GRUPO PLAZA

Bruselas mira hacia otro lado ante la victoria del independentismo catalán en las urnas

Foto: DAVID ZORRAKINO/EP
16/02/2021 - 

BRUSELAS. “No hacemos comentarios sobre asuntos regionales internos”. Así de breve y lacónica fue la respuesta que dio un portavoz de la Comisión sobre la postura que tomaría la Unión Europea (UE), ante el conflicto entre el Estado español y Catalunya. La nueva victoria del independentismo catalán, que ha conseguido una mayoría histórica de más del 51% de los votos en las elecciones al Parlament celebradas el domingo, abre la puerta a que el Ejecutivo de Pedro Sánchez dé un giro hacia la conflicto catalán, acelerando los indultos de los presos políticos y la mesa de negociación. Precisamente, Bruselas será testigo en un mes del suplicatorio contra los eurodiputados independentistas en el Parlamento Europeo, que deberá decidir si les suspende de la inmunidad de que gozan como eurodiputados, para que pueda aplicársele la orden de extradición. 

El empate en escaños entre Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Partit Socialista de Catalunya (PSC), con el ex ministro Salvador Illa como cabeza de cartel, no ha sido suficiente para favorecer pactos entre ambas formaciones que revalidaran el gobierno que compartieron hace más de 20 años en la Generalitat catalana. El tiempo dio la razón a los que pensaron que era una comunión anti-natura. Y, de hecho, los de Esquerra dieron un viraje durante el Procés, aliándose con los soberanistas del PdeCat y, hoy, con Junts per Catalunya (JuntsxCat), una vez el primero -heredero de la antigua Convergencia i Unió (CiU)- ha quedado como partido extra-parlamentario.

Las reacciones en Barcelona han sido un pacto de caballeros, cediéndose la silla. Junts, con Carles Puigdemont de cabeza de lista simbólica y asentado en el Parlamento Europeo, junto con Laura Borràs de segunda, tuvo suficiente cintura para invitar a ERC a que formara gobierno como lista independentista más votada, ya que sólo en votos le supera el PSC. Y Pere Aragonés, el líder de Esquerra, no ha tardado en tomar el testigo para repetir la coalición independentista, esta vez con la presidencia en sus manos y con la puerta abierta al resto de grupos independentistas o a favor de la amnistía, como son la CUP y En Comú Podem (EPC).

Foto: LORENA SOPENA/EP

Serret recuerda al gobierno español al negociación pendiente

En este sentido se manifestaba la delegada de la Generalitat en Bruselas, Meritxell Serret, en unas declaraciones a Valencia Plaza y a la prensa internacional, que se ha hecho eco de las elecciones catalanas. “Los resultados demuestran que los catalanes apoyamos mayoritariamente las opciones políticas a favor de la amnistía y del derecho a decidir a través de un referéndum de autodeterminación; ya que ERC, Junts, CUP y EPC han obtenido 82 escaños, casi un 60% de los votos. Esto, y el hecho de que el voto independentista haya superado el 50%, demuestra que el conflicto entre Cataluña y España no ha terminado, y que es imprescindible encontrar una solución política a través del diálogo”, explicó Serret.

La delegada recordó que “el actual gobierno español del PSOE y Podemos ya ha reconocido la existencia del conflicto político, pero hay que avanzar con la negociación hacia la resolución política. Ahora los votantes de Catalunya han reafirmado su posición, y el clamor para poner fin a la represión judicial con la amnistía y para poder ejercer el derecho de autodeterminación es más fuerte que nunca en Catalunya”. Serret forma parte del grupo de políticos catalanes exiliados en Bélgica desde diciembre de 2017, junto a Puigdemont, Lluís Puig, Toni Comín y, desde hace un año, Clara Ponsatí. Al contrario que el resto, no pesa sobre ella una orden europea de extradición, pero sí tiene pendiente una orden nacional de detención que le impide pisar territorio español.

Por su parte, Lluís Puig, conseller de Cultura en el exilio y que forma parte de la lista de Junts, ha resultado elegido parlamentario. Puig no podrá ocupa este puesto ya que tiene pendiente una orden europea de detención y entrega que los tribunales belgas acaban de rechazar, aunque sigue vigente la orden nacional de detención si entrara en España. El ex conseller Puig manifestó su satisfacción poco después de conocerse el resultado en las urnas, la noche del domingo. “La represión no nos doblega. Hemos superado el 50%, aún votando en contra de nuestra voluntad, igual que el 21 de diciembre de 2017”, recordó. 

Lluís Puig se muestra triunfalista

El parlamento catalán votó posponer las elecciones a mayo, por el recrudecimiento de la pandemia, pero la Junta Electoral Central y los tribunales lo rechazaron. El ex conseller catalán Lluís Puig insistió en que “ya estamos en la primavera del proceso independentista, el 155 no puede con nosotros”. Puig se refería al artículo de la Constitución que despojó a la Generalitat de su poder de gobernar en 2017, tras la Declaració Unilateral de Independència (DUI).

En la misma línea, el resto de políticos independentistas han manifestado que seguirán la línea soberanista y que "es imposible que formemos un gobierno con el PSC, que se ha manifestado con la derecha y ha aplaudido la prisión de los presos políticos”. Estas celebraciones las hacia Oriol Junqueras, el líder de Esquerra, que pudo salir  en tercer grado de la prisión para hacer campaña electoral. 

Laura Borràs. Foto: Lorena Sopêna/EP

No obstante, horas después de cerrarse las urnas, la Fiscalía recurría el auto del juez penitenciario para solicitar el reingreso en prisión de los líderes independentistas condenados a altas penas de cárcel. Así lo anunciaba en directo Jordi Sánchez, líder de Junts y en prisión condicional, mientras comparecía al mediodía del lunes en rueda de prensa, según le comunicaban la noticia de última hora. 

Puigdemont habla en un tuit 

Por su parte, el ex presidente Carles Puigdemont, que encabezaba la lista de Junts simbólicamente -seguido por Laura Borràs-, y aunque es normalmente muy activo en redes, en esta ocasión ha sido lacónico con un mismo mensaje en twitter e Instagram dirigido a sus votantes: “Querían pasar página del 1 de octubre y más del 50% habéis decidido escribir un nuevo capítulo. Seamos todos dignos de ello”. Puigdemont tiene sobre sí la espada de Damocles del suplicatorio, una petición de España al Parlamento Europeo para suspender su inmunidad como europarlamentario y poder proceder a su extradición, al igual que con Comín y Ponsatí. 

Precisamente, será en el próximo pleno de marzo cuando se vote la suspensión o no de la inmunidad parlamentaria de Puigdemont. Razón de más para que Bruselas no mire hacia otro lado en el conflicto catalán. Al menos, así lo han declarado algunos líderes nacionalistas europeos, como el presidente de Flandes (Bélgica), Jan Jambon, que en unas declaraciones a la Agència Catalana de Notícies, ha reclamado a la UE que “juegue un papel de intermediara en el conflicto entre Catalunya y España”.

Por último tanto la segunda de Junts, Laura Borràs, como la líder de la CUP, Dolors Sabater, han dejado en manos de Pere Aragonés la responsabilidad de que forme un gobierno independentista. 

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

El tono

Parece que pasadas las elecciones catalanas se ha recuperado el tono negociador de unos y otros. De repente se ha desatado el frenesí del pacto y el acuerdo para renovar las instituciones. Como es habitual en estos casos ha habido tiras y aflojas y el tradicional mercadeo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email