es una forma de movilizar al electorado? ¿Si se hablara solo de Europa la gente no iría a votar?
-Bueno, pienso que cuando uno tiene que tomar la decisión de a quién vota, tiene que tener todos los elementos y lo que está pasando en este país es grave. Hablamos de gestión, Europa también es gestión: tenemos un Gobierno que presenta una ley de lucha contra el proxenitismo y le votan en contra a sus socios; otra ley, la del suelo, que tiene que retirar; y una tercera ley que ni siquiera ha empezado, que es la ley de Presupuestos. Eso es un Gobierno. Frente a eso, hay 14 comunidades autónomas o ciudades con estatuto que están gestionadas por el PP, en las que la gente está viendo que hay reformas, que hay leyes... eso también es lo que nos estamos jugando en Europa.

Pero fíjese, nosotros el primer día que el presidente Feijóo presenta el plan del PP, hacemos una propuesta para algo tan importante como son los jóvenes. Hay una ruptura intergeneracional, por ejemplo, en el ahorro y en las capacidades de la generación más joven con la generación más mayor. Por eso Feijóo propone una deducción del 100% el primer año, del 75% el segundo, del 50% el tercero y del 25% el cuarto para utilizar ese ahorro para lo básico en su proyecto de vida: vivienda, formación, poder emprender y familia. 

Y luego tenemos que ser capaces de atraer talento y no lo estamos haciendo. Según un informe de LinkedIn y Microsoft, 2,1 millones de nómadas digitales van a decidir los próximos años dónde van a vivir. HagámosleS un país atractivo para que quieran venir. Y un elemento más es la fiscalidad. Por eso nosotros hemos ofrecido esto.

Foto: KIKE TABERNER

-Parece que enfocan esta campaña como una segunda vuelta de las generales, pero da la sensación a su vez de que es como una precampaña de las siguientes generales. ¿Tienen en el PP una sensación real de que Pedro Sánchez pueda adelantar elecciones?
-Es muy difícil saber lo que va a hacer Pedro Sánchez, porque solamente va a depender de lo que él quiera hacer. Lo hemos visto con los cinco días de descanso, lo hemos visto cuando convocó elecciones, con sus meses de gobierno en los que, salvo ponerse de acuerdo para la amnistía, hemos visto pocos más acuerdos, etc. A partir de ahí, Feijóo le dijo: oiga, usted no consigue sacar leyes, usted no consigue avanzar, la financiación autonómica la tiene abandonada, el país no acaba de gestionar los fondos europeos, la pobreza infantil se ha incrementado hasta el 29%, hay puestos de trabajo que no se cubren, la inflación vuelve a estar por encima de la media de la Unión Europea... Esto no va bien. Y claro, sus socios solamente están en qué hay de lo mío y Sánchez solamente está solamente en qué hay de lo mío. 

Feijóo se presentó a las autonómicas y municipales con sus presidentes y con los alcaldes. Fue positivo para el PP. Ganamos las generales, aunque es cierto que no hemos podido gobernar. Hemos ido a las gallegas y hemos ganado con mayoría absoluta. Hemos ido a las vascas y tenemos el segundo mayor incremento en porcentaje de voto. Hemos ido a las catalanas y sacamos un resultado por encima de lo que se preveía. A lo que aspiramos en estas elecciones es a movilizar a la gente porque el resultado será positivo para el PP y, de alguna manera, Sánchez entenderá que la gente no está con él.

-¿Cree que les dará votos la Ley de Amnistía y la manifestación de este domingo contra ella convocada por el PP?
-Es humano que la gente piense que se hacen las cosas porque dan votos, pero esto no va por dar votos. La amnistía va por igualdad, por libertad, por respeto, por no vender un país. Si nosotros dijésemos que a alguien le hemos dado dinero o ventajas a cambio de votos o a cambio de una adjudicación de un contrato, hablaríamos de corrupción. Pues de alguna manera, no sé, pongamos el apellido que queramos, pero cuando te doy la amnistía que yo no defendía antes, simplemente para que me votes, para que yo sea presidente del Gobierno. ¿Eso qué es? Cuando te doy la condonación a cambio de que me votes, te doy dinero a cambio de que me votes. ¿Eso cómo lo llamamos?

-Bueno, tal vez eso sea la política, salvo que sea ilegal, que se verá en el Constitucional. 
-Bueno, no le llamemos corrupción, ¿pero es ético? Porque no le ofreces un proyecto para Cataluña, le ofreces dinero, le ofreces la amnistía. La amnistía que si tú hubieras defendido antes, vale. Pero que tú no defendías antes y que ahora te parece la mejor de las soluciones. Una amnistía en la que tú haces ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, porque tiene unas condiciones que no tienen el resto. Entonces esto no va de votos, va de principios. 

-La pregunta más concretamente se refería a si piensa que los ciudadanos pueden castigar en las europeas al PSOE por la amnistía. 
-¿Podría hacer el PSOE un acto como el que hicimos este domingo con 70.000 u 80.000 personas a favor de su medida? Yo creo que no. La gente no quiere eso. Evidentemente, en ese contexto de crispación que busca el PSOE le puede ir hasta bien. Es decir, cuando el Partido Socialista es capaz de insultar al máximo mandatario de un país como Argentina; cuando es capaz de llamar nazi al representante alemán del Partido Popular Europeo; cuando le dice a la presidenta del Congreso que calle a Feijóo, es que tiene un concepto de este país, de la democracia y de la libertad, muy diferente al nuestro. Eso es lo que está en entredicho. Y por eso Feijóo le pide a Sánchez que disuelva y que convoque elecciones.

Foto: KIKE TABERNER

-¿Temen un ascenso de la ultraderecha en Europa?
-Hay un movimiento de ultraderecha en el conjunto de Europa y quizá podríamos hablar a nivel mundial. Los extremos, tanto derechas como izquierdas –aquí también lo hemos visto con Podemos o con Sumar–, han ganado votos. Pero pienso que si nosotros somos capaces de hacer las cosas bien, vamos a tener un buen resultado. La trayectoria que ha marcado el presidente Feijóo ha llevado a eso. Si cogemos la Comunidad Valenciana, los resultados de las elecciones, tanto en ayuntamientos como a nivel de la Generalitat, ahí están. Con aciertos y con errores, como en todo. Pero yo creo que la gente está contenta.

-¿Cómo valora los ataques de Vox hacia el PP a nivel nacional, teniendo en cuenta que son socios de gobierno en varias comunidades?
-Yo vengo de un gobierno de Andalucía en el que he sido consejero de Hacienda en el que estábamos con Ciudadanos en el ejecutivo y teníamos el apoyo puntual de Vox para sacar cosas. Si ellos deciden atacarnos, nosotros no vamos a entrar. La gente no quiere confrontación, quiere gestión. Aquí, aparte de insultarnos hasta ahora unos y otros, no hay ninguna propuesta encima de la mesa.

-¿Qué habría votado el PP en el Congreso si el Gobierno no hubiera retirado el proyecto de Ley del Suelo?
-El Gobierno tiene tres leyes importantes: la ley contra el proxenitismo se la votan en contra sus socios, la ley del Suelo la tiene que retirar porque ni si quiera convence a sus socios y la ley de Presupuestos ni la intenta. 

-¿Pero cree que la del Suelo no debería haberla retirado o estaba claro que el PP iba a votar a favor de la tramitación?
-Si me pregunta qué hubiera hecho el PP con la ley del suelo, lo primero habría sido consensuarla con sus socios. Pero también me parece muy importante consensuarla con la oposición. La ministra dijo que había hablado con el PP y con la FEMP, pero usted puede preguntar a compañeros suyos periodistas en Madrid a los que dijo claramente que no tenían que acordar nada con el PP. Esas son declaraciones hechas por el Gobierno cuando se creía que iba a sacar la ley. Luego cuando se la tumban sus propios socios, entonces cambian el criterio. ¿Es una ley importante? Fundamental. ¿Pero por qué no la hacemos escuchando a todo el mundo y rompemos esa confrontación? Supuestamente es una ley técnica, ¿qué problema tiene que haber para encontrarse? ¿Qué problema puede haber en intentar simplificar y reducir las trabas administrativas y burocráticas? ¿Qué problema puede haber en que cuando en un procedimiento haya una situación que ha sido errónea, evitar volver a empezar desde el principio? ¿Qué problema hay en negociar que los planes de generación urbanística no tarden 20 años? ¿Qué problema hay en establecer la colaboración público-privada para dar respuesta a la vivienda? 

-Cuando pasen las elecciones del 9J, si se presenta de nuevo la ley, ¿el PP apoyará la tramitación?
-Dígame una sola vez que a nosotros nos hayan llamado y no nos hayamos sentado a negociar. Una sola vez que hayamos dicho que no. Ahora, si el PSOE quiere seguir imponiendo su voluntad, no es capaz de poner a acuerdo a sus socios, y luego quiere echarle la culpa al PP... el PSOE, si quiere sacar la ley, lo que tiene que hacer es hablar con sus socios, hablar con todos los partidos que estamos en la oposición, hablar con el sector privado y consensuar una ley que valga para todos. Me parece lo normal. Vamos, tampoco creo que esté diciendo nada especial.

-Si Feijóo gobierna, ¿qué impuestos bajará?
-Pues por ejemplo hemos hecho la propuesta que comentaba antes de jóvenes con una rebaja de impuestos de un 100% el primer año, un 75% el segundo, un 50% el tercero y un 25% el cuarto para que lo destinen a lo que quieren. ¿Qué impuestos tenemos que bajar? Tenemos que intentar equilibrar las cuentas y dentro de ese equilibrio de las cuentas, con la reducción del gasto político superfluo y la eliminación de todas las duplicidades, automáticamente bajar todos los impuestos que podamos. 

Usted si analiza el incremento de la recaudación desde que llega el Gobierno hasta hoy, la recaudación se ha incrementado en más de 60.000 millones de euros, más 70.000 de deuda. 130.000 millones de euros ha tenido este gobierno. Para que comparemos magnitudes, las pensiones a números redondos son 200.000. ¿Usted ha visto algún control del gasto? ¿O al revés? Más del 60% de esa extra recaudación ha sido de las familias, del impuesto de la renta a las personas físicas. (IRPF) Entonces el esfuerzo, ¿de dónde sale? Del bolsillo de los españoles. Cuando nosotros pedimos la deflactación, que por cierto aprobó el Parlamento y el Gobierno no quiere aplicar, lo que venimos a decir es: oiga, la gente no gana más, su poder adquisitivo ha mermado, la cesta de la compra está más alta, la inflación está más alta. 

Foto: KIKE TABERNER

-La deflactación del IRPF es una medida que ha pedido el PP y aprobó el Congreso, pero Aznar no lo hacía y Rajoy tampoco…
-¿Cómo era la inflación cuando se pedía la deflactación? Cuando estaba, por ejemplo, Rajoy... Era negativa. Entonces no procedía a la deflactación. Cuando llega Rajoy, el tipo mínimo del IRPF estaba en el 24%. Cuando se fue Rajoy estaba en el 19. A ello se añade lo que hizo él: 100 euros para las familias numerosas cada mes, 1.200 euros al año; 100 euros más si es familia numerosa especial, 1.200 euros al año; 1.000 euros para las guarderías; 100 euros más si había una persona en la familia con discapacidad, 1.200 al año. Todo eso está ahí, todo eso está en el impuesto a la renta. No sé deflactó, pero se hizo todo eso. Se subieron los mínimos personales y familiares. Y a Aznar una de las mayores virtudes mayores que la gente reconoce es la bajada de impuestos: reducir tramos, incrementar el apoyo a las familias... Los que no los han bajado es el Gobierno de Sánchez, eso desde luego. Ha recaudado más de 60.000 millones de euros más cuando la gente no ha ganado más.

