X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Cataluña atrae la atención de los inversores de renta fija del planeta

La analista de Saxo Bank considera que la incertidumbre política catalana puede tener más efectos negativos en los países vecinos que en las empresas españolas

19/12/2017 - 

MADRID. Es increíble pensar que una región tan pequeña como Cataluña pueda atraer la atención de los inversores de renta fija en todo el mundo, pero como vivimos en un mundo de baja volatilidad histórica, los inversores buscan constantemente oportunidades que puedan mover el mercado y Cataluña es ciertamente una de ellas.

La región ya ha asustado a los inversores varias veces en los últimos seis años. Cataluña no solo se vio afectada por la burbuja inmobiliaria española que se expandió entre 2008 y 2013, sino que también provocó crisis propias al exigir reiteradamente la independencia de España.

Bono del gobierno catalán con vencimiento a 2020

El gráfico anterior muestra el rendimiento de la deuda regional de Cataluña (vencimiento 2020) desde 2012 hasta la actualidad. Como puede observarse, hay tres momentos clave en los que el rendimiento de Cataluña aumentó: a principios de 2012, en marzo de 2016 y finalmente en octubre de este año.

A principios de 2012, el rendimiento del bono del gobierno catalán aumentó un 116% debido a una situación angustiosa en el sistema financiero español. En ese momento, España no pudo rescatar a su sector financiero y tuvo que solicitar un paquete de rescate a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Al mismo tiempo, la deuda regional de Cataluña por sí sola representaba el 38% de la deuda total de las comunidades autónomas españolas. Los inversores comenzaron a vender bonos soberanos españoles y papeles regionales porque temían enfrentar un default.

En julio del mismo año, sin embargo, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció en Londres que el BCE estaba "listo para hacer lo que sea necesario para preservar el euro", reforzando su declaración diciendo "y créanme, será suficiente". Sólo una semana después, el BCE anunció un programa para comprar bonos del gobierno de los países europeos en dificultades, lo que redujo los rendimientos en toda la zona del euro, ya que los intercambios especulativos contra los países más débiles de la UE fueron desalentados. Después de esto, las cosas en la periferia comenzaron a estabilizarse.

Golpe tras golpe

En 2016, sin embargo, Cataluña sufrió otro golpe, ya que la región se enfrentó a 4.600 millones de euros en amortizaciones de bonos ese mismo año y reclamaba su independencia de España para arrancar. Como consecuencia, España amenazó con cortar el suministro financiero de Cataluña. Los inversores entraron en pánico una vez más y vendieron, tanto la deuda española, como la catalana.

Las facciones independentistas podrían sentirse decepcionadas al saber que el referéndum celebrado en octubre no asustó tanto a los inversores como los eventos mencionados anteriormente. De hecho, aunque el rendimiento de los bonos de Cataluña aumentó 80 puntos básicos durante la crisis de 2017, se revirtió una vez que el gobierno español tomó el control de Cataluña, disolvió el parlamento regional y anunció nuevas elecciones.

De cara a las elecciones que se celebrarán el próximo día 21, las encuestas indican que los partidos pro-independentistas de Cataluña (PdeCat, ERC y CUP) no pueden obtener los 68 escaños necesarios para lograr el monopolio parlamentario, pero se mantienen mejor organizados que los partidos pro-unidad. Los partidos antiindependentistas son ideológicamente muy diferentes, siendo uno izquierdista, uno liberal y el tercero conservador. Por lo tanto, es un desafío para ellos mostrar un frente unido en cualquier tema, salvo la soberanía misma.


Por lo tanto, nos enfrentamos a unas elecciones que podrían terminar sin ganador. Si los partidarios pro-independencia ganan la mayoría, continuarán con su impulso hacia la soberanía catalana; si los partidos antiindependentistas ganan, no podrán gobernar la región, y el movimiento separatista tomará el ejemplo de su incompetencia y continuará con su intento de independencia. En este punto, ¿qué pueden esperar los inversores de tal resultado? La respuesta es que no pueden esperar nada diferente de lo que han experimentado en los últimos años: la situación se prolongará con subidas y bajadas durante más tiempo, y la volatilidad aumentará.

Se podría pensar que, en esta situación, los grandes perdedores serían los bonos de empresas con exposición a Cataluña. Sin embargo, si miramos los bonos subordinados (normalmente son los instrumentos más sensibles a los cambios de mercado) de los bancos catalanes Sabadell y CaixaBank, se observa que los rendimientos aumentaron 60 y 30 pb respectivamente tras el referéndum de octubre... pero luego rápidamente cayeron, tocando nuevos mínimos cuando el gobierno español restauró el orden.

Sentimiento nacionalista europeo

Al mismo tiempo, los bonos subordinados de BBVA (que adquirió Catalunya Banc en 2015) no se inmutaron en absoluto mientras se intensificaba la crisis constitucional. La razón por la cual los bonos corporativos españoles vieron una reacción marginal es porque la mayoría de los ingresos de estas empresas en realidad provienen de fuera de España. Según la Bolsa de Madrid, solo el 36% de los ingresos del Ibex de 2016 provinieron de España... BBVA, por ejemplo, emplea a más personas en México que en toda España.

Es importante señalar que la incertidumbre política en Cataluña puede tener más efectos negativos en los países vecinos que en las empresas españolas. El apoyo a los partidos independentistas en España puede interpretarse como un fortalecimiento del sentimiento nacionalista en Europa, algo que también podría influir en las elecciones italianas de mayo de 2018. Si ese es el caso, Europa tal como la conocemos, puede estar bajo amenaza.

Althea Spinozzi es analista de Renta Fija de Saxo Bank

Noticias relacionadas

análisis

Stop en la renta fija

El consejero delegado y director de inversiones adjunto de ODDO BHF AM advierte sobre que el reciente repunte de la deuda pública se ha interrumpido y el aplanamiento de la curva se ha frenado

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email