GRUPO PLAZA

centros de estudios vs. museos

Investigación frente a exhibición: así serán los nuevos centros culturales en València

1/03/2021 - 

VALÈNCIA. Cuando parece que todo está paralizado por el maldito ya saben qué, surgen iniciativas que dibujan un futuro -aunque sea lejano- esperanzador. Se trata de grandes proyectos que, aunque puedan parecer medianos en comparación con los grandes elefantes culturales, sí buscan levantar espacios de referencia en su ámbito, con una visión clara: menos ‘museo’ clásico y más centro de investigación. Tal es el caso del Arxiu Valencià del Disseny, el centro valenciano de estudios y conservación del patrimonio del cómic o el futuro Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez, tres proyectos que, aunque plantean una relación con el ámbito expositivo, buscan, en realidad, otra cosa: fomentar la investigación y proteger el patrimonio, generando una nueva forma de relacionarse con su ámbito de trabajo. 

Frente a los gigantes de antaño, espacios necesarios, aunque dedicados a un trabajo menos de cara a la galería. “Ahora estamos viendo como está creciendo la investigación en torno al cómic, lo vemos en el número de tesis doctorales que se están impulsado en los últimos años, que se han disparado de una manera espectacular”. Estas palabras las firma Álvaro Pons, capitán del Aula del Cómic de la Universitat de València y del futuro centro valenciano de estudios y conservación del patrimonio del cómic, un proyecto generado desde la UV y el Ayuntamiento de València que ocupará próximamente la antigua sede del Centro Excursionista. El nombre del espacio, eso sí, es provisional. En este caso el apartado expositivo será casi anecdótico, pues se plantea el espacio más como un lugar para fomentar la investigación sobre un producto de difícil encaje en otras instituciones culturales, a pesar del aumento en su interés. Y es que, al final, “todos [los investigadores] chocan con una misma barrera”, relata Pons en entrevista con Culturplaza, “cuando quieren investigar una determinada colección o un determinado periodo de la historia del cómic, no hay ningún sitio para poder consultar esos materiales”. Esto se suma a la necesidad de recuperar las colecciones perdidas, ejemplares que acaban en la papelera y que hasta ahora no contaban con un espacio específico -y público- para su conservación.

Comisión de seguimiento del Arxiu del Disseny.

También nace con el objetivo de conservar un patrimonio que hasta ahora no tenía un espacio natural para su salvaguarda el Arxiu Valencià del Disseny. Impulsado por la Universitat de València y la Escola d'Art i Superior de Disseny (EASD) en 2018, el proyecto lleva dos cursos tratando de ‘captar’ el mayor volumen de fondos posible, una tarea importante por dos motivos: uno, evitar su destrucción; dos, frenar que puedan acabar en colecciones fuera de la Comunitat. Así, no son pocos los creadores -o, en su defecto, herederos- que han depositado su legado en la entidad. Ejemplo de ello es Paco Bascuñán, fallecido en el año 2009, con piezas entre las que se encuentra la señalética que realizó para el tranvía de València o los materiales vinculados a Trafico de Modas. Este es uno de los primeros en dar forma a un proyecto que, aunque en el futuro espera trabajar el ámbito expositivo, busca en su origen impulsar la investigación en torno al diseño y facilitar el acceso a un material hasta ahora desperdigado. En este sentido, la nueva vicerrectora de Cultura, Ester Alba, y codirectora del Arxiu junto a Xavier Giner, apuntó a este diario la intención de impulsar una serie de becas para fomentar la actividad profesional en torno al diseño. 

En la actualidad acoge el Arxiu la Facultat de Geografia i Història de la Universitat de València, pero según han reconocido sus responsables, la continua recepción de fondos requerirá próximamente de un espacio de almacenamiento mayor, una búsqueda de una “sede estable” que, aunque todavía no se ha materializado, sí tiene un objetivo claro. "La idea es que acabe generándose en La Marina una confluencia de actores, generar un clúster de diseño que se ubique alrededor de la propia Fundación del Diseño, donde el Arxiu va a ser un elemento más. Es un proyecto de largo recorrido”, adelantó Alba durante una entrevista con Culturplaza. Este sería el germen de un futuro Museo del Diseño que tratará de difundir el legado del diseño valenciano y fomentar el estudio en torno a unos fondos que, ahora, se quedan en València.

Expansión del 'universo' Blasco Ibáñez

 Foto de archivo de la Casa Museo Blasco Ibáñez. Foto: KIKE TABERNER.
El anuncio más reciente es es de la creación de un Centro de Estudios en torno a la figura del escritor, periodista y político valenciano Vicente Blasco Ibáñez. El proyecto surge del acuerdo del Ayuntamiento de Burjassot, localidad donde se ubicará el espacio, y la Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez, que busca expandir sus espacios de actuación con este nuevo centro, al que se sumará en la misma localidad un museo de perfil más “didáctico”, dirigido a un público joven. Estos dos nuevos espacios, cuya puesta en marcha no está todavía calendarizada, convivirán con la Casa Museo impulsada por la fundación y el Ayuntamiento de València, entre quienes no siempre ha habido una buena relación, a pesar de que finalmente en 2019 renovaron convenio por cuatro años. “Nuestra intención es que, lejos de competir, convivan. Para València no supone ninguna disminución de los fondos, nuestra colaboración es la misma. La fundación depositó en la Casa Museo parte de su fondo, sí, pero no es el total ni mucho menos. Tenemos mucho más que formará parte de este nuevo Centro de Estudios”, explica el secretario de la fundación, Ángel López.

La localidad ya contó con un centro de estudios en torno al autor valenciano en la década de los noventa, una idea que ahora se quiere recuperar, generando un espacio específico para custodiar parte del patrimonio vinculado a Blasco Ibáñez y facilitar el acceso a estudiosos. Será este espacio el que, aunque todavía no hay un plan definido, antes vea la luz, pues ya se trabaja en un posible espacio: la casa familiar de Blasco, lugar donde escribió algunas de sus novelas y que aún se conserva en la Plaza Emilio Castelar, junto al consistorio. De hecho, actualmente acoge los despachos de los grupos de la oposición, con lo que, tal y como explicaron sus impulsores a este diario, no sería necesario una actuación profunda para la adaptación de la sede. Es el museo que acompaña al proyecto otro cantar, pues para este espacio sí hay que encontrar todavía sede, un proyecto de carácter expositivo que busca dar una visión “más didáctica” que solemne de Blasco Ibáñez, con el público juvenil y escolar como principal objetivo. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email