GRUPO PLAZA

ENTREVISTA A LA VICEPRESIDENTA DE LA GENERALITAT Y PORTAVOZ

Aitana Mas: "En Compromís no estamos de acuerdo con bajar impuestos; hay que hablarlo"

Foto: KIKE TABERNER
12/09/2022 - 

VALÈNCIA. Aitana Mas (Crevillent, 1990) fue concejal con 20 años y directora general de Transparencia con 24. Durante esta legislatura ha sido diputada autonómica, pero el pasado junio dio un nuevo salto en su carrera política. Tomó las riendas de la vicepresidencia de la Generalitat y la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, convirtiéndose a su vez en portavoz del Consell. Asumía, así, todas las competencias de Mónica Oltra de manera exprés tras la dimisión de su antecesora por la imputación en la causa que investiga la gestión del Gobierno autonómico en los abusos sexuales de su exmarido a una menor tutelada. Inicialmente mostró ciertos reparos por motivos personales, pero lo terminó aceptando por la unanimidad que generó su nombre en el seno de Compromís. 

El peso de las políticas de este departamento, la exposición pública que otorga la portavocía y el papel de contrapeso que ha de desarrollar en un Ejecutivo compartido con PSPV y Unides Podem la convierten en este momento en uno de los referentes de la coalición. Y, aunque se tomó en un principio su nuevo cometido como algo transitorio, son todavía muchos los interrogantes sobre su futuro a corto y medio plazo.


-Usted comienza en la Conselleria de Igualdad de cero, pero es un departamento que tenía hasta su llegada muchas políticas encarriladas que usted tendrá que continuar. ¿Cuáles son las prioritarias hasta el final de la legislatura?
-Reducir la lista de espera de dependencia y mejorar la tramitación de la Renta Valenciana de Inclusión. Son las políticas más cuantiosas económicamente dentro de la Conselleria. Ambas se tramitan también a través de los servicios sociales municipales y eso muchas veces supone que nos llegue el expediente más tarde de lo que los usuarios quisieran. Aparte creo que tenemos retos todavía importantes en la sociedad y que hay que marcar desde el Gobierno en cuanto a diversidad e igualdad. Vivimos un momento en el que están incrementándose los discursos de odio y en el que se ponen en cuestión las políticas feministas o asociadas al género femenino. Todavía tenemos que redoblar esfuerzos en ese aspecto y, por desgracia, en la sensibilización. Hay una corriente peligrosa en la sociedad que pone en cuestión derechos humanos que habíamos logrado hace ya unas cuantas décadas.

-Precisamente el Síndic de Greuges alertó de que el sistema de gestión de estas dos grandes ayudas sociales, la Renta Valenciana de Inclusión y la dependencia, no funciona. También llegó a acusar a Oltra de obstaculizar sus investigaciones en los centros de menores. ¿Cómo pretende abordar estas advertencias?
-Lo abordamos con una reunión con el Síndic, que además fue en mi primera semana de entrar al cargo. Quedamos en algo muy sencillo, que es coordinarnos, algo que ya se estaba produciendo. Le ofrecí un contacto directo para poder solventar cualquier problema que surgiera cuanto antes. Respecto a las dos ayudas, las quejas siempre son sobre los tiempos, no sobre la propia tramitación en la mayoría de casos. Esa parte, por mucho que nos pueda decir el Síndic, recae en las propias administraciones. En las municipales, que son las primeras que tienen que atender las solicitudes y, posteriormente, nosotros. En algunos casos influyen las cuestiones tecnológicas, aunque no lo pueda parecer. De automatización de procedimientos y de personal de recursos humanos. Estamos incrementando de manera constante, gota a gota, esas plantillas, y eso nos está permitiendo poder introducir una media de unas 3.000 y pico solicitudes de dependencia al mes. Tenemos que intentar ser todo lo ágiles posible porque estamos hablando de personas que están en una situación de vulnerabilidad y que necesitan de esa ayuda de una manera más o menos inmediata. La ley nos marca seis meses y tenemos que trabajar para adaptarnos a esos tiempos.

Aitana Mas, portavoz del Consell del Botànic. Foto: KIKE TABERNER

-¿Usted se fija algún objetivo concreto de reducción de listas de espera? Oltra preveía acabar con ellas este año.
-Prefiero ser prudente. Lo bueno es que a lo largo de estos meses la lista de espera no se está incrementando prácticamente. Eso quiere decir que están entrando muchos expedientes, pero al mismo tiempo también los estamos resolviendo. Tenemos una lista de espera más o menos de unas 13.000 personas. Quiero agradecer a la dirección general el trabajo ingente que está haciendo y a los servicios sociales municipales. Creo que hay que echar la vista atrás. En 2014, solo en València había 6.000 personas en lista de espera. Obviamente, no nos podemos conformar. Me gustaría decir que de aquí a febrero nos gustaría acabar con las listas de espera, pero tenemos que ser realistas. La expectativa es dejarlo en los mínimos en los que sea posible.

-Los primeros días tras su nombramiento fueron frenéticos por todos los cambios que supusieron. Ahora echando la vista atrás, ¿se arrepiente de alguna decisión?
-No, yo creo que han sido dos meses intensos, dos meses de decisiones en algunas ocasiones muy rápidas en las que la meditación no daba tiempo y otras en las que había que actuar de manera más tranquila. Pero me he adaptado a mi equipo, nos hemos conocido y ahora nos lo tomamos todo desde la perspectiva de mejorar lo que ya existía. Me he podido equivocar en algo, pero lo hago con la mejor de las intenciones.

-¿Usted cree en el testimonio de la joven abusada por el exmarido de Mónica Oltra?
-Mis competencias no son creerla o no creerla.

-Hay una parte de su trabajo que es el discurso público sobre asuntos que les afectan. Y este ha generado mucha opinión en miembros de Compromís.
-Entre mis funciones no está la de poner en duda un testimonio ni creer ciegamente en otro. Mi labor es mantener los centros de menores en las mejores condiciones posibles, ofrecer una salida a los más de 3.900 niños y niñas que tenemos entre acogida y centros, darles la mejor tutela posible y ofrecerles un futuro. Dentro de este caso concreto, será la justicia la que determine si el testimonio es fiable o no, no tengo que hacerlo yo.

"hay una sentencia que no es firme, pero yo no voy a cuestionar esa decisión judicial"

-La justicia hasta el momento ha determinado que sí es creíble. ¿Qué piensa de que cargos públicos de su propia Conselleria tilden de denuncia falsa el relato de la víctima?
-Hay una sentencia que todavía no es firme, pero que va en la dirección de que esos hechos se han producido y, por lo tanto, al menos yo no voy a cuestionar esa decisión judicial.

Mas durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-Como vicepresidenta de la Generalitat, ¿comparte la teoría de que varios jueces y fiscales forman parte de una cacería de la extrema derecha?
-Yo no ratificaría esa afirmación, sino que creo que estamos viendo en los últimos días algunas manifestaciones en las que ciertas personas apuntan a que han sufrido presiones a la hora de declarar ciertas cosas. Ni siquiera voy a entrar a valorar si son verdad o no son verdad. Creo que ante esa posibilidad lo que tienen que hacer es denunciar. En cualquier caso, es una cuestión que se tendrá que valorar en los juzgados.

"Vivimos un momento en el que se está mediatizado demasiado, para mi gusto, la problemática que hay en los centros de menores"

-¿Piensa que el discurso público que lleva Compromís de seguir insistiendo en el complot contra Oltra ayuda a la hora de vender la gestión de la Conselleria de Igualdad que ahora dirige usted?
-Vivimos un momento en el que se está mediatizado demasiado, para mi gusto, la problemática que hay en los centros de menores. No está ayudando a visibilizar las políticas que se están haciendo desde la Conselleria, desde la propia creación incluso de la Dirección General de Infancia y Adolescencia en 2016, hasta todos los protocolos o actuaciones que estamos poniendo en orden después de que en los gobiernos anteriores del PP no hubiese absolutamente nada. Con el foco sobre algunos posibles casos, puesto que hay varios que todavía no están confirmados, estamos creando una connotación negativa asociada a los centros de menores y a los educadores y las educadoras que en ellos trabajan. Creo que no está favoreciendo un ambiente de alternativa de los centros de menores a una situación de vulnerabilidad que puedan estar sufriendo esos niños y niñas en sus familias. No deberíamos hacer que cundiera el miedo a ir a un centro ni pensar que en ellos no se está trabajando de manera rigurosa y respetuosa. 

-¿En qué punto se encuentra el expediente de protección de los hijos de la chica abusada? ¿Los servicios sociales han podido localizar a la familia?
-Lo último que sé es que hemos pedido a la Guardia Civil que pueda conocer el paradero de la familia para poder continuar haciendo los informes pertinentes. Han cambiado de domicilio varias veces y, por tanto, ahora mismo tenemos que intentar encontrarlos y empezar a valorar desde los servicios sociales la situación.

"Las relaciones con el PSPV son buenas y espero que sigan siendo así en los próximos meses"

-Oltra se marchó en un escenario en el que parecía que la relación con el PSPV no pasaba por su mejor momento. ¿Cómo es la actual por parte de Compromís?
-Creo que las relaciones son buenas. Estas últimas semanas ha habido diálogo, consenso, estamos trabajando codo a codo. Tenemos que ser un Gobierno estable que dé seguridad en momentos de incertidumbre como los que estamos viviendo. Y es una de las cosas que puse enseguida de relieve en el traspaso de carteras. Sé que habrá momentos en los que haya una disparidad de opiniones, pero eso no quiere decir que tengamos que generar un ruido de manera paralela. Las relaciones son fluidas y espero y deseo que a lo largo de estos próximos meses continúen siendo así. No es un año fácil. 

La vicepresidenta del Consell responde a las preguntas de Valencia Plaza. Foto: KIKE TABERNER

-De cara a la negociación de Presupuestos, usted defiende que se siga con la comisión política que se instauró el año pasado. ¿Piensa ir, como Oltra y Héctor Illueca (Unides Podem), con condiciones previas para aprobar las cuentas aunque luego no se cumplan como ocurrió con la tasa turística?
-Para mí es importante esa comisión, pero no la llamaría política. Es política en tanto que cargos del gobierno de los tres partidos van a estar presentes en esa negociación, pero es más bien de coordinación y puesta en común por parte de los cargos que deben acordar unos presupuestos. Esa comisión es importante y va a seguir existiendo, pero quien va a marcar esas directrices es el Consell. Entre todos los consellers ya hemos definido en el Seminari cuál es la hoja de ruta que deben tener las cuentas de 2023. Y el resultado de eso supone dotar de unas líneas de trabajo a la comisión para que luego esto se pueda traducir en números. 

-O sea que no...
-Hay asuntos que deben estar en esos presupuestos, pero no los entiendo como una condición sine qua non para aprobarlos. Puede haber diferencia de opinión entre Unides Podem y Compromís, o PSPV y Unides Podem, o entre quienes sea. Espero que tengamos la suficiente sinceridad para plantear todo tipo de cuestiones y que tengamos el respeto máximo para que se puedan debatir sin que eso suponga ningún problema. Un gobierno de coalición tiene que dialogar y plantear las divergencias desde la naturalidad. Y eso puede pasar también en un gobierno monocolor porque nunca hay unanimidad sobre todo. No sé si llamarlo condiciones, pero cada partido tiene su mirada para afrontar momentos difíciles y eso no tiene por qué tener una connotación negativa. 

"Tengo la garantía por parte de Hacienda de que habrá comisión política de presupuestos"

-El PSPV confía en que Compromís, sin Oltra, vaya a rebajar el discurso de exigencia. ¿Están los socialistas demasiado confiados o Compromís va a decantarse por el pragmatismo en año electoral ante el miedo a perder la Generalitat? 
-Afrontamos la negociación de presupuestos como siempre. En Compromís no ha cambiado. ¿Que hemos intentado en los últimos años mejorar ese proceso de debate alrededor de los Presupuestos? Sí, y por eso abogamos por mantenerlo este año. Pero la intensidad con la que afronte Compromís esa negociación va a ser la misma que la de todos los años. No contemplo otra manera de funcionar porque nosotros sabemos que los presupuestos van a marcar la actuación del Gobierno en los próximos meses y, además, en un momento como el que estamos viviendo de inflación y aumento de precios esas cuentas también deben responder con sensibilidad a la ciudadanía que lo está empezando a pasar mal. Esa parte nos tiene que pesar y que hacer actuar de una manera más afable, por decirlo así, para conseguir ese acuerdo final. 

-¿Van a intentar que no se traslade una imagen de enfrentamiento visceral en los Presupuestos como sí ha ocurrido en años anteriores?
-A mí es lo que me gustaría. Creo que las negociaciones siempre son duras en cualquier ámbito, más aún en presupuestos porque es el motor de las políticas que se desarrollarán en los próximos meses y siempre hay tensiones. Esas divergencias van a existir sí o sí, pero no tienen por qué ser un elemento que se magnifique, que también ha pasado en algunos casos. Los presupuestos siempre son difíciles y la comisión que se ha creado ayuda a tener una visión más global de todas las consellerias.

"En Compromís no estamos de acuerdo con la rebaja de impuestos. Habrá que hablar internamente en el Botànic"  

-¿Acaban de aprobar en el Seminari impulsar una reforma fiscal. ¿Es partidaria de una rebaja de impuestos? ¿En qué medidas concretas? 
-En Compromís la rebaja de impuestos no es algo con lo que estemos de acuerdo por norma general. No hay nada concreto porque evidentemente es algo que tenemos que hablar internamente y hay que plantearlo desde las perspectivas que tienen los tres partidos de Gobierno. Nosotros siempre creemos en la progresividad y en cualquier acuerdo que tenga que ver con este tipo de cuestiones vamos a marcar como línea roja esa progresividad. No puede ser de otra manera. Ha habido debates también a nivel nacional como por ejemplo a quién se le debe compensar los 20 céntimos de la gasolina, si se tiene que aplicar a todo el mundo por igual o solo a las rentas bajas. Ese tipo de cuestiones son las que debemos perfilar. Nosotros desde Compromís abogamos por que no sea una cuestión que repercuta de manera igual a toda la ciudadanía, sino que creo que los esfuerzos se tienen que centrar en las rentas medias y bajas, que son los que realmente ahora mismo se están viendo con el agua al cuello. 

-De hecho, ahora parece que se está trabajando en ese sentido con una posible rebaja del tramo autonómico del IRPF para las rentas bajas. En eso Compromís estaría de acuerdo, pero a la hora de abordar otros impuestos u otras medidas, ¿se plantean algo? 
-Es un debate que tenemos que abrir en el seno de Gobierno. Nosotros ya tenemos un modelo tributario; en 2017 hicimos una reordenación de los tramos de IRPF para ayudar a las rentas bajas y medias. Es un momento en el que hay que tener cierta valentía política para ayudar a las familias que realmente lo necesitan. Debemos sentarnos a hablar y que cada partido diga cuál es su punto de partida. 

Aitana Mas momentos antes de la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-¿Comparte el modo en el que salió Ximo Puig a anunciar una rebaja de impuestos o cree que podría haber esperado a que se abriera ese debate en el seno del Consell?
-Yo soy de las que prefiere debatirlo y después anunciarlo, pero cada uno tiene una manera de funcionar. La mía es esa, pero bueno, también es otra manera de abrir el debate. Ya lo ha abierto el president y ahora nos sentaremos a debatir sobre ello.
 
-Para Compromís la tasa turística es una prioridad legislativa, para el PSPV no. ¿Cree que verá la luz finalmente antes de las elecciones?
-Sí. 

-¿No tiene dudas?
-No, porque ha sido una propuesta doblemente ratificada: en el acuerdo del Botànic de 2019 y en el acuerdo entre los tres síndics del momento en diciembre del año pasado. Además, ha sido una propuesta consensuada entre los tres partidos que se ha ido adaptando a las exigencias de los tres partidos. Por lo tanto, como no veo el conflicto, no entiendo que no pueda ser aprobada. Es una propuesta de los tres grupos del Botànic, así que no entiendo que los mismos tres grupos del Botànic puedan no aprobarla. 

-Sí, pero también se ha visto incongruencias como que el PSPV dijera que la aprobaría pero diría a sus alcaldes que no la aplicaran. Hay vaivenes...
-Probablemente, por primera vez en la historia las incongruencias no están en Compromís. La propuesta de tasa turística no es el diseño que en un primer momento planteaba Compromís, sino que nos hemos adaptado a las exigencias que tenían los otros dos partidos del Consell para encontrar un punto de acuerdo. A partir de ahí, si alguien tiene dudas al respecto tendrá que responder y dar explicaciones. En Compromís tenemos muy claro que no es nuestra propuesta inicial, pero sí es la botánica y ante eso vamos a aprobarla. 

-¿Y si alguien tiene dudas en la recta final antes de elecciones?
-No creo que pueda haber dudas sobre algo firmado doblemente. De todas formas, las dudas que podían existir están resueltas en la propia ley. Es decir, dejar su aplicación para un año después de aprobarla, por ejemplo. Creo que eso disipa las dudas que podía tener en este caso el PSPV respecto al momento ideal para aplicarla en el sector turístico que ha sufrido especialmente la pandemia. 

La vicepresidenta del Consell en el centro de València momentos antes de la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-¿Está de acuerdo con que se pretenda reducir las sanciones a las empresas turísticas que incumplan la ley como propone Turismo?
-Es una posición de un departamento de la Generalitat concreto que, obviamente, deberíamos hablar y debatir. Hay cuestiones en las que no podemos ser laxos cuando se están produciendo infracciones. No se va a entender que se rebaje un nivel de cumplimiento de la normativa o la ley cuando estamos hablando de derechos laborales. No se entendería que un gobierno progresista redujera las sanciones en ese sentido, por lo que es una de las cuestiones que tienen que ir a debate y a consenso porque de entrada no es algo que Compromís comparta.
 
-¿Cómo de reivindicativo cree que ha sido este segundo Botànic con la financiación autonómica? ¿Cree que el PSPV lo ha sido como en el primer Botànic?
-Bueno... El Botànic nunca ha cesado en esa reivindicación, ni tampoco los grupos de Les Corts. Siempre ha estado encima de la mesa no solo ese diálogo con el Gobierno central por intentar tener una solución a este problema, sino que también la portavoz del Consell en estos últimos tres años de gobierno ha expresado ese sentimiento y ha puesto de manifiesto la infrafinanciación constante que vivimos. Pero ahora mismo no tenemos ese feedback que nos gustaría por parte del Gobierno central respecto a la propuesta que enviamos a Madrid junto a la opinión de los expertos. La resolución de esto se está dilatando en exceso y debería haber sido una prioridad para el Gobierno central. Lo que no podemos seguir consintiendo es quedarnos apartados y sin ser compensados en este debate. Al final el nuevo texto sabemos que será difícil de consensuar entre todas las Comunidades Autónomas, pero es que eso es la política. Nadie niega que hay autonomías que no tienen las mismas reglas de juego que otras. El problema es que nadie quiere recibir menos de lo que ya recibe hasta ahora. Pero para resolver eso hay muchas fórmulas: se pueden incrementar los fondos, o compensar de forma transitoria a las que estén recibiendo menos dinero hasta que se alcance un acuerdo entre todas las autonomías. Hay posibles soluciones que este Gobierno no ha querido contemplar, por no hablar de la quita de la parte de la deuda que consideramos ilegítima. Desde el Ejecutivo central se podría haber hecho muchísimo más y hay que ser críticos, porque es un debate que puede ser incómodo pero creo que tiene solución. 

-Ha hablado de cómo de reivindicativa ha sido Oltra, pero ¿cree que el PSPV lo ha sido también o ha mantenido el mismo tono que en el primer Botànic?
-Yo le puedo hablar de nosotros. Creo que en el Parlamento hemos tenido debates sobre este tema y puede ser un elemento incómodo para el PSPV porque es su propio partido el que está gobernando. También incluso para Unides Podem. Pero creo que ese hecho no debe hacer que cesemos en nuestra reivindicación. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme