Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

La industria valenciana, expectante ante la evolución de la situación

La crisis del coronavirus lastra las reservas hoteleras y acelera las cancelaciones de última hora

11/03/2020 - 

VALÈNCIA. El miedo al coronavirus ya ha tenido sus primeras consecuencias económicas en los mercados internacionales. Las bolsas mundiales vivían hace unos días su particular 'lunes negrocon importantes batacazos de casi el 8% en el caso del Ibex 35. Y es que la incertidumbre sobre su evolución preocupa al tejido empresarial valenciano que ya ha fijado protocolos de actuación en sus delegaciones para evitar contagios y busca alternativas al mercado chino con vistas a minimizar el impacto en su cadena de suministros.

Uno de los sectores económicos valencianos más afectados por esta crisis es el turismo, no solo por el freno en la ocupación de cara a Semana Santa, sino también por el aplazamiento de dos citas imprescindibles en el calendario valenciano: las Fallas y la Magdalena. A ello se suma, la decisión del Gobierno de suspender durante un mes todos los viajes del programa de turismo para mayores del Imserso, una medida para la que ya piden compensaciones desde el sector, tanto a nivel laboral como económicas y fiscales que consigan paliar las consecuencias de la suspensión del programa.

Según la Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec), las reservas hoteleras en esta fechas se han reducido "un 15 o un 20 %" de media respecto al año anterior. "Siguen entrando reservas, pero no con el volumen del año pasado por estas fechas", señalaba el presidente de esta organización, Toni Mayor. 

Asimismo, el presidente del Gremio de Hoteles de Valencia y de la Confederación de Empresa Turísticas de la Comunitat Valenciana, Luis Martí, admitía que el volumen de reservas en los hoteles valencianos ha caído de forma importante, como también se han acelerado las cancelaciones de última hora. "Hay una clara desaceleración de las reservas y en las últimas horas se han producido muchas cancelaciones, principalmente en València ciudad, aunque también en el resto de la provincia y en Castellón", indicaba. Un efecto 'dominó' propiciado por la incertidumbre y la "alarma instalada". "La situación no es buena y la alarma ya está instalada porque la gente tiene miedo", apuntaba en declaraciones a Valencia Plaza.

También la vicepresidenta de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), Eva Blasco, ha alertado de la destrucción de empleo en el sector ante la ausencia de contrataciones por la crisis del coronavirus.

"El problema en estos momentos no son las cancelaciones, es que no hay contrataciones, y se va a hundir", ha asegurado Blasco a EFE, al tiempo que ha augurado que las agencias de viajes van a seguir el camino de las compañías aéreas y van a tener que afrontar suspensiones temporales de contrato. Según Blasco, "la alternativa no es el teletrabajo, es que no hay trabajo".

La también presidenta de CEV Valencia ha manifestado que la "histeria colectiva" en España "nos ha llevado a una gravedad superior a la de otros países", y ha señalado que ya se están pidiendo al Gobierno medidas de flexibilización como aplazar pagos a la Seguridad Social aunque el problema verdadero si no hay ingresos, es pagar las nóminas.

Foto: KIKE TABERNER

Anecoop, con "dificultades" en Italia

No es el único sector afectado por los efectos de un brote para el que se busca una solución. También desde la cooperativa agroalimentaria Anecoop se advertía de los efectos que están resintiendo sus exportaciones. Sin precisar cifras, su director general, Joan Mir, mostró su preocupación por los pedidos del norte de Italia.

 "Hay dificultades para la llegada de productos", y la bajada de ventas en China y Asia debido a que las navieras "no nos aseguran que la mercancía llegue", señalaba durante la celebración de su Asamblea General. Mir explicó que están tomando medidas ante una eventual evolución negativa de la situación a través de un plan de contingencia. "Puede afectar a los almacenes, pero creemos que podremos solventarlo, porque estamos muy diversificados", destacó.

En cambio, en la factoría de Ford en Almussafes reina la normalidad. "La dirección no nos ha trasladado ninguna directriz ni medida. Aunque tenemos inquietud por lo que pueda pasar, todo es normalidad", asegura a Valencia Plaza el portavoz del Comité de Empresa, Carlos Faubel, quien, sin embargo, no descarta que la situación pueda cambiar si la situación persiste.

El sector del automóvil no descarta paros

De hecho, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) no descartan paros en fábricas en el medio plazo, aunque insisten en que en la actualidad las factorías nacionales "trabajan con normalidad" y no prevén que se registren problemas de suministro "a corto plazo". "Actualmente, con los planes de contingencia, no hay problemas en la producción, pero preocupa mucho la afectación en Europa, y algunas fábricas podrían tener problemas en las próximas semanas si la situación persiste o se agrava", señalaron.

Aunque consideran que todavía "es pronto" para evaluar un eventual impacto en el mercado automovilístico español, prevén que esta situación tenga incidencia en la llegada de modelos al mercado.

El calzado y textil, en proceso de recuperación

En cambio, el calzado y el textil poco a poco van recuperando la normalidad tras un mes de retrasos como consecuencia de esta crisis del coronavirus. De acuerdo con la agencia de distribución ilicitana FRP Agencies, muchas firman han buscado mercados alternativos. Sin embargo, apunta que ahora mismo están ya a un 80% de la producción, y la campaña de verano irá a mejor.

Una situación que ha llevado al Gobierno a convocar para este próximo jueves un Consejo de Ministros extraordinario que aprobará un "plan de choque" de medidas de carácter económico para hacer frente al impacto en empresas y trabajadores, que serán "puntuales, transitorias y proporcionadas al estatus sanitario de cada momento", según explicaba este martes en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero.

Entre las medidas presentadas este martes por el ejecutivo central, a nivel laboral se acordaba, vía decreto ley, que las personas con aislamiento preventivo tengan incapacidad temporal en un baja similar a la de enfermedad profesional y no a la de contingencia común, con el fin de que no afecta a sus nóminas. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email