GRUPO PLAZA

LERMA ACABÓ CON LA SEQUÍA PROVINCIAL EN 1993 AL APOSTAR POR SANAHUJA EN LA CARTERA DE TRABAJO

La marcha de Marzà del Gobierno valenciano deja a Castellón sin conseller 29 años después

12/05/2022 - 

CASTELLÓ. La marcha de Vicent Marzà del Gobierno regional supone un duro golpe para Castellón. Su renuncia al frente de la cartera de Educación y Cultura deja huérfana a la provincia de consellers en el Botànic, más allá de la figura del president, el morellano Ximo Puig. Habría que retroceder 29 años y siete legislaturas para encontrar el último precedente de un Ejecutivo autonómico plagado exclusivamente de políticos valencianos y alicantinos.

Hasta 1993, el peso castellonense en el Consell resultó nulo. Ese año, Joan Lerma incorporó el 12 de julio a Francisco Sanahuja para asumir la Conselleria de Trabajo. Lo hizo en su única remodelación del Consell durante el tercer mandato democrático, de 1991 a 1995. A partir de aquella legislatura, la provincia siempre recibió un trozo del pastel institucional, especialmente con la irrupción del PP.

En el siguiente mandato (1995-1999), el que inauguró una dilatada etapa popular en la Generalitat, Joaquín Farnós ejerció de altavoz de Castellón como conseller de Sanidad. Los dos siguientes ciclos parlamentarios, que representaron la despedida de Eduardo Zaplana como presidente y el aterrizaje de Francisco Camps (con la transición de José Luis Olivas), elevaron exponencialmente el protagonismo de la provincia con hasta tres miembros en el Gobierno autonómico.

Entre 1999 y 2003, Manuel Tarancón, Vicente Rambla y Fernando Castelló ostentaron las áreas de Cultura, Economía e Industria, respectivamente. Solo el segundo se mantuvo en la sexta legislatura (2003-2007), aunque cambió de cartera al ocuparse de Sanidad. Víctor Campos, mano derecha de Carlos Fabra en la Diputación de Castellón, y Alejandro Font de Mora dieron el salto a València. El primero en calidad de conseller de Justicia y el segundo, de Presidencia.

La Gürtel y el ascenso de Alberto Fabra

El papel de la provincia continuó siendo significativo entre 2007 y 2011 con los mentados Rambla (Industria y vicepresidente primero) y Font de Mora (Educación). Otro momento histórico para Castellón se produjo en el último mandato del PP en la Generalitat. El caso Gürtel precipitó la dimisión de Camps como jefe del Ejecutivo valenciano. Su renuncia el 20 de julio de 2011 encumbró al entonces alcalde de la capital de la Plana, Alberto Fabra. Así lo acordó la Junta Directiva Regional, de la que formaba parte la que en el inicio de esa legislatura era la única consellera castellonense, la vallera Isabel Bonig como responsable de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

Alberto Fabra, en el último acto institucional del 9 d'Octubre. Foto: Eva Máñez

El cambio de signo político en la Generalitat, con la coalición PSPV-Compromís (2015-2019), reforzó la presencia castellonense. Al margen de la elección de Puig como president, María José Salvador (Vivienda) y Vicent Marzà (Educación y Cultura) se estrenaron en el Consell. Únicamente este último se mantuvo en el Botànic tras las postreras elecciones autonómicas, quedándose además como único conseller de la provincia. Al menos, hasta este miércoles, cuando anunció su partida para centrarse en su partido y los comicios de 2023.

Activo importante para la marca

De hecho, la noticia no coge por sorpresa a los principales cargos de Més-Compromís. El coordinador territorial y portavoz de la formación valencianista en la Diputación y el Ayuntamiento de Castelló, Ignasi Garcia, muestra su "pleno apoyo al compañero Marzà" y le agradece "la incansable tarea que durante siete años ha llevado a cabo al frente de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte".

"Es un activo muy importante para la marca, tanto en las comarcas de Castelló como en todo el País Valencià. Celebramos el hecho de que podamos volverlo a tener a pleno rendimiento en la tarea orgánica para conseguir nuestro objetivo de ensanchar las bases del partido y de trabajar con la militancia de los colectivos y los movimientos sociales", agrega Garcia, consciente de que el camino de Marzà pasa por liderar la formación en la Comunitat.

Noticias relacionadas

el dedo en el ojo

Vicent Marzà… ¿y ahora, qué?

Por  - 

Que estaba quemado no lo discute nadie, pero ¿fue ese el único motivo por el que Vicent Marzà dejó la Conselleria? Sin duda, las elecciones, que están a un año vista, también pesaron

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme