GRUPO PLAZA

EL INVERSOR ESTÁ DESNUDO / OPINIÓN

La importancia de invertir en activos con distintos comportamientos por ciclo económico

7/07/2021 - 

VALÈNCIA. Los mercados financieros se están comportando de forma muy positiva en la era post-covid. No me pregunten a dónde pueden llegar todavía, pero lo que sí tengo claro es que, por lógica, nos encontramos en un ciclo avanzado. Por lo tanto, uno puede pensar si gran parte de la recuperación económica futura estaría descontada ya en precios. Para mi existen dos escenarios probables para los próximos meses: el primero es el de la consolidación con los datos de las distintas reaperturas en gran parte ya incluidos en precios; y el segundo el de un posible efecto de 'cuello de botella', que se estaría eliminando poco a poco y que provocaría un fuerte empujón para la economía global en los próximos meses. Esto último daría alas a los mercados financieros por tener los inversores una perspectiva ahora menos positiva de lo que dibujaría la situación real.

Es por ello que es cada vez más importante que invirtamos nuestros ahorros en activos financieros que tengan comportamientos distintos entre sí en cada ciclo. De este modo, logramos así un mayor equilibro de nuestro ahorro global y una mayor estabilidad en la valoración del patrimonio a lo largo del tiempo. Dentro de los grupos de activos que se pueden comportar de manera distinta entre sí se encuentran típicamente las materias primas, los proyectos de capital privado (private equity), la inversión inmobiliaria y las criptomonedas. Todos son alternativas para complementar una cartera de productos financieros más tradicionales ,que de normal están ligados al comportamiento de los mercados financieros en cada momento. El 'mix' ideal sería invertir un 70% en productos tradicionales y un 30% en inversión 'no tradicional' aunque al final cada uno lo debe adaptar a su circunstancia particular.

Algunas materias primas actúan como activo de refugio como por ejemplo el oro y el comportamiento del petróleo, que muchas veces está muy desligado de lo que ocurre en los mercados de renta variable. Para el inversor minorista existen principalmente los ETFs (Exchanged Traded Funds o fondos cotizados) para buscar exposición a estos activos. Cierto es que todavía la oferta es bastante limitada si pensamos sobre todo en productos que invierten en el activo físico, que es lo que recomendamos debido a que la garantía del inversor en este caso es el activo físico depositado, es decir, puede ir a tocarlo si lo desea y no es algo que solo existe de manera artificial.

Luego están los proyectos de capital privado ('private equity') que también tienen un factor diferenciador. Estos proyectos suelen tener una vida media de 7-8 años e invierten en activos que no cotizan en un mercado líquido. Son alternativas que ofrecen rentabilidades anuales en los dos dígitos aunque es cierto que cuando mejor sea el periodo económico en el que se constituye y progresa, mayor será la rentabilidad y viceversa. Suelen ser inversiones más estables en su evolución de valoración, dado que los primeros desembolsos parciales se producen habitualmente a partir del cuarto o quinto año y no antes, así que no existe tanto 'ajetreo' por incertidumbres puntuales por no existir cotización oficial.  Hasta la fecha es una alternativa poco accesible para el inversor minorista aunque vemos una clara tendencia a la 'democratización' de muchas nuevas soluciones y adaptadas a ahorradores menos sofisticados.


Invertir en el ladrillo siempre es una opción aunque requiere un cierto mínimo de volumen. En contraste, un producto financiero tradicional cobra sentido a partir de unos 5.000 euros para que la comisión mínima no se coma la rentabilidad. En cambio, el buen 'momentum' del ladrillo no tiene porqué coincidir con un periodo de bolsas al alza. por lo que es un complemento adecuado a integrar si uno dispone de volumen suficiente. Como requiere un elevado capital muchos optan por solo invertir en viviendas con el fatal error de apostar así todo al mismo tipo de activo. En consecuencia, esto te puede dejar sin las piezas clave que luego ofrecen compensar cuando la inversión inmobiliaria tenga que pasar por su periodo difícil.

La situación de las criptomonedas hoy por hoy está poco regulada, lo que le da un aire impredecible en potencialidad pero también un elevado grado de riesgo. Mientras no haya mayor regulación no es un activo recomendable para los inversores minoristas. En todo caso, la industria financiera no para de innovar en cuanto a nuevos productos y las criptodivisas ya están en el foco como activo subyacente para productos más tradicionales. Lo único que frena el lanzamiento de estos es la todavía poca visibilidad en cuanto a la regulación. Tarde o temprano pensamos que la barrera caerá.

La importancia de un buen asesor

Independientemente de que salgan estas soluciones en formato de producto tradicional, las criptomonedas tampoco se orientan mucho por los mercados financieros o la situación económica. Se mueven más por rumores o movimientos de grandes corporaciones que deciden apostar algo en este tipo de activos. También ayuda el hecho de que los bancos centrales estén seriamente estudiando lanzar sus propias monedas digitales, lo que rompería definitivamente la lanza y provocaría probablemente una limpieza profunda sobre el elevado número de monedas que circulan actualmente en distintas plataformas.

Está claro que aquí se resume solo una foto parcial de posibles activos que ayudan a equilibrar un patrimonio particular o empresarial, y que existen muchas más alternativas. Para encontrar un camino propio adecuado dentro del 'laberinto' siempre puede contar con un asesor financiero especializado y debidamente acreditado, que le ayudara en esta a veces compleja tarea.

Christian Dürr es socio-director de ETICA Patrimonios EAF

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email