GRUPO PLAZA

análisis

Los mercados todavía no han tocado fondo

Las perspectivas económicas mundiales han empeorado considerablemente en estas últimas semanas pese a que la propagación del coronavirus en China parece ralentizarse

13/03/2020 - 

MADRID. Las perspectivas económicas mundiales han empeorado considerablemente en estas últimas semanas. Aunque la propagación del coronavirus en China parece ralentizarse, la actividad china cayó aún más de lo esperado (PMI industrial en 35,7). Además, el virus se está propagando ahora rápidamente fuera de China, sobre todo en ciertas regiones de Asia y en Europa, más concretamente en el norte de Italia. 

Estados Unidos no se salva. Aunque los indicadores económicos daban muestras de recuperación, la situación seguía siendo difícil de prever por la incertidumbre sobre las relaciones comerciales y debilidad en el sector industrial. En este contexto, las interrupciones en las cadenas de suministro no harán sino alterar las perspectivas de crecimiento.

En primer lugar, ante tal cúmulo de incertidumbre, hay que tener cuidado con los pronósticos precisos sobre el impacto macroeconómico o en los mercados. La evolución de la crisis sanitaria y la respuesta política son factores que pueden modificar la trayectoria de los activos de riesgo. Al proporcionar liquidez, los bancos centrales desempeñarán un papel importante para evitar quiebras, especialmente entre las pymes. Aunque bajar los tipos o inyectar liquidez (como acaba de hacer la Fed) contribuye a limitar el deterioro de las condiciones financieras y devuelve la confianza, esto no resuelve el problema de oferta en el que nos encontramos.


Los gobiernos tienen poco margen de maniobra debido a sus niveles de endeudamiento y probablemente no podrán compensarlo con grandes políticas de estímulo. Por tanto, en nuestras previsiones actuales debemos señalar una contracción del PIB real mundial en el primer trimestre. La prolongación del shock tanto de oferta como de demanda podría provocar un posible parón de la economía mundial durante el año.

¿A qué indicadores habrá que prestar atención en los próximos meses?

  1. Los diferenciales de crédito (indicador del aumento de las tasas de impago)
  2. Ventas y alertas de beneficios de las empresas
  3. Las cifras macroeconómicas
  4. La confianza del consumidor
  5. Los anuncios sobre la política de los bancos centrales y los gobiernos
  6. Las tasas de infección

Una cosa más: aquí un simple indicador que muestra que desde luego los mercados aún no han tocado fondo. Antes de la corrección, la valoración del mercado de renta variable estadounidense era de 19 veces el beneficio esperado (con una subida prevista del 9% para 2020). Actualmente es de 16,5/17. Sí, pero ¿qué pasará si el crecimiento de beneficios se revisa a cero? Esta hipótesis volvería a situarnos en múltiplos de 18/19 veces. Así, la bajada podría ser equivalente a la registrada la pasada semana antes de ofrecer puntos de entrada que tienen más en cuenta ese riesgo. 

Hay que tener paciencia

Y quizá sea esto lo que estamos viendo: una revaluación global del riesgo en marcos de volatilidad superiores, con las consiguientes oportunidades de inversiones futuras. Hasta entonces, reiteramos nuestro consejo de ser prudentes, igual que el mes pasado. Hay que tener paciencia: un shock externo de tal magnitud no puede digerirse en unos días. Sin embargo, la subida de las temperaturas debería finalmente limitar el riesgo sanitario y la mortalidad global del virus. Esperemos que así sea. A más largo plazo, hay que plantearse desde ya una relocalización y centralización de las cadenas de valor. ¿A qué costes y qué beneficios a medio y largo plazo? Los procesos «justo a tiempo» también han planteado la cuestión los inventarios preventivos y el impacto sobre la oferta en caso de agotamiento de existencias.

Analizar el comportamiento de las empresas y su capacidad para adaptarse a este nuevo entorno, del que percibíamos los primeros indicios con la guerra comercial, llevará a tomar decisiones importantes en las carteras y, sin duda, surgirán nuevos creadores de valor. Nos corresponde a nosotros beneficiarnos de esta nueva tendencia...

Laurent Denize, es global co-CIO de ODDO BHF Asset Management


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email