-Hay un debate ahora mismo en España sobre cómo gestionar el éxito del turismo. ¿Está a favor de la tasa turística?
-Creo que cada territorio tiene su especialidad y aquí el presidente Mazón prometió en campaña quitar la tasa turística y lo hizo. Nadie va a dejar de decir que el turismo va a mejorar porque pongamos una tasa turística. Es otro concepto totalmente diferente. La izquierda está intentando promover un ataque al turismo, una de nuestras principales fuentes de ingresos en España. Preguntemos a los millones de personas que en este país trabajan gracias al turismo si están de acuerdo que se machaque el turismo. 

Ahora bien, hay que seguir avanzando en impulsar un turismo de más calidad, que haga un mayor aporte a la economía, mejorar nuestros hoteles, mejorar nuestras viviendas de uso turístico, mejorar nuestras infraestructuras; promover la sostenibilidad para que los vecinos no vean afectado su día a día sino que entiendan que ese turismo paga impuestos, que deja recaudación, paga IVA, favorece la creación de actividad, de la restauración, de los hoteles y que eso le aporta. 

-¿Qué plantean con algunos problemas de convivencia o con el hecho de que el turismo afecte a la vivienda?
-La gestión es fundamental y siempre hay márgenes de mejora. Pero por ejemplo, hemos visto cómo ante el visado de residencia para inversores se ha atacado porque afecta al precio de la vivienda. ¿Sabe cuántas viviendas se vendieron el año pasado en España? 600.000. ¿Saben cuántas viviendas se compraron con ese visado? 550. ¿De verdad afecta el precio de la vivienda sobre 600.000 viviendas 551? El turismo puede afectar al precio de la vivienda porque teníamos que construir 140.000 viviendas cada año, construimos 90.000 y el Banco de España dice que faltan 200.000. El Gobierno no tiene capacidad para construir vivienda porque no saca una ley del Suelo o hace una ley de la Vivienda que no soluciona el problema porque la gente prefiere alquilar en el uso turístico. Y entonces la solución es culpar al turismo. Pues hombre, no. 

-Fedea propone, para financiar el aumento del coste de las pensiones, que en lugar de un recargo sobre la nómina de los trabajadores se imponga ese recargo sobre el IRPF. ¿Qué opina?
-Hablando en números redondos, hoy tenemos 10 millones de pensionistas y en 2047 tendremos 15 millones. El Gobierno hace una reforma en la que los números no cuadran y en la que plantea tres posibilidades: bajar las pensiones; subir las cotizaciones; o ambas. El único que ha congelado en España las pensiones, por mucho que nos digan, fue Zapatero y Sánchez votó a favor. ¿Cuál es la solución? Como bien dice Fedea, no hay una. Hay que hacer un análisis concienzudo de la situación e incorporar más elementos. Si en España hay un millón de puestos de trabajo que no se cubren, eso genera muchos ingresos y mucho ahorro de gasto. Invertimos unos 30.000 millones en políticas vinculadas al desempleo y un millón más de personas trabajando supondría 25.000 millones de euros de recaudación. También deberíamos analizar cómo captar talento para que venga gente de fuera a trabajar a España. Y, por último, ver cómo trabajar la cesta de los impuestos que es lo que dice Fedea. El PSOE apuesta por subir impuestos. ¿Y si bajamos el gasto? Hay dinero que no se destina correctamente según los datos de la AIReF. Por ejemplo, en las subvenciones hay 20.000 millones de euros que no se gastan adecuadamente o no deberían ni gastarse.  

Foto: KIKE TABERNER   

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas