GRUPO PLAZA

opinión

La FED, dispuesta a combatir la inflación a (casi) cualquier precio

El presidente de la Reserva Federal estadounidense se centró mucho en los riesgos que la política restrictiva supone para el mercado laboral

23/09/2022 - 

MADRID. Además de la esperada subida de tipos de 75 puntos básicos, la reunión de septiembre ha demostrado que la Reserva Federal estadounidense (FED) está decidida a endurecer las condiciones monetarias a un ritmo aún más rápido y planea mantener los tipos en un nivel restrictivo durante más tiempo. 

El mensaje muy halagüeño emitido por los 'puntos' y la conferencia de prensa tenían como objetivo disipar la percepción del mercado de que la FED podría renunciar a mantener los tipos altos durante mucho tiempo por temor a una recesión. Sin embargo, el banco central también reconoce que la alta probabilidad de un aterrizaje brusco, incluso con recesión, es el mal menor en comparación con dejar que la inflación se afiance en las expectativas por una postura menos agresiva. Una acción tardía sería al final mucho más dolorosa.  


La FED pretende aumentar los tipos en otros 125 puntos básicos para diciembre, aunque Powell destacó que hay un número importante de miembros del FOMC que estarían contentos con 'sólo' 100 puntos básicos. Así, en 2023 se produciría otra subida de 25 puntos básicos (en lugar del recorte de casi 50 puntos básicos que el mercado preveía antes de la reunión): los recortes de tipos sólo serán apropiados en 2024. A finales de 2025, el tipo de interés oficial debería ser unos 40 puntos básicos superior al neutro, a pesar del evidente riesgo que supone para el crecimiento y el empleo un periodo tan prolongado de política monetaria restrictiva. 

La ralentización de la economía y el impacto del endurecimiento monetario llevaron a una importante rebaja de las previsiones de crecimiento. En 2023, el PIB del cuarto trimestre sería sólo un 1,2% superior al de un año antes. El crecimiento se mantendrá por debajo de la tendencia al menos hasta 2025 y se prevé que la tasa de desempleo aumente en 0,7 puntos porcentuales en un par de años: dos condiciones necesarias para que la inflación vuelva al 2%. Algo que, de todos modos, no ocurrirá antes de 2025 en las proyecciones del FOMC. De hecho, se proyecta que la inflación se mantenga en niveles más altos de lo que se esperaba en junio, y que la tasa subyacente siga estando por encima del 2% a finales de 2024.

Endurecimiento de la condiciones financieras

Con una tasa de interés de la política monetaria que acaba de entrar en el rango en el que puede considerarse restrictiva, el presidente Powell declaró que el FOMC quiere ver tasas reales positivas en toda la curva de rendimiento durante un período prolongado. El endurecimiento de las condiciones financieras requiere varios meses para afectar de lleno a la economía y, por tanto, es difícil establecer una secuencia clara de los próximos movimientos de política monetaria, aunque la evolución del tipo adecuado y el hecho de que en esta ocasión no se haya restado importancia al papel de los "puntos" no dejan muchas dudas.

Está claro que la FED aún no teme un endurecimiento excesivo, pero Powell se centró mucho en los riesgos que la política restrictiva supone para el mercado laboral. Siguió señalando que las medidas preferidas por el FOMC de los desequilibrios de la demanda y la oferta -la relación entre las ofertas de empleo y los desempleados y el número de abandonos- han disminuido sólo marginalmente. 


En consonancia con el pensamiento expuesto desde que empezó a subir los tipos, Powel reafirmó que es posible reducir las ofertas de empleo desde los altos niveles actuales, sin precedentes, sin provocar despidos considerables. Dos factores deberían ayudar: las expectativas de inflación siguen ampliamente ancladas y la disminución de las grandes alteraciones negativas de la oferta que afectan a la economía desde 2020 contribuirá a reducir la inflación. Las alteraciones de la oferta acaban de empezar a reducirse y el proceso puede ser lento y desigual, admitió.

Sin embargo, el discurso del presidente de la FED sonó mucho menos confiado en la posibilidad de evitar un aterrizaje brusco. Se abstuvo claramente de mencionar una recesión, pero afirmó que existe una probabilidad "muy alta" de que el crecimiento se mantenga por debajo de la tendencia durante un periodo considerable. 

No hay formas indoloras

También advirtió que no hay formas indoloras de luchar contra una inflación elevada y persistente, y que los sacrificios son necesarios para restablecer la situación imperante en la década anterior a la Covid-19, cuando una inflación moderada permitía un largo periodo de crecimiento suave que beneficiaba enormemente a la parte más débil del mercado laboral. Sólo con pruebas muy convincentes de que la inflación se dirige de forma constante hacia el objetivo, la Fed empezará a flexibilizar la política. 

Revisaremos nuestra previsión de que el tipo de los fondos de la FED alcance el 4% a finales de año. Sin embargo, la rápida degradación de las perspectivas internacionales y la desaceleración de la economía supondrán un reto muy duro para la determinación de la FED de llevar los tipos a niveles no vistos desde mediados de 2000 y mantenerlos así durante al menos un año. El nuevo giro de tuerca fue, como era de esperar, mal recibido por los mercados, y el S&P cayó un 1,7%. El rendimiento a 2 años subió al 4,1%, el nivel más alto en 15 años, tras la declaración de la Fed.

Paolo Zanghieri es economista senior de Generali Investments

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme