GRUPO PLAZA

opinión

Nos encontramos ante un ciclo económico diferente y más próspero

Muchos de los retos a los que se enfrentaron los hogares y las empresas durante las primeras fases del último ciclo han desaparecido como explica el experto

21/01/2022 - 

MADRID. Muchos de los retos a los que se enfrentaron los hogares y las empresas durante las primeras fases del último ciclo han desaparecido. A estas alturas, tras la crisis financiera, los salarios en EE UU estaban todavía más de un 3% por debajo del punto máximo, registrado en agosto de 2008. Tras la crisis provocada por la pandemia, el salario consolidado a nivel nacional ya está un 6,7% por encima de donde se encontraba en febrero de 2020. 

La lenta recuperación del mercado laboral tras la crisis financiera mundial y el desapalancamiento tras el colapso del mercado inmobiliario fueron un lastre importante para el crecimiento del consumo. En cambio, la actual subida de los salarios, superior al 9% interanual, debería ser más que suficiente para respaldar el sólido aumento del consumo real, incluso en medio de las mayores presiones sobre los precios en tres décadas.

El apoyo fiscal y monetario sin precedentes también ha limitado los impagos y ha promovido un repunte más rápido de los beneficios. Como consecuencia, la relación entre la deuda y la valoración de la empresa para la renta variable mundial se recuperó rápidamente, y los costes totales de los préstamos para las empresas estadounidenses con grado de inversión están cerca de sus mínimos históricos. Todo ello configura un conjunto de factores que favorecen la contratación y la inversión mucho más favorable que las condiciones que prevalecieron en la fase inicial de la larga expansión prepandémica.

Postura fiscal

Asimismo, lograr un crecimiento durante el último ciclo fue una tarea difícil debido a los persistentes retos a los que los inversores tuvieron que hacer frente. Sin embargo, la magnitud del apoyo fiscal de este ciclo está protegiendo a las empresas y a los hogares y permitiendo que se mantenga el impulso económico inicial. En nuestra opinión, esto ha sentado las bases para un periodo de actividad por encima de la tendencia liderada por el sector privado.

Por otro lado, creemos que la mayor parte del trabajo por parte de los gobiernos para apoyar esta expansión está en el punto de mira. Pero una diferencia importante en este ciclo comparado con el anterior es que los responsables de la política fiscal están adoptando un enfoque más prolongado de 'no perjudicar', y no vemos que se vaya a producir un giro drástico hacia la austeridad. 

Las medidas sobre la postura fiscal que se ajustan a la capacidad económica implica que la política fiscal de los mercados desarrollados probablemente seguirá siendo más laxa hasta 2023 que en cualquier otro momento desde 2010.

Jaime Raga es responsable de relación con clientes de UBS AM Iberia

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email