GRUPO PLAZA

congreso de los diputados

Compromís prepara alternativas de grupo propio y afila su rechazo a Pedro Sánchez

La revuelta en los socios de Podemos contra el PSOE por no tener grupo propio limita los apoyos de Sánchez en el flanco de la izquierda. IU ve con buenos ojos la posibilidad de unirse con Compromís

14/01/2016 - 

VALENCIA. El pacto por la Presidencia y la Mesa del Congreso acordado el martes entre PSOE y Ciudadanos (C's) con el beneplácito del PP cristalizó ayer en la jornada de constitutiva de la XI Legislatura. El malestar de Podemos y, en especial, de sus socios que exigen un grupo propio en la Cámara Baja (entre ellos, Compromís-Podemos), se dejó ver este miércoles entre sus dirigentes, conscientes de que la maniobra socialista complica las opciones para lograr su objetivo.

Así, la vicepresidenta del Consell y referente de la coalición, Mónica Oltra, vertió duras críticas ante la posición socialista: "No se puede empezar a formar un gobierno de cambio masacrando la democracia", afirmó.

En esta línea, la dirigente de Compromís recalcó que los partidos y las coaliciones "tienen naturaleza jurídica distintas y no pueden sumar. Lo que no suma por un lado, no se le puede obligar a casarse por el otro y menos en un Congreso en el que se han hecho todos los chalaneos posibles, como préstamos de unas candidaturas a otras", recordó, para añadir que la negativa al grupo no tiene una intencionalidad "legal, sino política".

Unas declaraciones a las que también se sumó el secretario general de Podemos en la Comunitat, Antonio Montiel, quien mostró su "preocupación" por que Pedro Sánchez "prefiera hablar con Ciudadanos a hacerlo con Podemos". Además, calificó de "absolutamente injustificable desde el punto de vista jurídico y político que no se creen grupos parlamentarios propios para las confluencias como el caso de Compromís-Podemos-És el Moment".

Al margen del enfado de los referentes de la coalición, desde Compromís planean apurar las opciones de conseguir el grupo tal y como lo habían planteado inicialmente aunque, tal y como informó este diario, también estudian otras maneras de alcanzar su objetivo de conformarlo, una maniobra que el diputado nacional y cabeza de lista por Valencia, Joan Baldoví, admitía ayer públicamente: "Buscaremos alternativas para que la voz de las valencianas y los valencianos no se quede ahogada y escondida en un grupo mixto”.

La premisa de Compromís-Podemos en este punto es clara: los requisitos del 15% por las circunscripciones donde se presentó la coalición y el mínimo de cinco diputados (obtuvieron nueve) se cumplen. Para el argumento esgrimido por PP, PSOE y C's, contemplado en el reglamento de que no ha existido competencia electoral entre las fuerzas Compromís y Podemos, también hay respuesta: "En estas elecciones no ha existido Compromís ni Podemos como tales en la Comunitat Valenciana sino una coalición electoral, que no es lo mismo", explica un dirigente de la formación valenciana. "Así lo evidenció la noche electoral la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, cuando leyó los resultados de Podemos y de otras fuerzas por separado; así lo evidencia la web de resultados del Ministerio del Interior que los disgrega y así lo evidenciará el Rey de España cuando llame a consulta a Joan Baldoví y, por otro lado, a Pablo Iglesias porque no somos la misma fuerza política", explican las citadas fuentes.

En esta línea, desde Compromís admiten que estos argumentos están sujetos a la interpretación de la Mesa del Congreso y, después del pacto entre PSOE y C's con el beneplácito del PP, auguran dificultades para lograr su objetivo tal y como lo habían planteado.

Por ello, desde Compromís también estudian la opción de formar un grupo tan solo con los miembros de su partido -son cuatro- y tal vez con la posible incorporación de la independiente Rosanna Pastor, alcanzando así los cinco miembros sin que ninguno de los componentes sea de Podemos. "Ahora bien, la Mesa del Congreso podría objetar que no es posible concretar qué porcentaje del 15% mínimo exigido corresponde a los diputados de Podemos que se quedan fuera de este grupo", comentan las citadas fuentes, que insisten en que las "condiciones legales se dan" pero existe "un componente de estrategia política" en el rechazo a la conformación del grupo.

Izquierda Unida tiende la mano

No son las únicas opciones para Compromís. Este miércoles, desde la formación que lidera Alberto Garzón admitían la posibilidad de buscar una alianza con los cuatro diputados de la formación valenciana si estos no pudieran finalmente conseguir el grupo propio con los miembros de Podemos. Un pacto que sería más complicado de rechazar para la Mesa puesto que existen precedentes (el PSOE llegó a prestar dos diputados de Toledo a Coalición Canaria para que formara grupo en 2004) de situaciones más rocambolescas.

En este sentido, desde la formación valenciana reconocen que existen conversaciones con diversos grupos aunque, por el momento, el objetivo es ir "paso a paso" y "estudiar todas las posibilidades".

Si no hay grupo propio, Compromís rechazará a Sánchez

Este es al menos el sentir actual de la formación valenciana, más aún después de un pacto que consideran "incomprensible" por parte del PSOE para "tener la Presidencia del Congreso a cambio de la minoría en esa misma mesa".

En este sentido, fuentes de la coalición subrayan que los socialistas están tomando decisiones "a la ligera" y recuerdan que cada acción "tiene una reacción".

Unas sensaciones que, según diversas fuentes consultadas por este diario, también parece correr en el seno de los gallegos de En Marea y los catalanes de En Comú Podem. Cabe recordar que Podemos consiguió el 20D 42 diputados a los que habría que sumar los 27 de estas tres alianzas. De esta última aportación, solo 8 de ellos son de la formación morada mientras que 19 proceden de otras fuerzas políticas o colectivos. Es decir, que aunque Sánchez consiguiera algún tipo de acuerdo con Podemos, Iglesias no podía ofrecerle los 69 parlamentarios que suman estas fuerzas, sino que tendría que negociarlos grupo por grupo si es que quiere -o necesita- su respaldo.

Un escenario complicado en el que nada puede descartarse: ni la 'grosse koalition', ni el apoyo de Ciudadanos al PSOE con la abstención de Podemos ni viceversa. Y por supuesto, tampoco la repetición de las elecciones, así como las consecuencias que se deriven para el Pacto del Botánico según el camino escogido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme