GRUPO PLAZA

entrevista a la portavoz del pp en valència

María José Catalá: "Cuando sea alcaldesa, Barcelona no me arrebatará la Copa América"

Foto: KIKE TABERNER
18/09/2022 - 

VALÈNCIA. Seguridad, organismos y eventos de renombre e impuestos podrían considerarse tres de los puntales políticos de la portavoz del PP en la ciudad de València, María José Catalá (València, 1981). En el inicio del curso político, el último de este mandato, la portavoz popular calienta motores electorales planteando una rebaja sustancial en el IBI, sosteniendo el rechazo frontal a la tasa turística y con la promesa de desbloquear los grandes planes urbanísticos pendientes y de poner en marcha un plan de choque contra el atasco de licencias.

El problema en la construcción de vivienda pública, su defensa de la prolongación de la Alameda, el rechazo al proyecto de data center en los Docks -"es una barbaridad"- o las grandes reurbanizaciones y peatonalizaciones de la ciudad como las de la Plaza de la Reina o del Ayuntamiento constituyen los ejes de la conversación de Catalá con Valencia Plaza. Un encuentro para el que elige como telón de fondo el Palau de la Música, todavía en obras, al considerarlo un "símbolo de la València de Ribó".


- Queda menos de un año para las elecciones. Si fuese alcaldesa, ¿en qué se centraría ahora?
- Me centraría en la seguridad, en exigir al Gobierno de España una presencia policial mucho más reforzada, y en activar los procesos de selección pendientes para dotar a la Policía Local de los 500 efectivos que le hace falta. Además, mejoraría la limpieza y la jardinería. No vale ponerse las pilas a ocho meses de elecciones: la ciudad tiene que estar limpia y cuidada los cuatro años de legislatura.

Y si me preguntas qué exigiría hoy mismo, diría que València preparara una candidatura en firme para acoger la Agencia Estatal de Inteligencia Artificial. Salió la Delegación de Gobierno diciendo que la candidata es Alicante y no entiendo como València sigue perdiendo estos trenes. Ribó está a por uvas. Y si te soy sincera, y en referencia al lugar que hemos elegido, me pondría a trabajar para que el Palau de la Música abrirá sus puertas cuanto antes. Es una verdadera vergüenza que lleve más de tres años cerrado. Con Compromís, se va a acabar antes la Sagrada Familia que el Palau de la Música.

Foto: KIKE TABERNER

- Me ha sorprendido que no hablara de impuestos.
- Hay tantas cosas que haría... El Ayuntamiento tiene por resolver las alegaciones a las ordenanzas fiscales aprobadas antes de verano. Ribó y el Partido Socialista han perdido la oportunidad de bajar los impuestos en un contexto en el que es más que evidente que la izquierda no ha tenido otra que asumir que es la receta necesaria para afrontar una inflación desbocada, una cesta de la compra por encima de las posibilidades de muchas familias y un inicio del curso escolar muy duro. He lanzado casi 40 guantes, casi 40 propuestas pidiendo una bajada de impuestos a los valencianos. València no puede ser insensible y ajena a una realidad: a las familias les está costando mucho llegar a fin de mes.

- Sabiendo que no va a haber una rebaja generalizada de impuestos, si tuviera que pactar alguno con el gobierno municipal, ¿cuál sería?
Centraría todo mi esfuerzo negociador en la contribución, porque todo lo demás son tasas con repercusión fiscal muy reducida sobre los vecinos. Las bonificaciones en tasas aprobadas por este gobierno municipal suponen un 0,1% de la recaudación, poco más de 300.000 euros. Con una recaudación que a 31 de agosto estaba en 300 millones de euros, creo que la rebaja fiscal tiene que ir algo más allá. Por tanto, centraría mis esfuerzos en rebajar la contribución en un 20% a nivel general y un 30% a la actividad económica.

Después hay cosas que por justicia se tienen que hacer: el 95% de bonificación en la plusvalía en caso de herencia, bajar la tasa de alcantarillado, cuya recaudación se ha doblado de 12 a 24 millones, y bajar el impuesto de circulación. Son cuestiones también necesarias. Pero si me siento a hablar con el resto, si no hay contribución, no hay acuerdo. No me voy a conformar con cuatro pequeños gestos.

- ¿Se conformaría con tocar el IBI?
- Depende del porcentaje que me planteen. Si me proponen un 5% cuando yo propongo un 20%, pues no...

Foto: KIKE TABERNER

- Esto supone una merma en los ingresos municipales. ¿Le parecería razonable compensarlo con otras cuestiones como la tasa turística, que el PP tanto denosta?
- No, en este momento las administraciones tienen una recaudación mucho mayor de lo que se presupuesta. Con ese exceso de recaudación, creo que perfectamente se pueden bajar los impuestos. En este momento en el Ayuntamiento hay un saldo de tesorería de 264 millones de euros en el banco. Yo elegiría bajar los impuestos a tener 264 millones de euros. Y lo mismo a nivel autonómico. Bajar impuestos genera más actividad económica y lo estamos viendo en otras comunidades como Madrid, cuyo esfuerzo fiscal le genera mucho más rentabilidad económica, porque al final la gente prefiere tributar allí. No tiene sentido que esta comunidad sea la segunda con unos impuestos más altos, cuando no somos ni la segunda con rentas más alta ni la segunda con mejores servicios públicos.

Todos los postulados que he escuchado al gobierno municipal se acaban de caer absolutamente con el anuncio de Puig de una bajada de impuestos. Todo aquello de que no se podía, que la política económica era terrible porque queríamos recortar servicios, todo eso se desmonta y la izquierda ha venido a las tesis del PP. A mi me gustaría que el Ayuntamiento no se quedara descolgado. Igual que me gustaría que València no fuera la capital del turismofobia. Y por lo que veo, se va a aplicar la tasa turística solo en el Ayuntamiento de València.

- ¿Qué le parece la propuesta del PSOE de aplicarla sólo a las actividades con menor impacto económico a nivel de empleo como los pisos turísticos o a los cruceros?
- Es desconocer profundamente el impacto económico de esas dos actividades. Puedo poner a disposición de la señora [Sandra] Gómez [vicealcaldesa de València] todos los informes que tengo sobre su repercusión económica, entre otras, de la UPV.

- ¿Cree que la tasa turística disuadirá la llegada de turistas?
- Va a bajar mucha presencia en los portales y agencias internacionales. No nos damos cuenta, no sabemos hasta qué punto este tipo de gestos nos hacen perder posiciones en el mercado internacional. Vimos un ejemplo en Baleares, donde se está perdiendo mucho turismo alemán con la tasa turística, ya que al final los alemanes han detectado que en lugar de destinarlo efectivamente a regeneración de playas, efectivamente esta no se ha producido. Eso está haciendo perder mucho turismo alemán, uno de los principales orígenes del turismo en Baleares.

Foto: KIKE TABERNER

- ¿María José Catalá dejaría de ir a una ciudad por pagar varios euros?
- Creo que en este momento el turismo no puede permitirse eso. Las medidas económicas tienen que ir acompañadas siempre del contexto. Desfasar una medida puramente electoral y aplicarla en un contexto tremendamente desfavorable significa que el político va a la suya sin tener en cuenta lo que está pasando en el sector.

-¿Y en otro contexto?
- Yo vivo en este contexto y ahora el sector turístico no se plantea que la tasa sea una necesidad ni tampoco una oportunidad. Más bien, es un peligro para el turismo valenciano.

-Se ha hablado en los últimos días de las contradicciones de la izquierda con la política de grandes eventos porque a València han venido los Goya y la Copa Davis. ¿Usted cree que son comparables a los del PP, como la Fórmula 1?
-No es comparable, para empezar porque en la Copa Davis lo único que estamos viendo aquí son las finales de grupo y la final no se va a desarrollar en València. La Fórmula 1 se desarrolló en su totalidad, con repercusión económica y para la ciudad. Sí que le digo que he visto muy cómoda a la izquierda en la moqueta roja. Tal vez cuando uno gobierna empieza a valorar lo positivo de generar unos proyectos en la ciudad. Lo que yo critico es que se opte por que vengan los Goya, cosa que me parece muy bien, pero que no nos posicionemos claramente para traer la Agencia Estatal de Inteligencia Artificial. Lo que critico es que tengamos una inversión pública en una final de grupos de la Copa Davis y no vamos a tener la final de la Copa Davis. Creo que València merece mucho más de lo que en este momento los gobernantes actuales consideran.

No entendí nunca por qué era bueno para Barcelona la Copa América, pero para València era malo cuando en Barcelona gobierna la señora Colau, que está bastante alineada políticamente con el señor Ribó. Pienso que València está perdiendo demasiados trenes y me parece que esta ciudad tiene capacidad para reubicarse y posicionarse como la capital de Europea del Mediterráneo.

 

Cuando sea alcaldesa, a mí desde luego Barcelona no me arrebatará la Copa América

-¿Le gustaría traer algún evento específico?
-La Copa América la pelearé si tengo posibilidad y si el equipo organizador vuelve a considerar València como una opción. Cuando sea alcaldesa, a mí desde luego Barcelona no me arrebatará la Copa América.

- Uno de los principales problemas de la ciudad es el acceso a la vivienda. ¿Cuál es su receta para solucionar este problema con las herramientas del Ayuntamiento?
- En València quedan determinados suelos por desarrollar y que, por las típicas pataletas de los dos socios del gobierno municipal, no se desarrollan. El PAI del Grao, el desarrollo de Benimaclet, etcétera. Hay muchas zonas que además tienen que contemplar una presencia de vivienda de protección oficial muy importante. Me gustaría desbloquear cuanto antes ese tipo de proyectos urbanísticos. Lo que es una verdadera vergüenza es que en siete años se hayan puesto a disposición de la ciudadanía no llega a una decena viviendas públicas.

- El Ayuntamiento tiene en marcha un plan propio de construcción de vivienda pública, aunque va lento.
- Estamos gobernados por dos socios con permanentes peleas de patio de colegio y eso hace que la ciudad esté parada.

- Pero seamos concretos. El plan de construcción es de la empresa municipal Aumsa. Ahí no parece que haya peleas de gobierno.
Pero Aumsa no puede desarrollar sin suelo. Y por otro lado, estamos viendo claramente que Aumsa lo está gestionando de forma que muchas veces la construcción de promociones se queda desierta porque no están haciendo planteamientos realistas a las promotoras y a las constructoras. Hay varias circunstancias que hacen que todo vaya lento.

- En los últimos años, el gobierno municipal ha defendido una política urbanística de "crecer hacia dentro" aprovechando los espacios ya consolidados y rellenar los huecos en la ciudad. ¿Esa política debería cambiar?
- No es tal esa política de la que habla. Si nos vamos a Ciutat Vella, tiene muchas parcelas o solares en los que se podrían albergar otras promociones. Pero el crecimiento desmesurado del precio de la vivienda viene de la mano de una falta de oferta de vivienda y que muchísima gente joven de la ciudad tiene que irse de Valencia porque es imposible que viva en la ciudad. Si hubiera sido tal esa política, se habrían hecho más promociones y habría más vivienda protegida. Pero estamos hablando de seis o siete pisos entregados de vivienda pública en siete años. Ni siquiera llenando huecos han sido capaces de hacerlo.

- Si se desatasca Benimaclet o el Grao, ¿qué va después?
- Con el PAI del Grao y Benimaclet y desarrollar todo lo que hay de Malilla y Patraix, creo que vamos bien para una legislatura.

Foto: KIKE TABERNER

- Hablemos de licencias. ¿A qué atribuye ese bloqueo de licencias que siempre denuncia?
- Creo que no es la principal preocupación de la concejal de las licencias, ni tampoco está siendo la prioridad de la Concejalía de Urbanismo en licencias de obras.

- Lo cierto es que desde 2015 se han reducido notablemente las licencias atascadas. La situación está mucho mejor que la que dejó el PP.
- Lo que es innegable es que en este momento, entre licencias de actividad, comunicaciones ambientales y licencias de obras, tienes unos 7.000 expedientes atascados. Después de casi ocho años de gobierno de la izquierda, sinceramente, si esta era la forma de venir a mejorar los servicios públicos y a cambiar las cosas, pues menuda decepción.

- ¿No ha mejorado?
- Hombre, 7.000 expedientes pendientes...

- Respecto a 18.000 que había.
- Bueno, depende de los datos. ¿Los 18.000 expedientes cuánto tiempo llevaban bloqueados? Yo no voy a entrar en una batalla de datos, pero en este momento el Ayuntamiento tiene 7.000, es una realidad que la gente critica y que posiblemente los gobiernos del Partido Popular podrían haber mejorado. En este momento, la ciudad pierde oportunidades por ese bloqueo. Si dentro de ocho años, yo no lo he mejorado, me lo podrás criticar perfectamente.

- ¿Cuál sería una cifra aceptable?
- Mi objetivo es mejorarlo, pero no hay una cifra concreta. Hay que hacer un plan de choque.

Nunca destinaría los docks a un almacén de ordenadores sin uso para la ciudadanía


- Recientemente, la empresa Nethits ha presentado un proyecto para un centro de datos en los antiguos Docks, con el visto bueno inicial del Ayuntamiento. ¿Qué opinión le merece?
- Una auténtica barbaridad. Nunca destinaría ese edificio, que es singular en La Marina, a un almacén de ordenadores sin que pueda ser usado por la ciudadanía. 

- Otro asunto. Los constructores han recurrido la licitación de las obras del canal de acceso. ¿Qué le parece?
- Están en su derecho de recurrir. Espero que se resuelva rápido y que de verdad lo del canal de acceso esta vez vaya en serio. Ya he vivido la firma de un convenio con el Ministerio sobre el canal de acceso.

- Pero esto ya es la licitación de las obras.
- Por eso digo que espero que más allá del recurso, después vaya la realidad.

Foto: KIKE TABERNER

- ¿Qué cree que debería incluir el Plan de Movilidad Metropolitano?
- Nuestras alegaciones más relevantes son básicamente la habilitación de aparcamientos disuasorios a la entrada de la ciudad y reforzar el servicio público de transporte. Nos parece que el presentado por la Generalitat tiene datos desfasados de 2015 y 2016. La realidad de la ciudad ahora mismo es otra. Y en segundo lugar, creemos que el 80% de las plazas de parking sean de zona ORA es una barbaridad porque esta ciudad tiene mucha más frecuencia que todo eso. Y luego lo de los peajes para entrar en la ciudad me parece no tener una visión metropolitana.

- ¿Pero está de acuerdo con desincentivar el uso del vehículo privado?
- Siempre y cuando el primer paso sea reforzar el transporte público colectivo, sí. No estoy de acuerdo con desincentivar el uso del vehículo privado sin haberle ofrecido alternativas a los ciudadanos.

El PP no se ha posicionado contra la peatonalización, sino contra decisiones de movilidad que nos parecían lesivas

-¿Cree que el PP fue demasiado beligerante la pasada legislatura contra los proyectos de peatonalización viendo el resultado actual?
-El PP no se ha posicionado contra la peatonalización, sino contra determinadas decisiones vinculadas a la movilidad que nos parecían tremendamente lesivas. El ejemplo más claro es el de actuaciones que luego no cumplen con las auditorías de seguridad como la calle Colón. No va tanto de no considerar que la peatonalización es un buen recurso de políticas públicas, que lo es. Soy la primera que he optado por ello cuando he tenido responsabilidades públicas. En lo que no creo es en determinadas decisiones de movilidad de Grezzi, como el diseño y rediseño de los carriles bici o las conexiones del centro de València. Criticamos cómo quedaban los accesos, que se eliminaran 15 líneas de la EMT para llegar al centro. Nuestra propuesta es mejorar la conexión de transporte público con el centro.

-Hace poco Ciudadanos presentó una propuesta de rediseño de la calle Colón bastante controvertida porque dejaba un solo carril para vecinos y transporte público. ¿Qué le parece?
-Creo que las maquetas a puertas de elecciones están bien porque pueden cristalizar tu proyecto en una determinada zona de la ciudad. Para la calle Colón, desde mi punto de vista, hay que acumular informes de los servicios de emergencia, hacer un buen diseño con las personas que han hecho la auditoría y, con el consenso de los técnicos del Ayuntamiento y los vecinos y comerciantes, presentar una propuesta. Mi opción no era una maqueta pero me parece respetable lo que haga Ciudadanos.

- ¿Le gusta la medida de implantar una Zona de Bajas Emisiones en la que ya trabaja el Ayuntamiento? Es una medida obligada en grandes ciudades por una ley estatal...
- Nunca voy a criticar el cumplimiento de la ley, pero tengo muy claro que este Ayuntamiento no ha puesto alternativas a los ciudadanos en los últimos ocho años para que dejen de utilizar el vehículo privado. Creo mucho en el compromiso de la ciudad con el cambio climático, pero creo que tiene que ir más allá del carril bici.

- La nueva tarjeta SUMA puede ser una buena medida.
- Todas las tarjetas de transporte público compartido son una buena iniciativa, pero no sirven de nada si no intensificas la frecuencia del transporte. El gobierno está bonificando el uso de del ferrocarril para conectar con el área metropolitana, pero si no pones más trenes, al final no estás prestando un buen servicio al ciudadano. Lo que está claro es que en los últimos ocho años la EMT no ha sido el buque insignia de la buena gestión municipal, es más bien el agujero negro del Ayuntamiento. Una de las cosas que va a marcar la diferencia en nuestro gobierno es que nos vamos a tomar en serio la EMT.

Foto: KIKE TABERNER

- Hablaba antes del PAI del Grao. Pide al gobierno municipal prolongar la Alameda, pero València ha vivido sin esa conexión siempre y no ha habido problemas de tráfico. ¿Por qué ahora es necesario?
- Porque es la única forma de abrir València al mar, que es una asignatura pendiente de esta ciudad. Si no se hace o no se plantea es porque se ha renunciado al soterramiento de las vías de Serrería. Y eso no lo haría en la vida.

- Esto de "abrir València al mar" parece más un eslogan que una necesidad real. Actualmente, se puede llegar al mar sin gran dificultad.
- Puedes llegar al mar. Pero, ¿nos conformamos con la avenida del Puerto? ¿Está suficientemente conectada a futuro?

- Con cinco carriles que tiene...
- Actualmente, porque quieren reducirlos. Reducimos la Avenida del Puerto y no prolongamos la Alameda.

- No parece que haya muchos problemas de tráfico.
- A mí me parece una oportunidad que vamos a perder. Espero que nos de tiempo a reconducir, y creo que sí porque lo he preguntado, los actuales planes del gobierno municipal. Nunca voy a renunciar al soterramiento de las vías de Serrería. Terminar el antiguo cauce del río y prolongar la Alameda es un cambio de paradigma en una ciudad que ya comienza a mirar al mar como debería haber hecho desde hace mucho tiempo.

- ¿Qué le parece el resultado de la Plaza de la Reina?
- Mejorable.

- ¿Y de quién es la responsabilidad de que el resultado no sea el óptimo?
- Este gobierno tiene la capacidad de transmitir a los equipos redactores de los proyectos las necesidades de cada enclave. Los gobernantes también estamos para fijar unas directrices o unas líneas de actuación, y más si formamos parte de los jurados. A la Plaza de la Reina le falta sombra, le faltan espacios verdes y ser un poquito más amigable. Aún así, creo que es bastante mejor que lo que hay actualmente en la Plaza del Ayuntamiento, eso es verdad. Y en ese sentido, temo cuál vaya a ser el resultado final de la plaza del Ayuntamiento, porque se ha impuesto el feísmo.

- ¿Qué le parecen las cinco propuestas para la plaza del Ayuntamiento? ¿Son lo que el PP espera para esta plaza emblemática?
- Respeto mucho los proyectos de los profesionales, pero el proyecto definitivo tiene que respetar la tradición. Eso es muy importante. Por ejemplo, la tradición marca que esa es la catedral de la pólvora, todos los proyectos deberían ser compatibles con esa tradición.

- Y parece que lo son.
- Con más y menos complejidad. Pero voy a ser respetuosa con ese proceso. Ahora, si soy alcaldesa, creo que tendré la capacidad de mejorarlo.

- ¿Se puede revertir el proceso?
- Hay una opción muy eficiente, que es poder hablar con los equipos redactores y establecer unas líneas o unos criterios de la València que nosotros pensamos que debe representar esa plaza. No creo que haya ningún inconveniente en hacer eso.

Foto: KIKE TABERNER 

- Hace un año Antifraude emitió un informe crítico con los sobresueldos del gobierno municipal entre 2015 y 2019. Ustedes pidieron de palabra la devolución de esos sobresueldos. ¿Van a llevar a cabo alguna actuación administrativa o judicial? Llevan estudiándolo un año. ¿Hay alguna conclusión?
- De aquí a la campaña electoral, queremos fijar cuáles son las prioridades y  qué cuestiones merecen un tratamiento jurídico. No soy de judicializar la política, no lo he sido en la vida. No creo que sea una buena fórmula. Los partidos políticos no dejamos de estudiar la viabilidad o la inviabilidad de determinados procesos judiciales.

- ¿Y a nivel administrativo?
- Creo que a nivel administrativo no quedan vías, creo que solo queda la acción judicial. En estos casos, que no tenemos claridad y que pensamos que puede haber un uso fraudulento del dinero público, hemos optado por ponerlo a disposición de la Fiscalía, porque entendemos que se defiende perfectamente el interés general a través de la acción de la Fiscalía.

- ¿Y en el caso de los nombramientos de los dos subdirectores de la Fundación de empleo del Ayuntamiento, sobre los cuales Antifraude también ha dicho que hubo irregularidades?
- Lo mismo. Llegamos a la misma conclusión: poner a disposición de la Fiscalía toda la información oportuna y la Fiscalía si entiende que hay indicios de delito, imagino que entablará la acción judicial oportuna.

- ¿Hasta qué punto hay que atender lo que dice Antifraude?
- La Agencia Antifraude es un mecanismo que se puso en marcha con el Botànic, y ellos nunca pensaron que fuera a hacer su trabajo como lo hace. Es incorrecto no atender a sus indicaciones. Pero creo que el Ayuntamiento tiene la capacidad de explicar oportunamente algo que no haya podido ser bien interpretado por la Agencia. Si el Ayuntamiento se centrara en atender oportunamente a la Sindicatura de Greuges y a Antifraude, estoy convencida de que los informes finales no serían tan lesivos.

- Si es alcaldesa, ¿atenderá bien todas las recomendaciones que haga la Agencia?
- Si entiendo que las recomendaciones son oportunas, sí.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme