GRUPO PLAZA

el exconseller de educación niega que los sobrecostes en ciegsa fuesen de 1.000 millones

Font de Mora avala la gestión en la etapa de Caturla: "Se cumplieron las expectativas"

26/09/2017 - 

VALÈNCIA. Alejandro Font de Mora, ex conseller de Educación y vicepresidente segundo de Les Corts Valencianes, se enfrentaba este lunes al mal trago de comparecer en una comisión de investigación parlamentaria. Su etapa como responsable del departamento situado en la avenida Campanar y, por ende, de Ciegsa, la empresa encargada de construir los colegios durante esa época, tenían la culpa. También por aparecer citado en el informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre el "uso que se estaría haciendo" de la mercantil pública.

Sin embargo, Font de Mora se desenvolvió como pez en el agua haciendo de la ironía y un tono vehemente -"que no de enfado", como él mismo aclaró durante numerosas ocasiones ante las peticiones de sosiego de los portavoces parlamentarios- su mejor arma. Una intensidad que utilizó, ante las preguntas de Ciudadanos, Podemos, PSPV y Compromís, para sacar pecho de su gestión y para tratar de desarmar las acusaciones de los mil millones de euros en sobrecostes en la sociedad que se encargaba de construir escuelas. También, ya metidos en harina, para avalar el nombramiento y la gestión del exsecretario autonómico e imputado en el caso Taula, Máximo Caturla.

Antes de someterse a las preguntas de todos los grupos -excepto las de su propio partido-, la comisión decidía relevar a la secretaria. Si hasta ahora había sido la diputada socialista Ana Barceló, los grupos de la izquierda y los naranja elegían a la parlamentaria -también del partido del puño y rosa- Toñi Serna. Minutos después, pero también antes de que comenzara la comparecencia, el PP pedía la dimisión de Marian Campello (Compromís), presidenta de la comisión de investigación, por "ocultar un escrito de Rafael Queralt -exsíndic de Comptes- tras las críticas a su intervención". Una destitución, sin embargo, que no se produciría.

 
Font de Mora, de hecho, aprovechó las primeras preguntas de la diputada de Ciudadanos Mercedes Ventura, y de Podemos, Antonio Montiel, para reivindicar su gestión. Así, y con un cartel en la mano con el número 400, dijo: "Soy el conseller Alejandro I el inaugurador. Yo, menos hacer el pino para significar que estábamos haciendo colegios, he hecho casi de todo". "El número de colegios que hice bajo mi gestión es de 400 exactamente. No he redondeado como si fuera una oferta del Corte Inglés", agregó tras enumerar los controles que pasaban las adjudicaciones en Ciegsa y asegurar que se hacían informes "exhaustivos".

Sin rehuir a cualquier pregunta, el exconseller tuvo palabras para contrarrestar las críticas de Montiel sobre el recurso del crédito que utilizó Ciegsa para pagar sus obras y que reportaron de los 2.400 millones de euros invertidos, 300 más en intereses. "Yo creo que usted es de izquierdas, ¿verdad, señor Montiel? El recurso del crédito ha sido la tradicional estrategia de la izquierda. Y que se lo tenga que decir un hombre de centro, centro-derecha conservador...", respondía al exsíndic de Podemos, al cual le "deseaba más futuro que su antecesora", en referencia a la exparlamentaria Sandra Mínguez, que abandonó la formación morada el pasado mes de agosto.

Tras defender su gestión, y sacar el libro de tareas realizado bajo su mandato al frente de la conselleria, Font de Mora buscó desmontar los argumentos de los otros grupos sobre los mil millones de euros en sobrecostes de las obras para construir centros educativos. Aduciendo que se trataba "desde Goebbels para acá en la mentira repetida más veces", limitó a 309,8 millones el desvío en las adjudicaciones. "Es una exageración y una falsedad de los actuales consellers de Educación, Vicent Marzà, y de Hacienda, Vicent Soler", censuró.

 
Con la coletilla de que se "ignoraron los 309 millones reales de sobrecostes", el diputado popular explicó su teoría para intentar desmontar la "cifra mágica de los mil millones de euros que utilizan periódicos". "Los consellers extrapolan esa cifra y obtienen 540 millones, pero en el mismo informe los técnicos dicen que no se puede hacer eso con las cifras, pero ellos lo hacen. Y como necesitan llegar a la cifra mágica para el titular de 1.000 millones, recurren a otra grosera maniobra que es que imputan como sobrecostes de obra de Ciegsa todos los gastos generales, que llegan a 457, y esa cifra sumada a los 540 da 997 millones. Y con un 'redondeito' de tres millones y ya tenemos los mil", explicó.

El vicepresidente segundo de las Corts, además, tuvo que justificar porqué nombró a Caturla. Con el diputado del PSPV Alfred Boix  recordando las grabaciones donde se escucha "Max, cuéntalo otra vez" - en referencia supuestamente a dinero negro procedente de comisiones por amañar presuntamente adjudicaciones- el parlamentario popular siguió fiel a su estilo. Y esgrimiendo que cuando él entró a la conselleria, Caturla ya estaba como secretario autonómico, argumentó que lo seleccionó como consejero delegado de Ciegsa "por razones objetivas y no por capricho". "Tenía un importante y reconocido currículum como gestor económico, había pasado por la dirección general de régimen económico de Sanidad", apuntó.

No obstante, fue más allá y presumió de que durante esa etapa "se cumplieron las expectativas" -en referencia al período 2004-2007- con la construcción de 152 colegios. "No me mire así señor Nadal", interpeló al diputado de Compromís. El exconseller lo explicó más gráficamente: "Si pusiéramos todos los colegios hechos durante mi etapa juntos, se podría llegar des de València a Segovia. Y si hiciéramos lo mismo con los construidos durante el PP, de València a Sevilla. Con los edificados por el actual Consell, no se llegaría ni a Puçol", ironizó.

 
Ante su actitud y la "destreza parlamentaria mostrada" que le reconoció Montiel, el propio exsíndic de Podemos hurgó sobre los precios de las licitaciones y recordó a Font de Mora que no "debería de estar orgulloso de mantener durante esos años en el cargo a personajes como estos", en referencia a Caturla. Nadal también rescató el informe de la Guardia Civil y las afirmaciones sobre el presunto favor a la empresa Construcciones Luján en las adjudicaciones. "Al señor Luján lo conocí en una reunión entre todos los empresarios, a los que pedí que si veían algún comportamiento extraño, me lo comunicaran", respondió el parlamentario del PP.

Más duro y contundente fue Boix. "Hemos hablado de barracones y de sobrecostes, pero falta la tercera entrega: las mordidas", criticó. "Si todo estaba tan claro en Ciegsa como usted dice, ¿por qué se negaron a crear todas las comisiones de investigación que pedimos cuando estábamos en la oposición? Caturla dijo que las contrataciones se cocinaban en la sede del PP", remató el nuevo portavoz adjunto de los socialistas.

Font de Mora, sin embargo, tampoco rebajó su tono vehemente durante el final. Defendiendo su honorabilidad y recordando que no "se puede beber del mismo sobrecoste" -en referencia a que la oposición dejase de "hurgar" en estos, porque "no hay nada de lo que dicen"-, mientras citaba el caso del conseller asturiano del PSOE, José Luis Iglesias Riopedre, condenado por cohecho, entre otros delitos. El vicepresidente segundo del hemiciclo salía sacando pecho y avalando la gestión de Caturla como alto cargo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email