GRUPO PLAZA

opinión

El dólar americano, un potente activo refugio si bonos y acciones continúan bajo presión

El jefe de estrategia en divisas de Saxo Bank alerta de tal posibilidad y, de paso, de que el yen japonés pueda girarse violentamente ante las actuaciones de los bancos centrales

21/09/2016 - 

MADRID. El Banco de Japón y el FOMC de Estados Unidos anunciarán este miércoles sus nuevas decisiones sobre política monetaria. Ante el aumento de las señales de alerta de los bancos centrales sobre su limitada capacidad para poner en marcha más herramientas -más allá de tipos de interés a cero o negativos y programas de flexibilización cuantitativa-, los mercados han estado sometidos a gran volatilidad.  

En su reunión del 8 de septiembre, el Banco Central Europeo (BCE) se mantuvo en silencio sobre su intención de hacer algo más allá de su actual programa de alivio cuantitativo, dejando sospechas de que el banco comenzará a disminuir las compras de activos a partir en algún momento del próximo año, ya que choca con la dificultad de encontrar suficientes bonos soberanos que comprar.

Por otra parte, fuentes del Banco de Japón han mostrado la gran división interna en cuanto a la política monetaria, dado que el enorme tamaño de las compras del banco central ha dado lugar a un mercado disfuncional que casi ha dejado de funcionar. Algunos de los miembros del BoJ están a favor de una retirada del programa actual, mientras que otros, entre ellos el propio gobernador Kuroda, están dispuestos a seguir adelante con los recortes de tasas aún más en territorio negativo. 

Pero incluso los que favorecen un mayor activismo en tasas negativas, están preocupados porque el programa de alivio cuantitativo del Banco de Japón ha aplastado los largos rendimientos de los bonos japoneses a niveles muy bajos, ya que los tipos cero a través de la curva impacta en la rentabilidad de los bancos japoneses, que no pueden obtener beneficios razonables de la estrategia de lo prestado a corto y lo que prestan a lo largo cuando los rendimientos están en o por debajo de cero.

Un QE que encrespe la disposición del banco a prestar es contraproducente. Por lo tanto, incluso si el Banco de Japón anuncia un recorte de tasas esta semana y las lleve a un territorio aún más negativo, al mismo tiempo podría indicar un cambio en su patrón de compra que podría tener consecuencias nefastas para los mercados globales de bonos.

Precios de 'fin del mundo'

A día de hoy, los mercados de bonos globales se han desestabilizado recientemente por esta noticia, y el aumento en la volatilidad, agravada aún más por este retroceso del BCE de una mayor orientación política así como los 'ruidos' más dovish de la Fed, se ha extendido a los activos de riesgo y los mercados de divisas en general. Las divisas más arriesgadas de los mercados emergentes, por ejemplo, en rally masivo desde que negociaron en precios de 'fin del mundo' durante la crisis del mercado que se inició este año, han sufrido una fuerte corrección.

En resumen, los mercados están aguantando la respiración colectiva esta semana a la espera de la última 'orientación'. La clave para los traders esta semana, sin embargo, es mantener la perspectiva a largo plazo en medio del ruido a corto plazo. En el gran esquema de las cosas, los bancos centrales están perdiendo su capacidad y deseo de hacer más de lo mismo, pues tanto el BCE como el Banco de Japón se están topando con los límites prácticos a una mayor intervención y destacando en voz alta la necesidad de un enfoque fiscal. 


Mientras tanto, la Reserva Federal está comenzando lentamente a deshacerse de las señales que no tiene confianza en sus propias opciones políticas, con un número creciente de miembros de la Fed apuntando a un estímulo fiscal como la próxima elección política si la economía se debilita de nuevo. 

A su vez, la Fed podría en algún punto tener en cuenta que el excesivo bombeo del banco central de los mercados de activos ha sido el principal contribuyente al aumento de la desigualdad. ¿Podría incluso la Fed reconocer su responsabilidad para alimentar directamente el ascenso y la posible elección de Donald Trump como el próximo presidente de Estados Unidos.

Economía real

Independientemente de cómo nos sorprendan el Banco de Japón y el FOMC, hay que recordar que hay que ver el bosque por los árboles. En los últimos años nos han demostrado que los bancos centrales no tuvieron ningún aliciente para mover la economía real al tipo de interés cero, y se encuentran en el largo proceso de reconocimiento de la impotencia de su provisión de liquidez excesiva.

Mientras tanto, harán todo lo posible para distanciarse de su curso antes sin alterar el monstruo de su propia creación: los mercados de bonos y acciones con una inyección de liquidez avivada. Pero eso no será posible más allá del corto plazo. En cuanto a las divisas, si los bonos y las acciones están nuevamente bajo presión, el dólar probablemente aumentará drásticamente como un refugio seguro, mientras que el yen podría girar violentamente.

John Hardy es jefe de estrategia en divisas de Saxo Bank

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme