GRUPO PLAZA

El botànic se desentiende del documento de fiscalización que presentó sobre ciegsa 

El tripartito arremete contra el exsíndic de Comptes, Rafael Vicente Queralt

21/06/2017 - 

VALÈNCIA. Poco ha gustado a PSPV, Podemos y Compromís el informe que el exsíndic Major de Comptes, Vicente Queralt, presentó este lunes en su comparecencia en la comisión de investigación sobre la actividad de Ciegsa. Un texto que preparó para su intervención y repartió a los grupos parlamentarios en el que rebajaba el volumen de los sobrecostes y las anomalías halladas en las cuentas de la empresa pública encargada de la construcción de colegios.

Este martes el tripartito convocaba una rueda de prensa que, si bien estaba pensada para que anunciaran que llevarán a la Fiscalía a tres presuntos 'zombies' -personas que tenían un cargo en la empresa y percibían una retribución por ello sin acudir a su puesto de trabajo- más en Ciegsa, la segunda parte de la atención a medios eclipsó en cierto modo el motivo principal de la convocatoria. La diputada socialista, Ana Barceló, advirtió que no darán validez alguna al informe de fiscalización del exsíndic. Un documento que señala que no se encontró "ninguna irregularidad grave ni responsabilidad contable" y que los costes adicionales en las obras de los centros escolares están "todos recogidos", aunque algunos "insuficientemente injustificados".

Los socios del Botànic no atenderán a este "resumen" que el exsíndic realizó sobre los informes elaborados por la Sindicatura de Comptes del año 2000 a 2015, por considerarlo, en palabras de la portavoz adjunta del PSPV en Les Corts "extemporáneo", dado que Queralt ya no ostenta esta representación.

Sin embargo, esta razón resulta un tanto contradictoria si se atiende al plan de trabajo y la documentación que estudiarán los grupos parlamentarios en el desarrollo de la comisión. De hecho, el 23 de enero de 2017 Les Corts remitieron un escrito al órgano fiscalizador solicitándole todos los informes relativos a este período. Unos documentos que según Barceló, "sí se van a tener en cuenta". 

Sandra Mínguez (Podemos), Ana Barceló (PSPV) y Josep Nadal (Compromís). VP

Así, y aunque Queralt entró en la Sindicatura en julio de 2000 como síndico adjunto, en diciembre de 2003 fue nombrado Síndic Major tras el fallecimiento de José Antonio Noguera de Roig. Desde entonces, fue renovado en el cargo hasta el año pasado por períodos de tres años, tal y como marcaba la ley de creación de la institución. Por lo que, la paradoja del tripartito reside en que estudiarán los informes del organismo que elaboró durante 15 años, pero no el resumen de estos documentos del mismo período.

Barceló arremetió contra el exsíndic por la "falta total de profesionalidad" que suponía haber presentado este documento que calificó de "barniz" con las salvedades e incumplimientos detectados en 15 años a partir de los informes realizados. Una consideración secundada por la diputada de Podemos y portavoz de los morados en esta comisión, Sandra Mínguez, y por el parlamentario de Compromís, Josep Nadal.

En opinión de la portavoz adjunta socialista, el exsíndic de Comptes llegó a unas "conclusiones que traspasan ciertos límites", sin justificar "absolutamente nada", y que son "a título personal", por lo que consideró que fue a la comisión "a dar una pátina". 

Mínguez destacó que Queralt aportó números en un cuadro "sin justificación ninguna" y, por tanto, el documento no podía gozar de oficialidad; mientras que Nadal cuestionó que no detallara bajo qué criterios consideraba que había incidencias sin importancia y secundaba a la socialista afirmando que esas páginas del informe estaban hechas "ex profeso para barnizar la acción del anterior gobierno".

El PP acusa al tripartito de "coaccionar" a los comparecientes

El portavoz del grupo popular en la comisión de investigación de Ciegsa de las Corts, José Juan Zaplana, calificó de "muy grave el intento de los portavoces de PSPV, Compromís y Podemos de desacreditar públicamente al exsíndic de Comptes tras su comparecencia. "Al más puro estilo dictadura chavista, quien dice algo que no les gusta intentan desacreditarlo públicamente en rueda de prensa, aunque fueran ellos mismos quienes pidieran la comparecencia en su plan de trabajo", subrayó.

En un comunicado afirmó que sus palabras son "un aviso al resto de comparecientes en el futuro: si alguien dice algo que no nos parece bien iremos contra él y lo desacreditaremos poniendo en duda su honor y profesionalidad".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme