GRUPO PLAZA

consejero delegado de la entidad

Gonzalo Gortázar (CaixaBank): "Seguimos explicando a los analistas e inversores nuestra capacidad de resistencia"

1/05/2020 - 

VALÈNCIA.  '¿Tiene pensando el consejo de administración en comprar acciones del banco? ¿Están llevando a cabo 'road shows' con analistas y grandes inversores?'. Así preguntó ayer este diario a Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, durante el turno de cuestiones telemáticas formuladas por la prensa tras la presentación de los resultados trimestrales. "No soy conocedor de lo que van a hacer el resto de consejeros porque es una cuestión de las personas; mientras que en lo que respecta a los analistas e inversores vamos a seguir haciendo reuniones de forma telemática. La semana que viene tenemos otro 'road show' donde vamos a seguir explicando con mucha transparencia nuestra capacidad de resistencia en esta compleja situación donde vamos a salir reforzados".

Lo cierto es que ayer se frenó el rebote alcista de CaixaBank (CABK) en bolsa, que le había llevado a recuperar un 13,25% desde sus mínimos históricos de la semana pasada, al retroceder un 4,12% y cerrar en los 1,641 euros. De este modo amplió sus pérdidas anuales hasta el 40,75%. Al respecto hay que decir que fue un día de ventas generalizadas en el parqué, dado que el Ibex 35 se dejó en el camino un 1,89% para perder la cota de los 7.000 puntos. Aunque por lo menos el índice selectivo logró presentar un avance del 2% en abril tras desplomarse un 22% en marzo por el 'efecto coronavirus'.

Previamente el 'número dos' de CABK, que estuvo acompañado por Matthias Bulach,  director ejecutivo de Intervención, Control de Gestión y Capital; y María Luisa Martínez, directora ejecutiva de Comunicación, Relaciones Internacionales, Marca y RSC, informó de los resultados cosechados por la entidad domiciliada en València entre enero y marzo de este año. Unas cuentas que arrojaron una fuerte caída del beneficio del 83,2% tras realizar provisiones extraordinarias de 400 millones de euros. Ni que decir tiene que el motivo no fue otro que la afectación que podría tener el Covid-19 en los resultados futuros de la entidad.

De izquierda a derecha: Matthias Bulach, Gonzalo Gortázar y María Luisa Martínez
Pero CaixaBank no prevé entrar en pérdidas este ejercicio 2020 como consecuencia del impacto de la pandemia, si bien sí que estima una caída de sus resultados, según explicó Gortázar. Preguntado por cuál hubiera sido el beneficio del banco sin el impacto de tale provisiones, el CEO manifestó que se hubiera situado en unos 364 millones, un 31,7% inferior a los 533 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio 2019. "No lo hemos desajustado porque el Covid-19 es una realidad, y es una realidad que los resultados caerán", señaló.

En concreto, estas provisiones de 400 millones están destinadas a cubrir "pérdidas crediticias", principalmente de pymes y autónomos, que son los más afectados por la crisis del coronavirus. "A 30 de abril la visibilidad sobre la crisis y su impacto es reducida y hemos optado por ser muy prudentes y empezar a hacer hucha y provisiones. Estos segmentos nos generarán pérdidas en el futuro", añadió; mientras que respecto al impacto que esta situación puede tener en la morosidad, que actualmente se sitúa en una ratio del 3,6%, Gortázar prevé cerrar 2020 "por encima del 4% y claramente por debajo del 5%", a gran distancia de los máximos del 11% alcanzados en la anterior crisis económica de 2008.

Avales del ICO

Por otro lado, Gortázar aseguró que los créditos con avales del ICO -impulsados desde el Gobierno para mitigar los efectos económicos derivados del coronavirus- "no son un negocio para la banca. Es una ayuda para la sociedad que debemos hacer. No queremos que las entidades quiebren y les estamos ayudando. Esperamos que buena parte de ellas puedan salir de esta situación". Al respecto defendió que el perfil de riesgo de la economía ha subido de forma "muy importante", precisando que el tipo medio de los créditos concedidos para las pymes es del 1,5% y de los autónomos del 2,5%.

"Hablamos de salvar la economía. Nos va a suponer, estoy seguro, algunas pérdidas. Tenemos que aceptar que perderemos dinero, pero es lo que tenemos que hacer por nuestros clientes y la sociedad", aseveró; mientras que tiene claro que con la alta incertidumbre provocada por el Covid-19 estos créditos suponen una "operación de rescate". 


El CEO de CABK recordó que CaixaBank es el banco que más solicitudes ha recibido y procesado. Desde el inicio de la comercialización de las líneas ICO Covid-19 y hasta el 28 de abril, CaixaBank ha gestionado 128.700 solicitudes de sus clientes por un importe de 11.140 millones y ya ha abonado 3.700 millones de euros de estas peticiones. 

Hasta el 23 de abril, más de 147.000 clientes han solicitado una moratoria, y la entidad ha gestionado un total de 220.000 solicitudes: 95.000 de moratoria hipotecaria y 125.000 de consumo, que afectan a una cartera cuyo importe asciende a 8.500 millones. Además, desde el inicio del estado de alarma y hasta el 23 de abril, la entidad ha concedido 14.000 millones de euros al sector empresarial, al margen de las líneas ICO, destinados a facilitar la financiación de las grandes empresas, pymes, autónomos y emprendedores.

Una crisis "durísima"

Por último, Gonzalo Gortázar reconoció que España se enfrenta a una crisis "durísima", aunque se mostró convencido de que "vamos a salir de ella". La previsión de la entidad es que el PIB español caiga este año el 7,2%; mientras que en Portugal -donde también opera el grupo a través de BPI-, el descenso se situaría en el 8,1%. De cara al próximo año, la entidad prevé que la economía española crezca un 6,9%, y que la portuguesa -donde las cifras epidemiológicas son mejores aunque el país sufrirá el impacto de la crisis en el sector del turismo-, podría avanzar un 6,1%. En cualquier caso, van a ser "dos años perdidos", con un PIB inferior al de 2019 en ambos países. Estas estimaciones han llevado a la entidad a dejar sin efecto los objetivos financieros previstos para 2021 en los dos mercados.

El 'número dos' de CABK remarcó que "la acción rápida, decisiva y coordinada" de las autoridades europeas y nacionales va a resultar clave para mitigar los impactos y prevenir daños estructurales a la economía. "Es una crisis durísima, pero va a acabar y tenemos que tener confianza en que vamos a salir de ella", insistió asegurando que el país está en una situación "mucho mejor" que hace doce años, con una base menos apalancada, y que tiene por tanto una mejor capacidad de resistencia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email